GRECIA, UN RIVAL INVICTO

GRECIA, UN RIVAL INVICTO

Antonio Rodríguez

Me pregunta del camarero del bar junto a mi casa, portavoz del vasto saber popular del barrio, que si estos de Grecia meten miedo. Pues sí, dan miedo. Sírvame una cerveza bien fría, que lo de mañana ante los helenos, será peor trago.

Grecia es lo mismo que han traído los últimos años. Los Bourousis, Perperoglou, Printezis, Zisis, Calathes …y Spanoulis, por supuesto. Ya el bloque es sólido, como lo ha sido siempre. Ahora añadan a un destacado Kosta Koufos, que está ganando la partida a la mayoría de los pívots rivales (en 20 minutos, 11 puntos de promedio y 55% en tiros de campo), sintiéndose como alguien importante dentro del equipo. Y para rematar, como titular, Giannis Antetokounmpo (que nunca llegaré a entender por qué no se escribe y se lee Adetokounbo, como él mismo aclara y cuando sí decimos correctamente Dikoudis y no Ntikoudis, o Bourousis y no Mpourousis. La lógica fonética se me escapa), siendo el tercer jugador en minutos jugados, solamente por detrás de Spanoulis y Calathes. Con la adhesión de estos dos últimos, Grecia es temible.

 Si la selección entrenada por Fotis Katsikaris ha salido invicta hasta hoy, derrotando incluso a Croacia en Zagreb (con un ambiente muy hostil en el Zagreb Arena), es por motivos de peso. A la ausencia de un mito como Diamantidis, en puertas de retirarse, el base NBA Nick Calathes se ha erigido como la brújula y la extensión del banquillo en la pista. Tranquilo, concentrado y pocas concesiones al rival en forma de errores provoca. Ioannis Bourousis ha vuelto a sentirse importante en los esquemas del equipo, siendo pívot titular las más veces, equiparando minutos con Koufos.  Juego de poste bajo en ambos hombres y las típicas buenas continuaciones al bloqueo de Bourousis que ya conocemos, son poderes interiores que habrá que controlar.

Giannis Antetokounmpo es alguien con el que la Selección Española no se había enfrentado aún. Y si en la NBA intimida, en este Eurobasket más aún.  Habrá que obligarle a usar más sus defectos que sus virtudes, que al ser tan joven y quedarle aún mucho recorrido por aprender tanto en técnica individual como en táctica, están muy marcados. Su físico es su bendición. Botando en carrera puede dar dos pasos casi desde la línea de tres y acabar con una bandeja sin muchas complicaciones. Defensivamente, no se le puede encarar en uno contra uno, porque el tapón es más que probable. Y además, Katsikaris lo está utilizando en ataque en muchos casos llegando por línea de fondo desde la esquina y recibir un pase doblado. Como sea el receptor del balón ahí, ni rezar sirve. Al alero de 2.11 de ascendencia nigeriana, hay que forzarle a jugar desde el exterior y a tirar desde el perímetro, pues sus porcentajes no son buenos. Y sus entradas, si arranca con el balón desde la posición de estático, tendrá más problemas que si recibe ya con cierta aceleración, porque ahí, reiteramos, es imparable.

Fotis Katsikaris está empleando con éxito defensas zonales. Imaginen lo que puede ser eso con  Koufos/Bourousis, Printezis y Antetokounmpo con los brazos extendidos. Además, es otro de los que están experimentando con defensas presionantes a toda pista, donde independientemente del dibujo que haga, colocar a Antetokounmpo en segunda línea (por detrás de medio campo), cuando el rival haya superado la primera, provoca bastante caos en los contrincantes.

Y si hemos hablado del talento ofensivo de ellos, del extraño tiro de Printezis y lo rápido que es en transiciones, acabamos con Vasilis Spanoulis. Nada más vamos a añadir de la estrella helena, que no sea que con 8 puntos que generó en los últimos minutos (dos triples y una asistencia) frente a Croacia, ganó el partido. Es que es ver el pánico en la grada cuando él tiene el balón. Eso son pequeñas batallas ganadas. También es cierto, como adelanta la web de “Gigantes”, que con él en el equipo, nunca Grecia ha ganado a España. Curioso.

Claves para derrotarles

- Decisión y rapidez en ataque. Con lo grandes y atléticos que son, España deberá circular el balón con rapidez y estar en permanente movimiento. Si pretendemos ganarles con Pau Gasol jugando al poste bajo e insistir, es probable que no lo hagamos. Jugando en bloqueo y continuación (por el movimiento que otorga a los jugadores), mover el balón, invertirlo…en definitiva, mover su defensa, se tendrá mucho más éxito.

- Cerrar la líneas de pase a sus pívots. Tanto el finalizador Koufos recibiendo cerca de la canasta, como las continuaciones de Bourousis, hay que negar esas líneas de pase, porque generan mucho, mucho peligro.

- Velocidad y tempo rápido. Esa es una receta que la Selección Española ha utilizado mucho en este Eurobasket. Y con Grecia, tendrá un valor superlativo. No son grandes jugadores corriendo hacia atrás.

- Acierto en el tiro exterior. La inconsistencia de nuestro Equipo Nacional se traducía en un día sí toca, otro día no toca. Pues con Grecia tiene que tocar. Es de imperiosa necesidad para crear algún espacio en la zona, teniendo la estatura con la que cuentan en su trío interior.