REAL MADRID, ANTE UNA OPORTUNIDAD HISTÓRICA (I)

REAL MADRID, ANTE UNA OPORTUNIDAD HISTÓRICA (I)

Antonio Rodríguez

Final Four Madrid’2015. Real Madrid, es el momento.

Todo el mundo repite: son 20 años. Son demasiado tiempo. Los 5 años hasta volver a jugar una final de Copa de Europa, ante la Cibona de Drazen Petrovic, se hicieron muy largos. Los 15 años hasta que Sabonis alzó el trofeo en Zaragoza, como campeones de la Liga Europea en 1995, fueron casi una eternidad. Ahora, 20 años después de aquel gesto…demasiado tiempo. La ocasión la pintan bien. En casa, ante el público que ha ido encandilando en las tres últimas temporadas, el Real Madrid parece que tiene una cita única. 

Hay que valorar que son dos finales consecutivas las que ha disputado. Panathinaikos, CsKA Moscú y Maccabi Tel Aviv son los únicos que lo han conseguido en este siglo XXI. Sin embargo, las derrotas no gustan y es el momento de resarcirse. ¿A la tercera va la vencida? Vienen de derrotar 3-1 a uno de los rivales más peligrosos, Anadolu Efes, con múltiples armas. Y les superaron.

Real Madrid cuenta en la actualidad con aleros altos como no tuvo en años anteriores, pívots con más movilidad y la misma -o más fuerza- para enfrentarse a grandes reboteadores ofensivos, a los altos más polivalentes. Ha reconvertido algo su juego, partiendo de su trío exterior dominante (Sergio Llull, Sergio Rodríguez, Rudy Fernández) que son los que pueden marcar diferencias.

VIRTUDES

 

            - Gustavo Ayón es la mayor diferencia respecto al año pasado. Se pueden variar situaciones defensivas en pick&roll, siendo más agresivos, porque Ayón tiene movilidad. Es una gran apuesta y un gran lujo. Con él se ha conseguido mejor sucesión de pases entre los hombres altos, que en el juego en la pintura, donde en los partidos duros se decidirá, puede que sea clave.

 

            - Las rachas positivas de Jaycee Carroll. Una vez superado su pequeño problema del tobillo, su ejecución en el tiro de tres tras salidas de bloqueo, frente a Fenerbahçe como quizás CsKA, por sus estilos defensivos, puede ser clave.

 

            - Sergio Llull, Rudy Fernández y sus entradas a canasta. Ambos tienen en su mano poder ser peligrosos entrando a canasta. Fenerbahçe no ha ofrecido una gran defensa en jugadores que sepan atacar el aro en jugadas de uno contra uno. Para ellos, Jeremy Pargo ha sido un verdadero dolor de cabeza en los cuartos de final. Y sí, se necesita potencia y habilidad. Pero también mucha raza. Y ambos la tienen.

 

            - Ritmo de partido. En Final Four siempre estamos a la espera de ver el ritmo de partido más bajo de toda la temporada. La responsabilidad y la preponderancia de los sistemas, hacen que todo se ralentice. Pues Sergio Rodríguez tiene en su mano la magia para crear peligro desde que recibe en sus manos el balón. Corre, llega a media pista y piensa más rápido que nadie para dar el pase preciso. Es el mejor ecosistema para el equipo blanco. En sus manos puede estar uno de los grandes males que pueda sufrir Fenerbahçe.

 

            - Andrés Nocioni. No sé por qué, pero me da que este es el momento de Nocioni. De cara al primer emparejamiento, opino que un hombre como él, es desequilibrante. No podrá ser parado por ningún “3” del equipo turco. No podrá se tan agresivo como él ningún “4”. Será el tipo que deberá ayudar en los balones doblados cuando Goudelock pretenda liderar, el triplista cuando teman el rebote ofensivo de Felipe Reyes y Ayón y las defensas rivales acaben cerrándose. Enseñar el camino de los ganadores, en una palabra.

 

            - El Barclaycard Arena. El Palacio deberá ser una de los armas fundamentales (y a bien que lo será). Es un momento en el que se han conjuntado una gran afluencia de público en ver al Real Madrid, uno de los mejores Real Madrid de la historia en uno de sus momentos más importantes.