A VUELTAS CON LA IMPORTANCIA DE “LA PAREJA DE AMERICANOS”

A VUELTAS CON LA IMPORTANCIA DE “LA PAREJA DE AMERICANOS”

Antonio Rodríguez

Eran la clave del éxito en la década de los 80. Para la “clase media” de la liga, acertar con la pareja de extranjeros (casi en el 100% de los casos, americanos), era sinónimo de éxito, de escalar más peldaños de los que las previsiones iniciales pudieran adjudicar. Fracasar con ellos, cuando tampoco había tanto dinero y pensabas muy mucho su recambio por la imposibilidad económica, era casi una sentencia. En los 90, hubo una famosa portada de la revista Gigantes, con un “¡Vaya americanos!” en la que todas las expectativas cayeron por tierra tras un horroroso debut del Joventut  ante el Real Madrid, en la liga 94/95. Vale que por Badalona había graves problemas en sus finanzas, pero no debían olvidar que eran los vigentes campeones de Europa. Howard Wright y Keith Owens, titulares interiores tras la venta de Ferrán Martínez, aportaron las tristes cifras de 15 puntos y 6 rebotes entre ambos. Teóricos soportes importantes en el club, el ‘vaya americanos’ era muy elocuente.

Landon Milbourne (ACB Photo / I.García).
Landon Milbourne (ACB Photo / I.García).

Los tiempos cambiaron. A la tan afamada y polémica ‘ley Bosman’ le acompañó la libre circulación de jugadores europeos por nuestras plantillas. La ampliación de la NBA a 30 equipos y plantillas de 15, la búsqueda de las excelencias físicas como rasero inicial en búsqueda de jugadores, apartando al talento técnico en un segundo plano, ha producido que en la Liga Endesa se hayan difuminado las diferencias. Los nacionales, los europeos y los americanos parten, casi, de la misma responsabilidad cuando sus plantillas arrancan sus temporadas. Eso es cierto en muchos casos. Pero no en todos.

Podríamos rescatar equipos de la parte baja, en los que un Andy Panko o Alex Renfroe y Othello Hunter, han sido capaces de hacer vivir muy bien a algunos de sus clubs. Y cómo otros casos de no acierto, no han sabido empujar a sus compañeros a salir de pozos tenebrosos. Cierto es que en muchos, muchos casos a lo largo de la historia de la Liga Endesa, aquellos que parecían ser ‘petardos’ en las primeras jornadas, con un poco de asentamiento y confianza en sus posibilidades, se convirtieron en revelaciones (y esto en un grande. Pero no recuerdo americano más criticado en sus inicios que Wayne Robinson en el Real Madrid, para acabar siendo icono de nuestra liga).

Travis Wear (ACB Photo / I. García).
Travis Wear (ACB Photo / I. García).

Traslademos estos antecedentes al aquí y el ahora. A la temporada 15/16. Hay dos equipos que tras las dos primeras jornadas, están teniendo problemas y cuyas actuaciones en las dos primeras jornadas, han sido harto complicadas. Nos referimos a Retabet.es Gipuzkoa y Baloncesto Sevilla.

Sus problemas han sido variados. Si comenzamos por el defensivo, mientras los sevillanos han encajado un promedio de 92.5 puntos de media, los guipuzcoanos ascienden hasta los vertiginosos 95.5 en estas dos jornadas disputadas. Producto de bajar los brazos en choques que tras el descanso estaban decantados en su mayor parte, hay que advertir también que en uno de sus enfrentamientos, han tenido como rivales al F.C. Barcelona Lassa y Real Madrid. Conclusión, que lógicamente cuando estén ‘en partido’ su actitud y sus réditos, serán diferentes, tendiendo a ser mejores.

Scott Bamforth (ACB Photo / J. Marqués).
Scott Bamforth (ACB Photo / J. Marqués).

Si miramos a los ataques, ambos se han sentido huérfanos de cara al aro. Baloncesto Sevilla tiene un pobre promedio de 55.5 puntos por encuentro, mientras que Retabet.es está en un 62.5 como anotación, así como los porcentajes en tiros de campo (33.9% de los primeros, 38.7% los segundos), son bajos. Los guipuzcoanos tienen una plantilla asentada, con incorporaciones puntuales para mejorarla y sobre ellos, dos americanos, Landon Milbourne y el recién llegado Travis Wear, en el que su acierto de cara al aro debiera ser brújula y termómetro en sus aspiraciones. Milbourne, debutante en la Liga Endesa, aún joven, ha forzado tiros en mala selección, mostrando la impaciencia en ser uno de los líderes anotadores. Y esa carga que conlleva precipitación, le ha hecho anotar 5 puntos de media, en un 3/22 en tiros de campo, que habla por sí solo. Tiros cercanos a canasta, en buenas posiciones, los ha errado por cierta ansiedad que va acumulando en mostrar sus virtudes. Jaume Ponsarnau, conocedor de sus aptitudes, es mentor perfecto para tranquilizar al estadounidense para que vaya ajustando y dando lo que se espera de él. Travis Wear, debutando en la segunda jornada, pocos días después de su aterrizaje, es otro joven que su 2/8 en tiros de campo, siendo un ala-pívot abierto, tendrá que encontrar su sitio. De ambos se espera, ambos poseen talento. Mientras que no lleguen las prisas, la imagen será muy distinta a pronto llegar.

En Sevilla ya conocen más que sobradamente a Scott Bamforth. Respescarlo de Murcia fue una de sus “misiones”. Y Scott, por el momento, tampoco está encontrando su sitio. 6,5 puntos, 4/15 en tiros de campo y 0/5 en triples, es otra de las causas del discurrir ofensivo en los andaluces. Él debe ser un hombre importante, ya contrastado en el municipal San Pablo y para eso se le fichó. Por el conocimiento de la casa, sin contar en este apartado la figura de Jermaine Anderson, un base más director que anotador, debería ser el primero en encabezar el baluarte para atravesar la puerta de las victorias. O al menos, imagen de competir con cualquiera.

LaDontae Henton (ACB Photo).
LaDontae Henton (ACB Photo).

LaDontae Henton es otro novato en la Liga Endesa, y eso se paga. Las buenas estadísticas y el nombre de este alero en la universidad de Providence, suenan a papel mojado cuando el balón en nuestras pistas empieza a rodar. Es cierto que Henton en su universidad, tenía licencia para matar –y tirar- en cualquier momento, desde cualquier posición. Encajar en los sistemas de Luis Casimiro (entrenador, que por otra parte, suele conceder bastante libertad a sus jugadores) no está resultando fácil. 15 minutos de media para 4.5 puntos muestras una inadaptación en el jugador notoria, que se le ve en pista muy despistado, aunque su actitud, vistas las muestras en el banquillo, es muy positiva.

Faros y guías, incluso en los tiempos que corren, siguen siendo los americanos. Por encima de todo y prioritario, son las defensas colectivas. Y ahí deben arrimar el hombro todos. Pero en ataque, la aportación de tales yankees se mirarán con un rigor especial y deberán ser determinantes para que en próximas semanas no estén en los puestos del vértigo, los que están bordeando el descenso de categoría. Seguiremos su evolución.