REAL MADRID Y LA TITULARIDAD DE FELIPE REYES

REAL MADRID Y LA TITULARIDAD DE FELIPE REYES

Antonio Rodríguez

Felipe Reyes nunca había sido titular en el Real Madrid en partidos oficiales durante la etapa de Pablo Laso como entrenador blanco (desde la temporada 11/12). Ni en Liga, ni en Copa, ni en competiciones europeas. Nunca. La elección de situar como titular a Nikola Mirotic, ha hecho que el 206 veces internacional con la Selección Nacional, haya colaborado con su equipo siempre desde el banquillo, hasta esta cuarta campaña de la “era Laso”.

Fue titular por primera vez ante el FIATC Joventut el 19 de Octubre del 2014 y repitió en Fuenlabrada (2 de Noviembre). La situación ha cambiado en el Real Madrid. La preponderancia que se quiere dar a los hombres interiores, superior a las de otras temporadas, hace que Pablo Laso rote a sus seis jugadores que dispone para tales posiciones. Sean Ayón, Nocioni, Mejri, Bourousis, Slaughter (cuando es convocado) o el propio Felipe, todos pueden ser protagonistas desde el principio.

El Real Madrid ha padecido el calendario más duro de todos los componentes de la Liga Endesa en este periplo navideño. Como bien es sabido, han tenido cuatro visitas a canchas contrarias de forma consecutiva: comenzando por el F.C. Barcelona el día 28 de Diciembre, el 30 viajaron a Málaga (por mor de una rotación de sede, al estar ocupado el Palacio de los Deportes madrileño en estos días señalados), continuando la dura travesía por Belgrado (2 de Enero) y finalizando en Andorra el pasado día 4. Un twit de Rudy Fernández el domingo por la noche, en el autobús diciendo “Dirección Lleida a descansar. Mañana, por fin a Madrid”, expresaba el sentir generalizado de todos sus compañeros. Y esta travesía era tan dura como peligrosa para el devenir del Real Madrid en las próximas fechas. La, llamémosle tibieza, que tuvo el Real Madrid en su derrota en el Palau Blaugrana ante su máximo histórico rival, el F.C. Barcelona (76-68), no invitaba al optimismo. Muchos no vieron el entusiasmo que un derby suele despertar entre sus protagonistas, en este caso, los madrileños, y encarar tres partidos en los siguientes 7 días (además, ¡qué días!), no sonaba nada halagüeño.

Pablo Laso tomó una decisión que jamás había hecho en su trayectoria: situar a Felipe Reyes de titular en partidos de forma consecutiva y ver cuales eran los resultados iniciales, para comprobar si eran positivos y eso serviría de inercia para el resto del encuentro. Vean los resultados:

Felipe Reyes fue uno de los protagonistas de excelentes inicios en los partidos de su club. De hecho, en Málaga, la exhibición en los primeros 10 minutos, dio un electrónico de 17-29. Un punto menos de la treintena frente a un equipo dirigido por Joan Plaza, es un verdadero logro. La belleza de este enfrentamiento radica en que, un Real Madrid totalmente concentrado, intenso, dispuesto a dejar claro sus poderes en la Liga Endesa, fue casi igualado al descanso (46-48) y derrotado en la prórroga finalmente (99-92) en uno de los encuentros más atractivos que hayamos podido ver a lo largo de esta temporada. Sí, todo un deleite para el aficionado, pero el Real Madrid había vuelto a perder y ya acumulaban cuatro derrotas consecutivas a domicilio.

Viajan a Belgrado y a uno de los “circos romanos” más impresionantes que podamos ver hoy en Europa: el Kombank Arena, con capacidad para más de 20.000 gargantas, que rugen. Vaya si rugen. Y ahí, sí que el buen inicio del Real Madrid contaba aún más. A pesar de la notable actuación en el primer cuarto del gigantón de 2.21, Boban Marjanovic (7 puntos y 6 rebotes en este período), el Real Madrid volvió a tener un inicio brillante. Y no solamente el inicio. En diferentes momentos hubo minutos de mucha intensidad defensiva, muchos y buenos robos de balón y la culminación de grandes parciales a base de triples. En 6 minutos (desde el 26 al 32), cuando Estrella Roja vencía por 42-40, los réditos a grandes defensas dieron resultados en un triple de Llull, dos de Sergio Rodríguez y otros dos de Rudy Fernández, que sentenciaron el choque, con un 47-65, dejando en silencio a la parroquia de tan inmenso escenario. Frente al Morabanc Andorra, con un empate a 62 en el minuto 34, tres triples consecutivos de Rudy Fernández, decantaron el choque con un 62-67. La inspiración y las anotaciones tan espectaculares de gente de tal categoría como las que tiene el Real Madrid en su línea exterior, pueden ser lo que más llaman la atención. Sin embargo, hay que asumir que todo ello vino de unos excelentes minutos de intensidad defensiva, de buenas anticipaciones por cerrar líneas de pase. Ya con esa ventaja, a bombardear de tres.

Dos victorias que contestaron a las dos derrotas iniciales en este periplo navideño. Para los blancos, ya es otra cara. Aunque sí es cierto que han tenido errores defensivos, en algunos momentos de los partidos. La defensa del pick&roll central sigue siendo deficiente por minutos, para desesperación de Pablo Laso en la banda (que tuvo un par de momentos “explicativos” curiosos con Bourousis, tanto en Belgrado, cuando ordenó su cambio, como en Andorra durante un tiempo muerto). Y tanto los últimos minutos en tierras serbias, con la exhibición del alemán Maik Zirbes (12 puntos en el último cuarto), como los tres triples de Thomas Schreiner, vinieron como producto de malos balances defensivos o perennes problemas a la situación ya comentada de bloqueo y continuación en la parte central, que ofrecía muy pocas garantías.

Ahora, tendrán dos partidos en casa, frente a Galatasaray mañana jueves, como el próximo domingo Laboral Kutxa. Dos piedras de toque importantes para la evolución de los blancos. Eso sí, durmiendo ya en casa.