JOTA CUSPINERA, DE PROFESIÓN, ENTRENADOR

JOTA CUSPINERA, DE PROFESIÓN, ENTRENADOR

Antonio Rodríguez

Y a partir de ahora, primer entrenador de Montakit Fuenlabrada. Como decía Zan Tabak en su momento de despedida de la afición fuenlabreña, es una oportunidad única que no podía rechazar el entrenar a un grande de Europa. Y su asistente del equipo, asistente durante tantos años, aprendiz de algunos de los mejores, toma posesión de un banquillo de la Liga Endesa.

Pues sí, Jota Cuspinera es de profesión, entrenador. Y de vocación y casi por vicio. El de escuchar y tomar nota. El de valorar lo que suponía aprender día a día de Ettore Messina en el banquillo blanco, a pesar de la salida del italiano por ‘la puerta de atrás’, en silencio. Saber discernir dónde está el genio y lo que de él se puede aprender, separándolo de las críticas que tenía en la prensa un día sí y otro también. De hacerlo con Pablo Laso y la importancia de hacer ‘click’ con la filosofía de una casa, para llevarla al éxito. De ir a Vitoria y a Fuenlabrada y no disfrutar de las comodidades que un grande ofrece, pero saber que el sello de la ilusión ante las adversidades puede pesar más que el de una cantidad innumerable de trofeos en unas vitrinas. Y en eso está, siendo el entrenador jefe de esa ilusión.

Jota Cuspinera, notable pedagogo, sabía aplicar conocimientos a los chavales, futuras estrellas en ciernes, buscando con ellos la ruta en común. Porque es muy bonito decir que triunfó dirigiendo la generación de Ricky y aquel oro de Linares. Sin embargo, hay que saber lidiar con unos chavales, cada uno con caracteres diferentes, cuando en Rubio tenían la estrella que eclipsaba al resto. Y luego reconvertirles en una vida sin él, que diesen el paso para entre todos construir al líder cuando Ricky estaba jugándoselas con los mayores. Y tener que motivar a los Alberto Martín, Juancho Hernangómez y Abalde en un bronce, aun estando al borde de la afonía, tras perder un día antes ante Turquía en semifinales, por una sola canasta en el Eurobasket sub18 de 2013.

Hombre FEB y hombre de Liga Endesa. Entrenador, en definitiva, ante sí tiene el atractivo reto de intentar mantener en el escalafón ACB a los fuenlabreños. Tres victorias y tres derrotas, suponen en esta competición, estar en puestos de Copa. Una victoria más te aúpa más alto, como una victoria menos te deja en puertas del infierno. Así está nuestra liga y así está el reto de seguir construyendo. Es el reto y la iniciación de Jota Cuspinera como entrenador jefe, aunque con su recorrido, lo de iniciación suene un poco a chufla. Desde aquí, toda la suerte al debutante.