ARTÍCULO: JOVENTUT - REAL MADRID, DUELO EN LA ÉLITE…OTRA VEZ

ARTÍCULO: JOVENTUT - REAL MADRID, DUELO EN LA ÉLITE…OTRA VEZ

Antonio Rodríguez

En pocas canchas conozco un odio deportivo -siempre deportivo- mayor que el que sienten en Badalona por el Real Madrid. Porque en pocas canchas se puede encontrar una rivalidad de tantas décadas, a cara de perro, como en un Joventut-Real Madrid. Más prolongada incluso, que el Barça-Madrid. Disputas que parten desde el nacimiento de la liga nacional. Disputas que viajaron en el tiempo entre “traiciones” como el fichaje de Lluis Cortés, enfrentamientos atados a hermanamiento, cuando ambos clubes deciden acoger en sus respectivas canchas y de forma conjunta, las retiradas de dos mitos de nuestro baloncesto como Emiliano y Buscató. Momentos y picos en la historia de nuestro baloncesto.

La que recoge a ambos disputando la Copa de Europa, la antigua, la de 6 equipos en liza en su fase final (a la que solamente accedían campeones de liga y el campeón de la anterior edición), cuando el Joventut quedó campeón liguero en 1978 y un año después, se vieron las caras, por ser el Real Madrid el vigente campeón continental. Los que disputaron una emocionante final de Copa del Rey y de Liga en la campaña 84/85 cuando los verdinegros tenían una joven generación al alza (a la que corresponde la foto de Juan Antonio Corbalán ante José Montero). Los que jugaron dos finales de liga en 1992 y 1993 a cinco encuentros, con un entrenador en la Penya, blanco de toda la vida, irónicamente, hasta la última gota de voluntad y esfuerzo.

Tras una mala época económica que arrastró a los resultados deportivos, la “Penya”, llamado ahora FIATC Joventut, regresa por el camino que le corresponde, al de la élite y volvemos a señalar en el calendario el enfrentamiento en Badalona de ambos. Como hace años. Como ha sido siempre. Con toda la expectación de haber visto en sus dos confrontaciones (primera vuelta liguera y en semifinales de Copa del Rey), dos de los partidos más intensos y divertidos de la competición. Porque la locura de triples a la que se vieron envueltos ambos en el Palacio de los Deportes madrileño, a las tablas de los veteranos Savane, Mallet, Sergi Vidal o Miralles hasta que las piernas aguantaron en Las Palmas hace dos semanas, nos hace preveer un enfrentamiento de altos vuelos.

Frente al Real Madrid, frente al equipo del 14-1 en este 2015 como récord, al que a estas alturas, apenas se le ven fisuras. El título de Copa y en su camino inmaculado por Euroliga, exceptuando el viaje a Tel Aviv (en el momento de escribir estas líneas, aún no ha disputado el partido de esta semana).

Pues sí, un Joventut-Real Madrid. Sabor a uva recién exprimida, a vino de reserva, a viejas barricas de licores añejos. A todo eso. Porque la carga que soportan ambos tras tantos enfrentamientos, el álbum de recuerdos que sostenemos los aficionados sobre sus choques, es enorme. Por eso será una ocasión especial de disfrutar el baloncesto. Una vez más.