ARTÍCULO:UNA MOVIDA PRIMERA VUELTA

ARTÍCULO:UNA MOVIDA PRIMERA VUELTA

Antonio Rodríguez

Ya tenemos los premiados. Ya tenemos cruces para la Copa del Rey. Primera parada y tramo de análisis, cumplimentado. Esta vuelta de la competición en la liga Endesa ha sido de las más movidas en los últimos años. Que su cesta nos ha traído de todo: latas con etiquetas de sorpresas, bricks de tropezones y mini crisis en equipos grandes, pequeños frascos con solomillos de grandes partidos y ambientadores de esperanza para algunos que están en la parte baja, esperando hacer un borrón y empezar casi de cero en esta segunda vuelta con cuenta nueva. Valoremos lo más destacado de lo acontecido en estas 17 jornadas, las que han peinado las posiciones de muchos equipos. A partir de ahora, toca refinar y retocar…o puede que en algunos, cambiar nuevamente de peinado.





- “Forza, Penya!”

La gran alegría de este ejercicio. Mira que Sergi Vidal, como buen veterano, nos confesó que “barruntaba” (expresión de tipo curtido en un campo que sabe tratar) un año bastante bueno. No imaginaba la primera vuelta que le esperaba, y posiblemente ni soñaba el que fuera cabeza de serie en la Copa del Rey. Pero el FIATC Joventut ha creído en los cimientos del baloncesto en Badalona. O lo que es lo mismo decir, del baloncesto, tal cual. Un base veterano,Demond Mallett, que conociera la casa, era un bien más que necesario. Y con la ilusión de unos veteranos de guerra que saben darle, han arrastrado a los jóvenes que se encontraban en el ambiente más idílico para jugar. Y por ello, para ganar. Lo ofrecido en Madrid y en el Palau Blaugrana, no es que fuesen actuaciones de mérito, sino más justo sería decir que fueron dos partidos de baloncesto, con todas las palabras. Y ellos fueron quienes crearon ese embrujo. Han ganado a todos los que tenían que ganar, e incluso a los que el papel del censor llamado “lógica”, decía que no podían hacerlo, como el caso del actual líder liguero, Unicaja. Sus bloqueos y continuación centrales son uno de los grandes espectáculos de la competición.





- “19 y…¿parando? de Laboral Kutxa”.

Venga, tras una de cal, otra de arena…aunque tiznándose de blanco. Laboral Kutxa ha sido todo lo contrario a la Penya: sin rumbo, sin criterio, demasiados gritos y un entrenador que nunca supo encarrilar las derrotas iniciales. Marco Crespi Convencido que Marco Crespi es un buen motivador. Sin embargo, llegó un momento en el que cuando gritaba, todos los del plantel miraban sin entender, si era para alguien en concreto o simplemenete, para la divina providencia. Y eso no suele ser buena cosa. Llega Ibon Navarro, que a diferencia de Crespi, conoce la casa. Y allá que se pone a construir sobre la paciencia y parece que manda detener la puerta giratoria de jugadores que entraban y salían y que en ocasiones, ni tiempo daba a saludarles había. El enorme agujero negro del principio del torneo, debilidad en la zona, poco a poco se va paliando. Los defectos iniciales, sobre todo los defensivos, se están tornando virtudes en el club vitoriano. El laboratorio sacó en probetas las virtudes condensadas de cada uno. De manera individual, cada uno de su padre y de su madre. Con paciencia y entrenamientos, las está aunando y ha convertido a los baskonistas en un conjunto dispuesto a competir. Borrado y olvidado -o al menos se intenta- la enorme decepción de no estar en la Copa, mientras que nosotros vibraremos con las sorpresas y partidazos que nos muestren la cita grancanaria, ellos seguirán en silencio, entrenando, agitando probetas. Puede que su color siga cambiando.





- “El negro de la elegancia”

Les llaman “hombres de negro”. Elegancia vistiendo, elegancia jugando, elegancia recibiendo como anfitriones. Sus partidos han sido de etiqueta. Y claro, llegaron las victorias. Además, sus salones eran para albergar grandes actuaciones. Miribilla es el “todo vendido”, el todo ánimos, fidelidad de los que presencian las coreografías en pista desde sus multicolores asientos. Resulta que su Fred Astaire sigue siendo elegante, levitando entre sus punteras. Raül López, más sano, disfruta, recrimina, aplaude y manda. Sobre todo manda. Ayuda en todo lo que debe hacer, anota cuando hay que hacerlo y sigue destacando como el gran milagro. Y ayuda al base titular, un potro que es todo potencia, y al que Sito Alonso ha sabido inculcarle cuando arrancar y cuando pegar la “raboná”. Quino Colom no es ya el hecho de la cantidad de asistencias que da, sino que continuidad que le da el que dispute un promedio de 28 minutos (al fin más de 25 a lo largo de toda su carrera), le haga tener continuidad y confianza, haciendo todo aquello que sabe hacer. La atención que capta de las defensas rivales, amenazadas por sus entradas, son aguas benditas para el resto de sus compañeros abiertos, ya sea Bertans cuando puede jugar, Andjusic, Dejan Todorovic o Alex Mumbrú. Porque Bilbao Basket, por obra y gracia de Sito Alonso, han sido de los equipos que más abiertos han jugado, más espacios han creado y en consecuencia, más han convertido en elegancia su juego. Como el de Marko Todorovic, la gran irrupción del plantel tras su cesión del F.C. Barcelona. Parece que pisa el parquet con timidez, pero anota con el mismo rito siempre, el balón llega donde está él y es como si tuviese un pacto para destacar siempre. Que la lesión de Hervelle no distraiga sus principios y su estética, que Dejan Todorovic -están maravillados allí con él- siga haciendo retumbar sus pasos como lo hace Colom (tanto como el inmenso mate que se marcó frente al F.C. Barcelona), y que otros, sigan bailando claqué.





- “Days of thunder”.

Miren que han criticado el mes de Diciembre al Real Madrid. Bilbao, Madrid, Barcelona y Málaga fueron plazas en las que salió derrotado, en ocasiones cabreados y paso para expresiones críticas y altisonantes entre la prensa especializada. Resulta que luego no era para tanto. Resulta que el doblemente finalista de la Euroliga (mejor no olvidar), hilvana cinco victorias consecutivas y los vientos de guerra, pasan. Pues para bien o para mal, para cuando la situación era crítica o mucho más favorable, tanto Felipe Reyes como Sergio Llull han estado siempre dando la cara, siempre aportando por el equipo y nunca desfalleciendo. En tiempos de tormentas, ellos parecían ser los rayos y truenos para que llegase la lluvia y purificase el parquet. Felipe Reyes quizás tenga su mejor temporada, al menos desde que pasó la treintena de edad. Y Sergio Llull sí que es un trueno. ¡Qué partido se marcó ante Laboral Kutxa! Ambos con capacidad de liderazgo, de tirar de los suyos con la receta del sacrificio, el talento y una potencia física que bien quedarán para el recuerdo, y a mí en particular, en forma de pósters.





- “Gabo”

Gabriel (dicen que “Gabo” para los amigos) García Márquez nos ha creado una escritura tan fascinante en el pasado siglo XX, que parece que una familia, los Buendía, pasan de mano en mano, de lector en lector, como criaturas e hijos suyos. Y les queremos tanto como a su “padre”, pues pocas novelas nos han transmitido tales sentimientos como sus “Cien años de soledad”. En España, otro fino alero del siglo XX, Gabriel Abrines, también nos creó a su hijo, a su criatura, para que de boca en boca, nos fascine por igual a todos. Alex Abrines ha explosionado en esta temporada como una de las maravillas de nuestra competición. El triple ante Unicaja quedará en la historia de la Liga Endesa. Su juego en Euroliga está siendo de alero de élite de la competición. Ya no es el jovenzuelo prometedor, sino que se va mostrando como el anotador compulsivo que esperábamos. Y no solamente eso, sino que su parada, recibir, su fácil mecánica de tiro, su desplazamiento por la pista… nos muestra que hay mucho trabajo detrás, pero que parte sobre una base de talento natural. Quizás estemos ante uno de los grandes, grandes de nuestra historia. Disfrutémosle porque es algo especial.