GUILLEM VIVES, HÉROE Y FIGURA DE LA LIGA ENDESA

GUILLEM VIVES, HÉROE Y FIGURA DE LA LIGA ENDESA

Antonio Rodríguez

Guillem Vives jugueteaba durante la rueda de calentamiento. Todo lo que vivía era nuevo para él. Tras una semana de sudores y entrenamientos en un lugar donde da pie a ello, el Triángulo de oro, por el enorme calor reinante, al fin estaban jugando. Y divirtiéndose. En Santander, con la Selección Española, durante la gira de preparación para el Eurobasket, junto a Wily Hernangómez, hacían una especie de “piedra, papel, tijera” en el calentamiento, en el que juntos contaban hasta tres, hacían chocar los balones que sujetaban y lanzaban a continuación a canasta, en el que el reto consistía en anotar el triple y repeler al mismo tiempo el balón del otro para que se saliera del aro. Allí, metidos en tales faenas, cualquier circunstancia era novedosa. Escuchar a Pau Gasol o Sergio Scariolo en los parones durante el partidillo, eran como embriagadores recordatorios de lo que suponía estar en el epicentro del Equipo Nacional. “Estamos casi todo el día juntos –refiriéndose a Willy- y con ganas que lleguen los partidos. Vivirlo desde dentro, cuando hace poco lo veíamos desde nuestras casas”.

Guillem Vives controlando el balón en el encuentro de Ulm (Foto Florian Achberger / Ratiopharm Ulm)
Guillem Vives controlando el balón en el encuentro de Ulm (Foto Florian Achberger / Ratiopharm Ulm)

Guillem Vives ha vivido en un periplo corto de tiempo, mucho desde entonces. Medalla de oro siendo una parte más de aquel combinado y protagonista de uno de los mejores arranques de la historia del Valencia Basket a lo largo de su historia, firmando un 6-0 entre Liga Endesa y Eurocup, le hacen estar guiado por una ola en la mejor cresta posible. Y a pesar de las adversidades, precisamente emerge como figura de nuestra competición, siendo la estrella en Ulm en el increíble encuentro que él se encargó de ganar en tierras germanas (79-82), para regresar a Valencia como un héroe (21 puntos).  Y es que no solamente anotó el triple que sirvió para empatar a 79 a falta de 37 segundos, sino que tras una buena defensa colectiva, forzar un mal triple de Neumann, lograr la canasta de la victoria con un dribling fantástico y sobre la bocina, paso atrás y a una pierna, poner toda la confianza con la que cuenta en la actualidad en ese tiro que acabó entrando, para mayor gloria taronja. “Sí, el año pasado ya me dio mucha confianza. El Eurobasket ha servido para vivir una gran experiencia y ahora el ser el máximo anotador –ante Ratiopharm Ulm- suma para sentirme bien y ayudar al equipo a ganar”. Con naturalidad, como si fuese un papel destinado para él.

Guillem Vives posando junto a Fernando San Emeterio, el otro oro de este verano en el pasado Eurobasket (ACB Photo).
Guillem Vives posando junto a Fernando San Emeterio, el otro oro de este verano en el pasado Eurobasket (ACB Photo).

Y es que parece que todo estaba marcado para que fuese así. La lesión desde la pretemporada del francés Antoine Diot, ya deja el plantel en dos bases cuando se contaba con tres. Y una desafortunada acción en Madrid el fin de semana, con una lesión en el tobillo de Sam Van Rosson en el enfrentamiento ante Movistar Estudiantes, le hacía ser el único con etiqueta de director de juego entre los hombres disponibles por Pedro Martínez. Jugar 29 minutos y coronarlo en una de las acciones que serán más destacadas y recordadas de toda la temporada, es sello con el que se lacra a los grandes.

Sí, se convirtió en héroe en Alemania. Pero él ya es una estrella en la Liga Endesa. Y es que para serlo, no es necesario anotar un carro de puntos ni ser el máximo anotador de nada, sino saber que con su sola presencia, todo cambia. En la última jornada liguera, los bases estudiantiles lo pasaron fatal delante de él, porque con sus enormes brazos del ex verdinegro, les forzó a un castigo permanente, transformando la tarea de dirigir en estar permanentemente pensando en proteger el balón a uno de sus zarpazos. Locura psicológica que no puede llevar a ningún buen puerto para el rival. Guillem Vives ha dado un paso importantísimo en ataque, con una lectura panorámica de todo lo que sucede a su alrededor para dar el pase en el lugar oportuno. Luke Sikma, excelso pasador que sabe muy bien el valor de un buen –y a tiempo- balón recibido, está encantado de los balones que recibe de Guillem para que todo siga funcionando en el que, probablemente, sea el baloncesto más atractivo que estamos viendo en este arranque de temporada. Sin especular con los segundos de posesión, Guillem lanza un latigazo con sus interminables brazos, para que se beneficie el resto. Su experiencia está dejando un poso de hacer bien las cosas. Y Pedro Martínez, conocedor de la cuna de su jugador, le entiende perfectamente.

Cada vez cogiendo más protagonismo en ataque (ACB Photo / Isaac Ferrera).
Cada vez cogiendo más protagonismo en ataque (ACB Photo / Isaac Ferrera).Cada vez cogiendo más protagonismo en ataque (ACB Photo / Isaac Ferrera).

Ya lo ven, estrella y convertido en héroe. Guillem Vives representa la frescura de lo que estamos viviendo en este primer mes de competición. Desparpajo, talento y ¡ah!, victorias para Valencia Basket, que es lo que más crédito da a su juego.