ESPAÑA U-20, DESPEDIDA DE UNA GENERACIÓN CON PLATA

ESPAÑA U-20, DESPEDIDA DE UNA GENERACIÓN CON PLATA

Antonio Rodríguez

Final Eurobasket U-20: ESPAÑA 64-70 SERBIA

La alegría serbia tras el pitido final por haber alcanzado el título en Lignano Sabbiadoro (zona norte de Italia), contrastaba con la decepción de los españoles tras verse derrotados en la final, a la que llegaron invictos, por 64-70.  Estos jugadores de la generación de 1995, acostumbrados a ganar, se les hace duro arrodillarse, aunque sea en una final, aunque hayan logrado una medalla de plata. Los hombres dirigidos por Paco Redondo mostraron competitividad y llegaron al minuto final con 2 puntos de desventaja (64-66), tras haber logrado un parcial de 9-0, que les daba esperanzas donde poco antes había desesperos. Pero una canasta del mejor jugador serbio hoy, el alero Marko Guduric, en una entrada a canasta  cuando se acababa la posesión, con dos rivales delante, de espaldas, logró la ventaja suficiente a falta de menos de 40 segundos, para asegurar el título a los suyos. Eran cuatro puntos, insalvables ya.

 La Selección Española, excepto el primer cuarto, no estuvo muy acertada en ataque. Es cierto que en los primeros 10 minutos la inspiración llegó casi con exclusividad de un solo hombre, Marc García, capaz de anotar 14 puntos de los 21 que llevaba el Equipo Nacional (21-20 al final del primer cuarto). Y tal actuación, con 4 triples de este chico que es un superclase, disimulaba las 5 pérdidas que se llegaron a tener, así como el problema –que fue decisivo- en el rebote defensivo que se comenzó a sufrir (ellos cogieron 18 rebotes ofensivos), tras sentar a Ilimane Diop con 2 faltas personales.

En el segundo cuarto y con José Nogués en pista (estaba acompañado por otro ala-pívot en las posiciones interiores, como Juancho Hernangómez) y un mayor sentido colectivo, se aseguraba el rebote de nuestro tablero algo más, aunque ahí los serbios forzaron descaradamente el juego interior, sacando a su “tanque” incluso, Djoko Salic, para forzar en la zona su mayor peso. Un robo de balón de Marko Guduric y posterior mate evidencian que se sufría en una defensa press a todo el campo que utilizaron nuestros rivales, donde con Francis Alonso como base en pista, no se hizo la lectura más correcta y lo sufrimos. Aun así, una buena canasta en penetración de Juancho Hernangómez, nuestro mejor jugador (18 puntos, máximo anotador español) y un buen robo y bandeja de Xavi Moix, devuelven la ventaja a los españoles, que llegó a perderse con 26-29. Juancho tuvo unos momentos brillantísimos en este segundo cuarto. Su mejora esta temporada y sobre todo su confianza, al haber entrenado con un equipo de Liga Endesa, así como los minutos que le ha brindado Txus Vidorreta en pista con Movistar Estudiantes, muestran a un jugador con una gran confianza en sus posibilidades. Su uno contra abierto en este cuarto, oficiando como ala-pívot, ha sido primoroso. Su primer paso es fantástico y conseguía irse de cualquier rival. Así que, nos retiramos al descanso con una ventaja mínima para Serbia: 37-36.

En la reanudación, Paco Redondo busca el cambio táctico y la apuesta de más altura, para asegurar el rebote. Junto con Ilimane Diop, utiliza dos “4” en el quinteto, a Hernangómez y José Nogués, intentando parar el impacto bajo los tableros. Y en este cuarto fue cuando la Selección Española jugó su peor baloncesto. En defensa, se tuvo muchos problemas para detener su dos contra dos y los posteriores uno contra uno como consecuencia de las ventajas creadas del pick&roll y que por suerte no lograron importantes ventajas, por su desacierto en el tiro, mientras que en ataque no encontrábamos ni espacios ni buenos pases. Creo que una de las claves del encuentro fue que ellos pasaron el balón. En el tercer cuarto, España se quedó en 9 puntos, que no sería muy trágico, si no fuera porque en los últimos minutos de este período, dos triples de Nikola Rebic y Ognjen Jaramaz (su mejor tirador, con 3/6 hoy en triples), volvieron a disparar el marcador a un 53-45 al final del tercer cuarto.

En el último período, Serbia sigue pasando mejor el balón. Al acierto de Jaramaz se une Zagorac, con otros tres triples, uno de ellos da un 49-59, que llegó a ser 54-66 a falta de tres minutos, casi insalvable. Con pocas respuestas ofensivas, sin buenas lecturas en situaciones individuales, España se ahoga en ataque. Y he aquí que una canasta de Agustí Sans en el inicio de lo que pretendía ser una remontada, provoca un tiempo muerto solicitado por el entrenador serbio, que por encima que querer cortar de raíz un parcial, lo que acabó mostrando es temor y miedo a los españoles. Y ese miedo fue creciendo. Aun yendo de uno en uno (hasta en 3 ocasiones se falló uno de los dos tiros libres en las siguientes jugadas), un triple de Juancho Hernangómez sitúa el electrónico en 64-66…hasta que llegó en la siguiente acción la canasta de Guduric ya mencionada que dio el título a los serbios, por 64-70.

Excelente torneo de la Selección Española hasta llegar a esta final. A partir de ahora, con trabajo, poco a poco, que los que están en Liga Endesa se vayan afianzando sin prisas, y los que aún no lo han conseguido, que lo tengan como meta. De aquí es posible que salgan algunos futuros internacionales. Pero lo dicho, con trabajo diario, sin prisas. La evolución esta temporada de Juancho Hernangómez ha sido fantástica. Lo destacamos como quizás el mayor valedor de esta generación de 1995. Un año más joven, Marc García, disfrutó de minutos en Manresa en la primera vuelta con 18 años, pero apenas en la segunda, cuando en el Bages venían mal dadas. Pues nuevamente apostarán por él, pues su calidad así lo demandará.

Es un proceso en el que está embarcado todo el baloncesto español. Poco a poco. Lo que sí saben, es como llegar a puestos muy altos. Una medalla de plata, irremediablemente, provoca una sonrisa.

 

ESTADÍSTICAS DEL PARTIDO