Cory Higgins, el hombre del momento

Cory Higgins, el hombre del momento

Antonio Rodríguez

              Recibió en la esquina y apoyado en un bote, anotó una suspensión que provocó una explosión de júbilo en sus compañeros de banquillo, que estaban justamente un par de metros detrás. Suponía un 62-78 a falta de menos de 5 minutos de la conclusión de la final de Copa del Rey, cuando instantes previos el Real Madrid estaba a once puntos del Barça y con el pálpito de la remontada. Dos tiros libres de Abrines, un error en el triple de Alocén y la citada suspensión a seis metros y medio de Cory Higgins, sirvieron como sentencia. Con 16 puntos de diferencia, cualquier ánimo de resurgimiento blanco, se hizo añicos.

Instantes después, el escolta estadounidense oía la sirena del tiempo muerto de Pablo Laso y regresaba al banquillo con su rito, ese que siempre inspira tranquilidad. Courdon Dennard Higgins da esa sensación de control, de confianza cuando estás a su lado. Uno de los fichajes más rutilantes del Barça el verano del 2019, en su segunda campaña da pie a pensar que, efectivamente, su mayor confianza y notable aportación son una base perfecta para pensar en éxitos. Y eso que le ha costado. Su silencio y discreción, a buen seguro, escondían momentos de frustración, de no salir las cosas como él deseaba, con un cartel de rutilante estrella europea, tras ser doble campeón de Euroliga con el CsKA Moscú. Aún sigue discreto en sus gestos y silencioso. Pero sus estadísticas humean. Con la paciencia que todo el mundo necesita y clubes de élite saben dar, está ya a la altura que él y los aficionados azulgranas deseaban.

En Liga Endesa, tanto en la victoria en San Sebastián como en el Palau ante UCAM Murcia, toco ceder protagonismo a otros compañeros, por lo que ni sus minutos ni sus números son destacados si hacemos una media. Sin embargo, en la competición de Euroliga, con exigencia de Euroliga, vean esta diferencia:

              Su metamorfosis desde el pasado 11 de diciembre, fecha de la jornada número 13, es un hecho. Cuatro minutos más que optimiza en más puntos y mejores porcentajes. Ahí trasciende la seguridad de lo que hace, dada de la mano por Sarunas Jasikevicius. Notables porcentajes de triples en el segundo tramo, aunque no sea un prolífico lanzador desde más allá de la línea de 6,75. El baloncesto de hoy día le obliga, pero su rango de mayor eficiencia en el tiro es el lanzamiento en suspensión a media distancia. ¿Que está olvidado? Viendo a Cory Higgins, en Endesa Basket Lover confesamos que, rotundamente no.

              Su legado no es la anécdota de ser el ahijado de Michael Jordan, sino el hijo de Rod Higgins, de quien bien tomó nota. Y como su padre se vio obligado a lanzar más triples desde la llegada de Don Nelson a los Warriors, pues ahora es el turno de Cory en tales lides. Su promedio es de 2,56 intentos triples a lo largo de su carrera (en Euroliga), que no es nada descollante. Si papá era un virtuoso del bote para irse de su rival en el dribling y súbitamente, lanzar en suspensión, así es el hijo apoyado en mayores condiciones físicas, el salto cualitativo que dan 30 años de diferencia. Lo hemos visto en esta temporada y media como azulgrana y lo vimos en la Copa del Rey donde se coronó MVP. Su explosiva arrancada le da opción a marcharse con un bote, dos botes … y levantarse cuando el defensor está aún recuperando en carrera. Y una suspensión a cuatro, cinco metros, da pocas opciones a cualquier tipo de ayuda. No tenemos conocimiento de sus porcentajes desde ese rango, pero pueden creer que es bastante alto. Además, su plasticidad y elegancia, por suerte, dista mucho del extraño tiro de papá, sacado desde tan arriba.

              En su insistencia en tirar más, en anotar y liderar más, hace sumar en un F.C. Barcelona que brilla esta semana por se campeón de Copa del Rey y con la mentalidad puesta en el próximo encuentro de Euroliga, ese gran sueño de la casa por el que para alcanzarlo, entre otras razones, ficharon a Cory Higgins, el hombre del momento.

MÁS ARTÍCULOS BASKET LOVER: LA COPA DE LA TELE