ARTÍCULO: HERBALIFE GRAN CANARIA, CON TRIPLES SABE MEJOR

ARTÍCULO: HERBALIFE GRAN CANARIA, CON TRIPLES SABE MEJOR

Antonio Rodríguez

Dicen que “quien a triple mata, a triple muere”. Dicen. Es un tópico bastante manido, un recurso fácil y bastante cercenado para definir en pocas palabras actuaciones de equipos como Herbalife Gran Canaria. No estoy de acuerdo. Claro, la diferencia entre sus dos encuentros de esta semana, el acaecido en el Martín Carpena malagueño (5/20 en triples), comparado con la exhibición en Zagreb (10/22), que sacó de sus casillas a todos los componentes del Cedevita, daba pie a ello.

Herbalife Gran Canaria venció en Zagreb con un parcial de 13-0 para resquebrajar el encuentro en el último cuarto, tras destrozar una y otra vez las aspiraciones de remontada del Cedevita con un triple en el momento más oportuno. Sobre todo Brad Newley, que estuvo soberbio (4/6, muy diferente al 0/3 de Málaga), cuando los croatas intentaban sacar la cabeza del agua. Y en el momento de la verdad, afloraron otras armas, otras alternativas a los triples, para sentenciar con el definitivo 76-84, que tantas esperanzas ofrece, de cara al choque de vuelta de estos 1/8 de final.

Algo en lo que siempre destaca el bloque dirigido por Aíto García Reneses, es en rebote ofensivo. Tener a Walter Edy Tavares martilleante, de forma constante, amenazador tras cada tiro, es una tortura psicológica -y lo fue en ambos enfrentamientos-, para cualquier rival. Estar mirando constantemente de reojo, así no hay manera de hacer un buen trabajo. Claro, por algo son los máximos reboteadores ofensivos de la Liga Endesa. Tavares es capaz de tocar casi todos los balones, capturar un buen puñado (máximo, con 3.09 de nuestra competición doméstica), y sobre todo, lo que no reflejan las estadísticas, apoderar de ese pavor a los rivales como para que no aseguren los rechaces y caigan en balones largos que, tipos rápidos y avispados como Kuric o Bellas, acaben haciéndose con su posesión.

Cortesía de cbgrancanaria.net

Por otro lado, me gustó cómo destacó Ian O’Leary, porque fue muy positivo que sacara partido de trabajar la línea de fondo, cortando, cogiendo la espalda de los rivales, para recibir balones doblados y a partir de ahí…es cosa suya. Porque O’Leary vuela en el aire (no hay más que ver la foto que ilustra este reportaje. Aunque no consiguiera la canasta ante Vázquez, ahí queda la instantánea). Y ante las torres del Cedevita, se quedaba suspendido, se cambiaba el balón de mano, rectificaba en el aire, intentaba cualquier virguería… que siempre daban resultado. Recurso muy apropiado para anotar en la zona o forzar faltas. Los cortes por línea de fondo es un arma que gusta a Aíto (con hábito lo realizan Kuric e incluso Oriol Paulí, aprovechando su gran capacidad de salto) y resulta atractivo al aficionado.

Y la defensa estuvo sólida en ambos encuentros. No hablamos tan sólo de intimidación de Tavares (que ayuda una enormidad para evitar cualquier tiro cercano cómodo). Vemos que el descaro de Sadu Salin tirando de tres (irregular en Málaga tras anotar el primero, por los enormes deseos de agradar en un chico joven como él. Adquisición más que notable), lo tiene también apretando en defensa. Complemento perfecto para los Newley, los Kuric y el sacrificio de los bases, junto a la enorme movilidad de hombres en teoría interiores, como Báez, Kendall y O’Leary, siempre dan una base importante. El pequeño punto negro de frenar a un tipo tan grandón como Miro Bilan cuando Tavares no estaba en pista (que fue la tónica), es algo a corregir. El caboverdiano coincidió con alguien del prestigio de Stanko Barac, totalmente inédito (al igual que Roko Ukic, Marko Tomas o tantos otros de renombre en el equipo de Repesa). Aunque tengo el convencimiento que algo tendrían trabajado en el duelo Kendall-Bilan, aunque no diera los frutos apetecidos en este primer round. Veremos lo que Bilan pueda sacar de positivo en el choque de vuelta.

Cortesía de cbgrancanaria.net

Herbalife Gran Canaria necesitaba una alegría de este porte para su futuro próximo, las fechas en las que se van acercando los momentos claves de la temporada. La decepción de la Copa del Rey es una sombra que debe ser olvidada con un fogonazo de luz como el de Zagreb. La esperanza en el club de pasar ronda de la Eurocup la próxima semana parece iluminar un buen camino. El camino de un juego que tiene diversas y variopintas armas. Eso sí, regado con triples, sabe mejor.