¿QUÉ FUE DE LA CIBONA ZAGREB?

¿QUÉ FUE DE LA CIBONA ZAGREB?

Antonio Rodríguez

Pueden verlo en la primera imagen. Una ciudad entregada a su ídolo. En Zagreb pasaron algunos de sus últimos años como baloncestista Kresimir Cosic y entrenó Mirko Novosel, otro ‘hall of famer’. Pero quien marcó al club, el originario de un antes y después en su historia, el icono eterno, fue sin lugar a dudas Drazen Petrovic. Lo elevó al máximo: dos Copas de Europa consecutivas (1985 y 1986) y lo más importante, la admiración de todo un continente. Con un poquito de odio, vale. Pero como la sal, tal odio ensalzaba aún más la admiración de sus rivales. Pleitesía por aquella figura que aún perdura. Su huella ha quedado en un pabellón: el Drazen Petrovic Arena, reformado tras la guerra de los Balcanes, sigue siendo el recinto del club y da sombra a la estatua en memoria del genio de Sibenik.

Drazen Petrovic enloqueció a toda una ciudad. Porque ganaban (Archivo ACB).
Drazen Petrovic enloqueció a toda una ciudad. Porque ganaban (Archivo ACB).Drazen Petrovic enloqueció a toda una ciudad. Porque ganaban (Archivo ACB).

Equipo que por el amor que se le profesó en la población gaditana de Puerto Real en los 80, encontró allí residencia durante la guerra, para disputar una Liga Europea frecuente en ellos en la década de los 90. Fue parte importante de la columna vertebral de la selección croata que recolectaba decepción tras decepción en torneos internacionales, integrado por jugadores cargados de talento. ¿Y ahora? ¿Qué es de ellos? ¿Dónde está la Cibona de Zagreb en la actualidad? ¿Qué es lo último que hemos oído de ellos y hace cuánto ya?

Campeones de manera sorprendente de la Liga Adriática 2014 (Adriatic League photos).
Campeones de manera sorprendente de la Liga Adriática 2014 (Adriatic League photos).

Pues ya ni es campeón tan siquiera de la liga croata, sino que lo es su vecino Cedevita, en las dos últimas temporadas. En la Liga Adriática 14-15, principal competición que disputa, tuvo un récord de 10-16. Aunque donde dejaron huella negativa fue en las 27 derrotas consecutivas que enlazaron en Europa. Desde el 5 de Marzo de 2010, en el que ganaron al Khimki en Euroliga, hasta el 20 de Noviembre de 2013 en cancha del LeMans en Eurocup, no tuvieron una sola bocanada de aire fresco a modo de victoria. “La situación en la Cibona era complicada” comentaba Neven Spahija, tras dejar el cargo de entrenador de manera voluntaria, tras tres meses en el cargo, en Noviembre del 2011. “El programa y su presupuesto están muy lejos de lo que pudieran preveer”. Matt Janning, D.J. Strawberry o Andrija Zizic dejaron el club junto al entrenador por impagos…a los dos meses de empezar sus ligas.

Dario Saric, la última perla salida de Zagreb. Su venta significó la supervivencia de la Cibona (Euroleague / Getty Images).
Dario Saric, la última perla salida de Zagreb. Su venta significó la supervivencia de la Cibona (Euroleague / Getty Images).

La terrible crisis económica ha hecho que el club estuviese a punto de desaparecer y tuvo que ser Milan Bandic, alcalde de Zagreb, durante el pasado verano de 2014, que aportando 9 millones de kunas (1,2 millones de euros) más la venta de su estrella, Dario Saric a Efes, los que insuflaron el capital suficiente para subsistir. Hasta los padres de Drazen Petrovic, Biserka y Joseph, tuvieron que aportar de sus ahorros para que los logros y trofeos conseguidos por su hijo, no quedasen en cenizas. Y todo ello, tras el sorprendente título en la Liga Adriática en 2014, cuando nadie en la ciudad lo esperaba. Fue como un pequeño oasis en el desierto, cuyos calores perduran.

Muchos proyectos de jugadores jóvenes se quedaron a mitad de camino como para que sirvieran de importantes cheques al portador, en caso de traspasos. Jóvenes promesas como Tomislav Zubcic o Marko Arapovic, no resultaron tan atractivos de seniors como lo parecían como juniors. Vendieron a Mario Delas, Leon Radosevic, Rok Stipcevic e incluso un Bojan Bogdanovic, que casi como una lotería, explotó en Zagreb, tras un periplo por España rozando el anonimato. El niño prodigio Dario Saric sí ha sido una balsa a la que aferrarse, con los buenos dineritos desde Estambul que sacaron por él.

Jugadores como Tomislav Zubcic prometían, pero se quedaron en mucho menos de lo esperado (Unicaja Fotopress).
Jugadores como Tomislav Zubcic prometían, pero se quedaron en mucho menos de lo esperado (Unicaja Fotopress).

En la actualidad, tras varios años bajo la dirección de su ex jugador Slaven Rimac (ex Joventut) y la inestimable ayuda de su amigo, el esloveno Jurica Golemac, intentan reflotar y dar un mínimo lustre al club, cantera durante muchos años de interesantísimos proyectos, de los que bastantes cuajaron. El veterano Marin Rozic puede ser el jugador más fiel, componente del club desde el 2004 y ahora han fichado otro veteranazo, Jasmin Hukic, para ayudar a Andrija Zizic, el bosnio-polaco Dardan Berisha y otro ex verdinegro, el estadounidense Corey Fisher, a irradiar grandeza a ese vestuario número 1, en el que solamente tienen ellos derecho a abrir junto a la selección croata (en el Drazen Petrovic Arena también juega el Cedevita como local), para reclamo de una afición que tiene un paso tímido por sus gradas, semivacías las más veces.

Y de paso, ir formando y haciendo jugador a su mejor proyecto de estrella en el joven de 18 años Ante Zizic, pívot de 2.11, en el que todos tienen los ojos puestos. Zizic, como podéis observar en el vídeo, es un chaval por hacer, sobre todo físicamente, al que le falta todavía fuerza en las piernas y corpulencia en general. Tiempo tiene para adquirirlo. Sin embargo, sí se le está enseñando bien, pues tiene buena mano (para anotar los tiros libres sobre todo. En un hombre alto, básico) y sobre todo, le están enseñando a posicionarse y saber de ángulos y líneas de pase al continuar bloqueos. En el pick&roll, se defiende francamente bien.

Bojan Bogdanovic, tras su paso por Madrid y Murcia, se afianzó en Zagreb hasta ser élite europea (Euroleague / Getty Images).
Bojan Bogdanovic, tras su paso por Madrid y Murcia, se afianzó en Zagreb hasta ser élite europea (Euroleague / Getty Images).

Ante Zizic, una pepita de oro (sin especificar aún el tamaño) con el que soñar en tiempos futuros, que esperan sean menos revueltos. Ahora, vuelvan a ver la fotografía introductoria de este reportaje, sueño eterno para una ciudad que un día, ya lo veis, vibraba alrededor de un tipo.