ANTE BÉLGICA, PRIMEROS DIBUJOS EN NUESTRA SELECCIÓN

ANTE BÉLGICA, PRIMEROS DIBUJOS EN NUESTRA SELECCIÓN

Antonio Rodríguez

España 67-64 Bélgica

Volvió la Selección Española a escena. En Gijón, primer partido de preparación de cara al próximo Eurobasket. Y a pesar del corto resultado (67-64) y de la lógica falta de ritmo del Equipo Nacional, que hizo que se perdieran rentas en el marcador en diversas ocasiones, sí se pudieron ver algunos conceptos interesantes de cara a próximos compromisos.

¿La diferencia más notoria respecto a otros años? Pues el mayor protagonismo de la figura del ala-pívot. Es curioso que volver a la normalidad, a lo-que-juegan-los-demás sea algo novedoso en nuestro combinado, acostumbrados a tener dos pívots natos como los hermanos Gasol simultaneando en la pista (idea que puso en ejecución Sergio Scariolo, por cierto, en el Europeo del 2011). Un Felipe Reyes cargado de protagonismo, que junto  a Sergio Rodríguez, Sergio Llull, Rudy Fernández y Pau Gasol, formó parte del quinteto titular, más la inclusión de Nikola Mirotic, dan un nuevo eje de mayor movilidad, que cambiará en alguna tonalidad el color ya conocido.

Inicialmente en defensa, había mucha voluntad de sacrificio, de correr detrás de los tiradores belgas y no darles opciones de tiro cómodos. Ayudas y recuperaciones de hombres altos, que por su movilidad se podían hacer, contando como siempre que en el centro de la zona, teníamos al ‘tipo grande’. Presión donde está el balón y muy atentos a cortar el pase si cambia de lado del campo. Para eso Rudy Fernández es el maestro. Y por eso y entre otras razones, Sergio Scariolo sigue contando con él en la posición de ‘3’. Es rápido y capaz de cortar muchos balones.

 En ataque, con Sergio Rodríguez sobre todo distribuyendo juego, el esquema era terriblemente atractivo, ya fuese con Felipe o con Mirotic. Tipos que pueden abrirse a lanzar suspensiones desde cualquier distancia, que saben entrar a canasta, o ganar una posición bajo el aro, otorgaba al canario una gama de posibilidades que dieron al juego sus mejores minutos ayer. Siendo el “Chacho” un maestro del pick&roll y todas sus variantes, con añadidos de otros jugadores, crearon jugadas muy espectaculares, como la canasta de Reyes tras recibir un pase sin mirar de su compañero de club, cuando Gasol parecía ser el receptor del balón al continuar el bloqueo. El dibujo es diferente al del Eurobasket esloveno de hace dos años, donde los ala-pívots eran jugadores muy abiertos, amenazantes al triple. Ahora la paleta de colores se abre a múltiples posibilidades.

Claro, estas jugadas tienen su extrema peligrosidad de cara al rival, porque Pau Gasol está en pista. Es la justificación de todo. Con él como principal foco de atención del adversario, jugar con el arsenal que el “Chacho” mostró, es más efectivo y espectacular. Al igual que en defensa, se pueden hacer fintas defensivas, se puede recuperar al hombre; si hay un mínimo despiste, errores de sincronización o la lógica falta de fluidez defensiva de ser el primer encuentro, ahí tenemos a Pau Gasol como el ‘tipo grande’ que protege la canasta.

Sergio Llull como base

Nunca se había probado en la Seleccción como lleva ya 4 temporadas en el Real Madrid, que Sergio Llul oficie como base de manera, digamos que oficial. En este Eurobasket se dará. Los minutos que estuvo en pista, intentó incrementar el ritmo del juego, correr más, sacar partido de que todos corren en los españoles (incluidos los pívots). No hablamos de contragolpes, sino de transiciones utilizando menos segundos, acelerar el tempo, que dicen los entrenadores. Llul en velocidad es peligroso y se gana mucho impacto físico con él de director (si miramos un hipotético enfrentamiento ante los actuales favoritos, Francia, este nivel físico nos vendrá francamente bien). Con él se jugarán más pases por lo que intuimos anoche, mayor circulación de balón y un finalizador en los triples como otro tirador más.

También con él tendremos el máximo exponente del uno contra uno entrando hasta el aro. Ayer lo hizo él, lo hizo Sergio Rodríguez y cualquier base convencido de ello (y tanto Vives como Colom, han mostrado en sus respectivos clubes que pueden hacerlo). Tener tantos espacios, viene dado precisamente por el enorme rango de peligrosidad que tienen los ala-pívots, ofreciendo carriles muy definidos hasta el aro a nuestros pequeños.

Que los belgas son duros, ya lo sabíamos. Que defienden y permiten pocos puntos porque son tipos físicos de jugar con disciplina ‘a pico y pala’, pues también. No es ninguna sorpresa que no ganásemos por paliza. La falta de ritmo y partidos dan picos tanto para lo bueno como para lo malo. Seguiremos observando la evolución del equipo, otros colores que nos vaya mostrando Sergio Scariolo. De momento, con los que vi ayer, me gustan. Son de una sensatez aplastante sobre una pista de baloncesto.

 

CRÓNICA DEL PARTIDO