80 AÑOS DAN PARA MUCHO

80 AÑOS DAN PARA MUCHO

Antonio Rodríguez



Pues sí. 80 años dan para mucho. En este caso, dan para ver nacer un deporte a nivel internacional en nuestro continente, hasta la locura en nuestros días de Afrobasket, Torneos de las Américas, de contratos mareantes por derechos de televisión al otro lado del océano y de aspiraciones de nuestra Selección Española por seguir en la élite avalada por una medalla que llevan logrando de manera ininterrumpida en los Eurobasket desde 1999, desde hace 16 años ya.

La Federación Española tuvo el enorme detalle de homenajear a nuestros máximos representantes en esta larga carrera de 80 años, reuniendo a la gran mayoría de jugadores que han superado las 150 internacionalidades con nuestro Equipo Nacional. Toda una vida. Los hermanos Alonso y Maunier, con todo el mérito y algo de fortuna, nos dieron una medalla de plata en 1935. En nuestro país, el baloncesto estaba aún en pañales. Desde entonces, la evolución ha sido imparable. Con menos medallas, muchas menos, en los primeros 40 años de esta travesía, pero años igual de importantes que los actuales.

José Luis Sáez, presidente de la Federación Española, trabajó en la idea  junto a su director de comunicación en ese momento, Kiko Martín, de presentar  a los medios de comunicación,  a la Selección Española de cara al Eurobasket de Lituania en el 2011 -donde se encaraba el reto de volver a quedar campeones- con un vídeo introductorio. En tal vídeo se debía recoger la esencia de la historia de la selección. José Luis Sáez tenía muy clara la idea que había que mostrar lo que dio de sí una historia hasta llegar a las luces de hoy día, con la muestra que para llegar a esto, había habido un pasado forjador. Sobre el perfil del jugador por el que siempre mostró una debilidad especial, Juan Carlos Navarro, se iniciaba una travesía en un vagón del tiempo sobre los últimos representantes que habían ocupado su posición.  Alberto Herreros, Juan Antonio San Epifanio y Wayne Brabender, nombres que por sí solos, justificaban una generación. Y tuve el personal honor de remangarme para dar forma a aquella idea.

 

 

 

 

Fue una experiencia terriblemente enriquecedora. Imágenes iniciales que nos dan perspectiva de lo mareantes que pueden llegar a ser 80 años (en el momento del vídeo, 76) y de cómo se retroalimenta la historia con la propia historia previa. “Brabender, decía mi padre, era el mejor jugador de la historia del baloncesto español” recuerda Alberto Herreros. Ese era el concepto. Ídolos reflejados en otros ídolos. Y como pueden ver en la fotografía que da cabecera a este artículo, fíjense la de ídolos que hay presentes. Como los 4 elegidos en el vídeo, observen que Clifford Luyk, Luis Miguel Santillana, Fernando Martín (por desgracia, ausente), para dar con los hermanos Gasol, son parte fundamental en nuestro tesoro. Como nuestros bases, únicos en el mundo hasta los días que vivimos en la actualidad. Y los Jiménez, pilares en un segundo plano, tan fundamentales como los que se llevaban los focos.

150 internacionalidades es dar marchamo de ídolo, de mitos de nuestro deporte.  Entre todos, marcan 80 benditos años. Que la historia nos depare en los próximos 80 nombres tan brillantes como estos.