ARTÍCULO: EDWIN JACKSON, UN DEBUT CARGADO DE BUENAS INTENCIONES

ARTÍCULO: EDWIN JACKSON, UN DEBUT CARGADO DE BUENAS INTENCIONES

Antonio Rodríguez

Como bien decía Joan Creus en la entrevista en la retransmisión de TVE al descanso, ya era mala suerte que de las bajas que sufría el F.C. Barcelona, hasta 4 jugadores pertenecían a la misma posición. Ver la hilera de Eriksson, Abrines y Navarro (más la ausencia de Oleson), con chaquetas grises, en la esquina del banquillo, resulta paradójico. Por ello, se decidieron a fichar al internacional francés Edwin Jackson, procedente del Asvel Villeurbanne -donde en esta temporada, estaba siendo el máximo anotador de la liga francesa, con 18.4 puntos de media-, como eventual sustituto y, dada su excelsa calidad, jugador para esta temporada y quizás, dos más -aún falta por concretar-, buscando ya en la gerencia blaugrana “suavizar” los últimos años de Juan Carlos Navarro en activo.

“Es un recién llegado. Pero está tranquilo y aunque no esté muy acertado en el tiro, nos está dando defensa”, expresaba Joan Creus sus impresiones. Una lectura clara y concisa de lo que iba dando Jackson en pista. Como bien dijo Oscar Quintana, Jackson pertenece a una de las generaciones doradas del reciente baloncesto francés. En la categoría junior, él, nacido en 1989, coincidiendo con jugadores de 1988, lograron reunir junto a él, a Antoine Diot, Nicolas Batum, Ludovic Vaty, Alexis Ajinça, más un banquillo en los que daban minutos de refresco Kim Tillie o Adrien Moerman. Todo un lujo.

La imagen dada por Edwin Jackson en su debut, a las pocas horas de haber llegado a la Ciudad Condal, y en una difícil papeleta como un Barcelona-Real Madrid, la calificaríamos de manera notable. Es cierto que no anotó hasta el inicio del último cuarto con un triple. Aunque a partir de ahí, llegó una habilidosa entrada a canasta con la izquierda y otro triple para redondear esos 10 minutos de cierre, con 8 puntos. sino que supo dar esfuerzos generosos en defensa, mucha agresividad y unos movimientos ofensivos muy correctos, a los que tan sólo les faltó el acierto en el tiro en los tres primeros cuartos, a buenos lanzamientos.

En su primera acción, forzó un uno contra uno a Rudy Fernández, al que le cargó con una falta personal. Poco después fue mostrando su sello, cuando perdió el control del balón por momentos, y aunque lo recuperó, la jugada finalizó en un intento de triple forzado, que falló. Sin embargo, corrió en la transición defensiva, intentando minimizar el contragolpe madridista y consiguió intimidar lo suficiente a Carroll con su salto, como para que éste prefiriese dar un pase, que fue cortado y perdiéndose por línea de fondo. Pinceladas de jugador ganador.

Atlético, utilizando mucho su físico y con la madurez que dan ya 25 años, Edwin Jackson supo jugar ocupando el sitio que se le otorgó y parece que lo seguirá haciendo según vayan recuperando los lesionados. Particularmente me gustó una acción de finales de la primera mitad, donde producto de un desajuste, se encontró marcando a Gustavo Ayón en las inmediaciones de la canasta. El mejicano recibió el balón mientras Jackson aguantó su marca, los segundos suficientes hasta que llegó Tibor Pleiss en la ayuda, consiguió un tapón al jugador blanco, para premiar la intensidad del escolta francés.

En definitiva, un nuevo aliciente para esta Liga Endesa que tocará disfrutar y en particular al F.C. Barcelona, en su objetivo de lograr todos los títulos esta temporada.