GORGUI DIENG, BOCADOS DE NBA EN DIRECTO

GORGUI DIENG, BOCADOS DE NBA EN DIRECTO

Antonio Rodríguez

Uno de los lujos que tuvimos ocasión de presenciar en directo el pasado fin de semana en Santander, fue al senegalés Gorgui Dieng evolucionar sobre la pista. Tanto en el encuentro ante Angola como, en menor medida, frente a España, donde estuvo más desafortunado y falto de minutos, fue como degustar bocados de un jugador emergente en la NBA,  que va ahondando en importancia su rol en la liga y que sorprendió muy gratamente por cómo se desenvuelve en la actualidad sobre una pista de baloncesto. Entiendo su mayor protagonismo en los Timberwolves y el mayor respeto que tienen en USA sobre él.

Gorgui Dieng permaneció 3 temporadas en la universidad de Louisville (entrada tardía, pues ingresó con 20 años), donde a las órdenes de Rick Pitino aprendió la importancia de lo que suponía ser una fuerza defensiva –y no nos referimos a músculo, tapones y rebotes. Más bien a una presencia intimidatoria- y a entender el juego ofensivo que pasaba a su alrededor. Por supuesto que no destacaba en ataque (ver las estadísticas de su último año en Louisville, en la temporada 12/13, con quien quedó campeón nacional, adjuntas en el cuadro), pero sí aprendió dónde ponerse y por qué.

Tras ser elegido en primera ronda por Utah e intercambiado a Minnesota, tuve la ocasión de verle por primera vez en directo en la liga de verano de Las Vegas, en 2013. Y lo que vi, al margen de un tipo con la envergadura de 2.23 (mide 2.11), era alguien sin juego de poste bajo y con unos pies torpes, con deficiente lateralidad. Sí, entendía el juego (el básico que se utiliza allí), pero pocas posibilidades le daba de hacerse un hueco en la NBA. Las lesiones de Kevin Love y Nikola Pekovic le hicieron que en su primer año disfrutase de más minutos en la última recta de temporada, más las continuas lesiones del pívot balcánico esta campaña finalizada y la capacidad de mejora de nuestro protagonista, han sido el detonante para que ahora haya explotado en números (prácticamente, los ha duplicado) y sea un pívot muy interesante en la NBA. ¿Por qué?

Su entrenador, Flip Saunders, viendo que tendría muchos problemas en el juego de poste bajo –por sus deficientes pies-, entendió que una manera sólida para progresar sería con lanzamiento exterior. Algo extraño, cuando su mecánica no era de lo más precisa y en su primera temporada rookie bajo sus órdenes, malamente pasó de un 63% en tiros libres. Pero el convencimiento de Saunders fue secundado por Dieng, que contrató los servicios del gurú de tiro que ha utilizado durante tantos años Dirk Nowitzki, Holger Geschwindner. Y los resultados son tan, tan evidentes, que en esta recién finalizada 14/15, Dieng se fue hasta el 78%.

Lo que vi en el parquet de Santander, era un tipo con una seguridad en suspensiones rozando la línea de tres puntos (FIBA, claro), enorme. Ante Angola se marcó algún triple, transmitiendo sobre todo convencimiento en lo que hacía. Sus suspensiones fueron un desatascador importante en su equipo, que les valió para remontar 14 puntos a los angoleños y posteriormente, ganar el encuentro.

Siendo sincero, lo que más me gustó era su sapiencia para continuar bloqueos (que a todo esto, los rivales quedaban estampados ante su humanidad). Dieng se paraba y esperaba o se movía según la condición de la defensa, para dejar un pasillo libre inmenso hasta la canasta con la finalidad de,  a) que el jugador con el balón tuviese una buena visión de él en todo momento y una línea óptima para el pase -los ángulos de pase tan importantes- y b) para tener el camino hacia el aro lo más expedito posible. Era magnífico verle aguantar, aguantar, soportando al bloqueado fijado detrás, y de repente parecía que se abría ante él el océano, librando la zona de jugadores, para poder pasar. Claro, este tipo una vez arrancado y con balón, es muy complicado frenarle. Ante España no destacó porque Scariolo diseñó una muy buena defensa sobre él, con mucho tráfico en la zona para restarle espacios en los que maniobrar, aparte que su compatriota en la posición de base no era Ricky Rubio precisamente, con el que hará un combo magnífico si ambos poseen continuidad sin lesiones.

Y defensivamente, aún tiene el bloc de apuntes de lo que le dictaba Pitino, pero mejorado. Con más poso, con más empaque que dan sus 25 años. Marta Fernández, comentarista en los encuentros emitidos por TVE de la preparación de la Selección Española, histórica jugadora internacional y hermana de Rudy, quedaba impresionada por su aspecto físico. El senegalés protegía su aro y la zona situándose en el lugar correcto (cosa que no puede hacer en la NBA, por la sanción de 3 segundos defensivos), además de ser un magnífico jugador bloqueando rivales en el rebote.

En definitiva, un pívot hecho, de los que en Europa marcaría muchísimas diferencias. Lógicamente. En NBA tiene ya números de tipo importante. Esto fue lo que pude apreciar en Santander a pie de pista. Si no hubiese tenido ninguna referencia de él previa, solamente cómo se movía sobre la pista, habría dicho “este tío sabe jugar a baloncesto”.