¿POR QUÉ EL BARÇA HA FICHADO A SAMARDO SAMUELS?

¿POR QUÉ EL BARÇA HA FICHADO A SAMARDO SAMUELS?

Antonio Rodríguez

                Pues porque gana la posición. O al menos, esa es mi teoría.

 

 

                Samardo Samuels es un pívot bajito para lo interior que es. Es muy interior. De hecho, a pesar de tener su oportunidad en la NBA, su recorrido en la gran liga ha sido corto, debido a su estatura.  Es bajito y algo pasado de peso. Con más bien poca mano en suspensiones a media distancia y no muy rápido. Entonces, ¿por qué lo ha fichado el F.C. Barcelona? Porque GANA LA POSICIÓN.

                Hay pocos pívots en Europa que la ganen como él. De vieja escuela, de realizar el 90% del trabajo antes de recibir en las cercanías del aro. Noble arte en desuso, poco eficaz en los tiempos que corren entre tantas ayudas y escasez de espacios en la zona. Entonces, ¿por qué es tan importante eso para el F.C. Barcelona? Analicemos algunas pinceladas del juego azulgrana.

                Con la marcha de Marcelinho Huertas del equipo, se acabaron esas clases maestras del bloqueo y continuación junto a Ante Tomic como eje principal del juego. Eran maravillosas. Ellos dos solos montaban el circo. Los azulgranas ahora cuentan con Tomas Satoransky como base prioritario. Sus pases a las continuaciones de Tomic no son tan certeros. Satoransky tiene más potencia que el brasileño, mejor uno contra uno, ataca el aro con más contundencia, juega al poste y posee más desenvoltura con espacios. Pero no da los pases medidos de Huertas. No los da.

Xavi Pascual, para buscar alternativas y acoplamiento del resto en pista con el jugador checo, ya utilizó la pasada temporada una jugada que le dio muy buenos réditos: hacía que Tomic se quedase a mitad de camino en su continuación tras bloquear, a la altura de la bombilla, porque allí se le ve más, es más fácil dar el pase. Y una vez había recibido en tal posición, podía dar un bote y entrar a canasta, lanzar en una suspensión corta o doblar el pase para un compañero que desde la esquina, recorría toda la línea de fondo, preferentemente Lampe y en ocasiones Deshaun Thomas, para convertir bajo canasta. Era incorporar un tercer hombre a la jugada, ya que tienen un portento como Tomic. Era efectivo y terriblemente atractivo para el aficionado.

Ahora analicemos: ¿y si Tomic, cuando reciba en la bombilla, tenga ya un compañero como Samuels que haya ganado la posición con anterioridad? ¿Se imaginan lo que pueden sacar de ahí? Una mina. O al menos, el puñado de puntos extra suficientes para que decidan muchos partidos.

Samardo Samuels durante la pasada temporada en el Olimpia Milán,  lanzaba poco más de 8 tiros a canasta y tenía un porcentaje que superaba el 60% en tiros de campo (y lo mejorará cuando se dé cuenta que de sus triples saca más bien pocos dividendos). Sabe perfectamente dónde tiene más efectividad. Si se es físico con él en poste bajo, en uno contra uno, no es tan peligroso. Por eso le gusta ganar la posición. Y aunque sea bajo (no acabo de creerme mucho los 2.06 que le dan oficialmente), sí tiene unos brazos larguísimos, letales para tiros muy cortos y un corpachón –ancho de hombros- para protegerlos. Añadan  características como un buen reboteador defensivo, que sabe sacar el balón para los tiradores -sean Oleson, Abrines o Navarro-,  que no tiene mentalidad de proteger su canasta como un center a las entradas de los rivales (para eso, necesita a un Tomic o un Lawal a su lado) y tendrán una radiografía muy completa de este jugador.

Ya ven que no es un fichaje sorprendente. Encaja y mucho en la base del equipo, independientemente del resto de adquisiciones. Es lo que te da el verano y cierto músculo económico: no hace falta buscar ajustes a lo que se tiene. Se puede comprar el encaje a medida para que el traje siga luciendo. Y en eso están.