F.C. BARCELONA LASSA, CAMPEÓN DE LA SUPERCOPA ENDESA POR APLASTAMIENTO

F.C. BARCELONA LASSA, CAMPEÓN DE LA SUPERCOPA ENDESA POR APLASTAMIENTO

Antonio Rodríguez

Una buena defensa, un robo de balón y canasta supersónica de Perperoglou. Un tapón de Lawal y otra salida rápida. Un triple del propio Perperoglu tras buena circulación exterior. El F.C. Barcelona que rompía la final de la Supercopa ante Unicaja en los últimos minutos del tercer cuarto, llegando a los primeros del último período, con 22 puntos por delante. Avasalló al Herbalife Gran Canaria en semifinales (88-60), aplastó a los locales en la final (80-62).

Estos pudieran ser los minutos explicativos para una nueva temporada entre los azulgranas. Joan Creus declaraba que buscaban suplir ausencias y mejorar defectos de la pasada campaña. Y aunque bien es cierto que en la Supercopa, todavía el vestuario no se luce, sino que forma parte de la colada, dieron alta muestra de potencia. Encajando 61 puntos de promedio, protegiendo la canasta propia, atacando la contraria (84 puntos por partido). Defensa e intensidad para saltar a campo contrario con velocidad. El que Tomas Satoransky tenga el marchamo de base principal, condicionará el juego a mayor rapidez, mayor físico, mayor verticalidad. En uno de los emparejamientos más atractivos de la final, lo que inicialmente era dominio de Mindaugas Kuzminskas ante Estratos Perperoglou, se revertió en la segunda mitad, por mayor veteranía y convicción del griego. Donde los rebotes de ataque largos entraban en un terreno en que Fran Vázquez los atrapaba por simple altura de salto, ahora aparecían un palmo por encima las manos de Shane Lawal. Nuevas reglas.

A esto que Juan Carlos Navarro sigue lesionado. Pero es su futuro sucesor, el internacional Pau Ribas (15 puntos en la final, con 3/4 en tiros de campo y 8/8 en tiros libres) quien se erige en el MVP de esta Supercopa Endesa. En el equipo de Xavi Pascual, parece que todo funciona. Vale que Carlos Arroyo no es el de antes. Que lo de aquella centella entrando a canasta, ha pasado a mejor vida, baloncestísticamente hablando. Sin embargo, tengo la sensación que las esquinas vivirán y los compañeros que las ocupen, vivirán muy bien con él. Ya lo ven, el F.C. Barcelona Lassa comienza fuerte, ganando un título, algo que extrañamente no lograron la pasada temporada.

Unicaja, otra vez en el candelero

                O lo que es lo mismo, disputando una final, que desde la Copa del Rey madrileña de 2011, no lo hacía. Y la afición malagueña quedó contenta. Su brillante victoria ante el Real Madrid (94-79) justificó el llenazo del Martín Carpena y el aplauso al final, aun teniendo perdido el torneo con una desventaja importante. Sus incorporaciones son esperanzadoras. Nemanja Nedovic, al margen de su talento, demostró que si no se le defiende de forma aguerrida, puede hacer mucho daño en escasos segundos. Que Richard Hendrix es más bajo que Golubovic, pero que su trabajo bajo los aros, como center, sacará mayores réditos. Como aficionado, pido/exijo mayor protagonismo a Jamar Smith. Tiene una clase y una finura de tipo bien enseñado, magníficas. Pudiera ser uno de los impactos ligueros. Y si utilizamos tales adjetivos, volvernos a frotar las manos con Mindaugas Kuzminskas, que dará un paso adelante –o debiera- importante en el club de la Costa del Sol. La incorporación de Dani Díez hará que Carlos Suarez sea un “4” en los esquemas del equipo y, en definitiva, que Unicaja siga jugando con el mismo convencimiento por el que fue aplaudido en las semifinales ligueras del pasado curso.               

Real Madrid y Herbalife Gran Canaria, a seguir su camino

Se les notaba a los hombres de Laso cansados. Llegando un segundo tarde en defensa y no rompiendo en uno contra uno, una de las claves para crear desajustes del club blanco Llegados recientemente de Brasil, este tropezón en la Supercopa demuestra que no siempre pueden ganar –ni la exigencia debiera ser así-, y a pensar en afrontar esta nueva temporada con esa mentalidad de poder perder, de romper el tópico ese de ‘falta de hambre por haberlo ganado todo’. Sobre el club blanco, nos quedamos con la imagen de la Copa Intercontinental y a esperar el devenir de este nuevo ejercicio.

Aíto García Reneses, por su parte, tiene en un equipo potente, las prisas de ir conjuntando lo más rápidamente posible importantes incorporaciones. Sobre todo porque la pretemporada no se ha prestado a ello, llegando varios jugadores bastante tarde. Sasu Salin parece que será más importante este nuevo ejercicio, que Savane les ha dado un empaque importante bajo tableros, a la espera del asentamiento de un tipo que lo puede hacer muy bien, como Alen Omic y que los nacionales Rabaseda y Aguilar, como élite de la Liga Endesa que son, deberán asumir su carga de responsabilidad. Y la tarea será acoplar a su nuevo base, Kevin Pangos, aunque creo que tiene bien cubiertas las espaldas, pues Albert Oliver puede realizar un notable año nuevamente.

Málaga fue un magnífico escenario. Ahora toca recoger la ropa tendida, plancharla, que el acto de presentación de todos está a punto. Suerte a todos.