MORABANC ANDORRA, SALVACIÓN A GOLPE DE TRIPLE

MORABANC ANDORRA, SALVACIÓN A GOLPE DE TRIPLE

Antonio Rodríguez

La situación de Morabanc Andorra se complicó en esta última jornada, tras la victoria de Sevilla en casa y su derrota en Valencia (95-91), que les deja, a falta de estos 7 enfrentamientos que restan para la finalización de la liga regular, a un triunfo de distancia tan sólo con los puestos de descenso. Sin embargo, esta semana había que hablar de un equipo valiente, que en La Fonteta ofreció imagen sin temor alguno a los rivales, ni mucho menos al devenir de los coletazos de esta 14/15.

Cuatro puntos de renta en los últimos minutos (79-83, minuto 37) o la enorme exhibición en el tercer cuarto (30 puntos, con 5 triples), dan suficientes garantías para abordar el futuro próximo que no les será fácil: visitarán la cancha del Real Madrid y F.C. Barcelona como últimos dos desplazamientos. Sin embargo, este alarde de optimismo por el juego mostrado (que no quita la decepción de unos hombres que tuvieron la gran machada al alcance de la mano), tiene argumentos más que sólidos como para pensar que la permanencia de categoría del Morabanc Andorra, es un hecho:

- Diversificación de responsabilidades anotadoras. David Navarro tuvo un arranque de temporada en la Liga Endesa extraordinario (acabó 2014 como 9º máximo anotador de toda la competición, con 15.3 puntos de promedio), que ha ido cayendo hasta los actuales 9.8 puntos. Y no es que haya decrecido su aportación de manera preocupante. Simplemente, que en la confección actual de la plantilla, hay más opciones en jugadores relevantes. Variedad que fortalece un núcleo más sólido y más mentalizado que en los primeros meses de competición. Del partido de Valencia, hasta 5 jugadores igualaron o superaron los 10 puntos. Tomen nota: Bogdanovic, 18; Betinho, 17; Jawai, 14; Navarro, 13 y Schreiner, 10. ¡Ojo! Y eso sin jugar el macedonio Vojdan Stojanovski, su mejor estilete desde el exterior. Mucho músculo ofensivo.

- Recambios que han dado fluidez. Muchos lamentaron la marcha de Kaloyan Ivanov. Sin embargo, el equipo se ha visto beneficiado con la llegada de Luka Bogdanovic, con el condicionante de la aparición de Nathan Jawai. Bogric e Ivanov, pareja titular interior en los primeros meses de competición, tenían un rango de ataque más pequeño que los actuales Jawai y Bogdanovic. Los primeros “vivían” más en la zona, más condensada de “tráfico”. Mucha movilidad entre ellos, sí, pero se solapaban espacios. En este caso, contar con un “5” nato como Jawai y sobre todo, un Bogdanovic  que siempre que ha aterrizado en nuestra liga, ya sea en Badalona, Sevilla como ahora Andorra, ha destacado como un excelso triplista desde la posición de “4” (38% en sus 9 encuentros, igualando porcentaje del especialista Sean Green), provocan una amenaza permanente que en Valencia, ni Dubljevic ni Harangody supieron detener. Peligro a dos metros del aro; peligro a 8 metros también. Y por último, el mejor estado de forma de Nathan Jawai. No solamente su físico, que mejora poco a poco con el transcurso de las jornadas, sino que sus compañeros saben dónde darle el balón. Hay mayor conocimiento y rutina en sus virtudes y por lo tanto, más uso de las mismas. La prueba de este fin de semana, más que fehaciente.

- El triple. La base de casi todo para ellos en ataque. Desde el inicio, su “cuarteto de la muerte” Betinho, Schreiner, Navarro y Green han sido de los jugadores más prolíficos de la Liga Endesa. Recuerden su victoria al Laboral Kutxa o cómo plantaron cara el Real Madrid los 40 minutos, viviendo de ellos. Tener un foco de atención interior como Nathan Jawai, les da un respiro, así como duplica la aportación del “4”, Luka Bogdanovic, uno de los más activos lanzadores de tres. Y ello hace sumar dos aspectos más: espacios muy claros para el juego al poste de un habilidoso Betinho, así como las penetraciones de Stojanovski, un destacado jugador de uno contra uno, como dictan los antiguos escritos balcánicos, más por fundamentos técnicos, que por fuerza y velocidad.

 

A partir de ahora, toca “morder” en defensa, cuya intensidad vendrá provocada por la importancia de los retos que les llegan a continuación: tras la visita a Zaragoza en la próxima jornada, decisivos serán los choques frente a equipos de “su” liga, pues recibirán a Movistar Estudiantes, Baloncesto Sevilla y Río Natura Monbús Obradoiro, mientras que visitarán Murcia. Porque además, y ahora se notará, tienen dos elementos que han jugador casi toda su carrera deportiva en la élite y saben lo que es la exigencia de resultados: Víctor Sada y Jordi Trías deberán ser los guías espirituales en estas fechas. No solamente de su defensa, su velocidad de transiciones y canastas, ganan el sueldo. Es la hora de la verdad y ellos conocen la receta del éxito.

 

“No podemos marcharnos contentos porque veníamos a ganar” declaraba su entrenador, Joan Peñarroya, tras la derrota ante Valencia Basket. “Y necesitamos victorias. Pero el partido de hoy nos ha servido para seguir en la línea de juego y tensión que queremos. La sensación del equipo es que ha trabajado bien”. Pues tocará seguir, pues tienen los condicionantes y están en el momento para dar respuesta y satisfacer a unos aficionados que sueñan, como el equipo, con la permanencia.