IOANNIS BOUROUSIS, UN TIPO CON GANAS DE ‘DARLE’

IOANNIS BOUROUSIS, UN TIPO CON GANAS DE ‘DARLE’

Antonio Rodríguez

Ioannis Bourousis vio cómo Darius Adams no defendió bien el dos contra dos. Su hombre se escapó con enorme facilidad. Así optó por darle un buen estacazo en el brazo en su entrada a canasta, intentando que tal falta sea notoria. No se disculpa ante el dolorido rival, sino que mira a su compañero fijamente. Sin pestañear. Quiere mostrarle que por su culpa, ha tenido que hacer esa falta y que el ‘agraviado’ permanezca segundos sin sentir el brazo. Busca la culpabilidad de Adams –extraña, pensará el rival- y el conocimiento del “yo estaré aquí para que no anote, aunque sea con falta. Pero tú haz tu trabajo”.

Ioannis Bourousis, un tipo con ganas de 'darle' Y se nota (ACB Photo / I. Martín).
Ioannis Bourousis, un tipo con ganas de 'darle' Y se nota (ACB Photo / I. Martín).

Ese es Ioannis Bourousis. Un tipo que hace su tarea, que enseña todo lo que es capaz de hacer  y está dispuesto a ayudar a los demás. Sin embargo, cuando no está conforme, lo hace saber. Es una especie de código ético interno que posee, que arrastrado por sus convicciones, lo aplica y espera que también los que tiene a su alrededor. El año pasado, con silencio en el banquillo del Real Madrid. Esta temporada, con faltas rondando lo flagrante, porque en esta ocasión, sí está en la pista, junto con una gran y diversa colección de aportación positiva, no solamente las faltas que han servido como introducción a este artículo. Y es que Ioannis Bourousis sabe que en Europa no hay muchos jugadores como él. Más bien pocos. Y sabe que marca diferencias y quiere conservar ese don. En el encuentro de la pasada jornada ante Río Natura Monbus Obradoiro, estadísticamente fue el jugador de la jornada, con 17 puntos, 4/5 en tiros de campo, 8/8 en tiros libres como producto de las 9 faltas que provocó, más 13 rebotes. Pero sobre todo, sobre todo, en el último cuarto, cuando hay que ganar (empezó Laboral Kutxa tal período con 3 puntos en contra, 59-62), en una de las mejores exhibiciones de los últimos años en tal crucial período, anotó 11 puntos (incluyendo un triple), capturó 9 rebotes y forzó hasta 5 faltas personales. ¡En un cuarto! Ahora díganme si no tiene potestad para que se siga considerando como un tipo diferente, que marca diferencias. Y sobre todo, donde él las realiza: en poste bajo. Ese terreno mancillado a la sacrosanta labor del pívot nato, repleto de bloqueos para tiradores, entradas suicidas y jugadas con cada vez menos enjundia de las que pueda dar un center de los de verdad.

Rebote para Bourousis. Lograr 9 en el último cuarto de la pasada jornada de liga, es una barbaridad (ACB Photo / I. Martín).
Rebote para Bourousis. Lograr 9 en el último cuarto de la pasada jornada de liga, es una barbaridad (ACB Photo / I. Martín).

Ioannis Bourousis tiene, como dirían en mi pueblo, ganas de ‘darle’ esta temporada. Es deseo y actitud en pista. Es mirada de hielo al rival y guiño al compañero. Sin hablar en los instantes posteriores a su actuación, porque deja que volvamos a rebobinar en nuestras mentes la canasta que acaba de anotar. Es así. Tiene ganas de ‘darle’ y se ve en los números en Liga Endesa.

Ya lo ven. Son números de MVP de la temporada. Aunque eso a él le dará igual. Él lo que quiere es hacer ganar…y sentir que sigue teniendo la capacidad de desestabilizar cualquier encuentro. Pablo Laso tiene un baloncesto en su cabeza como ideal, que lo justificó ganando todo la pasada temporada. En ese baloncesto, Ioannis Bourousis no tenía cabida. Así de simple. Por eso, en esta ocasión, en Vitoria, tiene ganas de ‘darle’. Y lo está haciendo.

Marcado por Stimac en la primera jornada liguera (ACB Photo / A. Martín).
Marcado por Stimac en la primera jornada liguera (ACB Photo / A. Martín).