ARTÍCULO: CAJÓN DE SASTRE (I): HISTORIAS ALREDEDOR DE JUGADORES DE NUESTRA LIGA

ARTÍCULO: CAJÓN DE SASTRE (I): HISTORIAS ALREDEDOR DE JUGADORES DE NUESTRA LIGA

Antonio Rodríguez

- Brad Oleson, el excelente escolta del F.C. Barcelona, todos sabemos que procede de Alaska. Pero, ¿sabías que su población se llama North Pole? Sí, sí. “Polo Norte”. Tal cual. De hecho, él cursó sus estudios de instituto en la North Pole high school. Imaginen la chulada. Pues bien, en tal instituto, Brad Oleson tiene el número retirado. El número 23, concretamente.

De hecho, tuvo que ir a la retirada de su número cuando militaban en el Fuenlabrada. Viaje nada menos que de 24 horas. Y es que, allí tienen un gran recuerdo de él. Frente al instituto Lathrop, donde posee el récord de puntos, llegó a conseguir la máxima anotación de un jugador allí, con 43 puntos, anotando la friolero de 31 en la primera mitad. De hecho, el alcalde de la población, decretó tras una gran actuación suya, el “Brad Oleson day”. Casi nada. “En mi pueblo están un poco locos” declaró Oleson.

Posteriormente cursó sus estudios en la pequeña universidad de Alaska Fairbanks, de Division II, donde pasó desapercibido. No así para los scouters de Rosalía, donde recibió una invitación para probar con los Heat en las ligas de verano.

- Taquan Dean, el alero de Gipuzkoa Basket, que ya militase en Murcia hace unas temporadas. Bien, cuando dejó USA, la primera oferta que aceptó desde Europa, fue Biella. Una de las cosas que peor llevaba, puesto que Dean no lo había hecho nunca, era entrenar durante la pretemporada en la sierra. Subir cuestas y montañas era algo que le llamó mucho la atención y donde no lo pasó nada bien.

En Navidades, cuando al fin tenía unos días de vacaciones para volver a casa, a punto de coger el vuelo de regreso, fue llamado por su agente y le dijo “no cojas el avión, que debes tomar oro hacia Moscú. Un equipo de Euroliga (Dinamo Moscú), ha comprado tu contrato y jugáis mañana”.

Pero para historia, la que Taquan Dean pudo enterarse a través de un mensaje privado en facebook. Hace años, tras salir de una fiesta con Francisco García, el actual jugador de la NBA, un aficionado le pidió un autógrafo, cuando ambos cursaban sus estudios y compartían equipo en la universidad de Louisville (llegaron ambos a Final Four en 2005). Como no tenía nada donde escribir, el chico se sacó un billete de dólar de su bolsillo y ahí ambos firmaron. en el mensaje de Facebook, años después de aquello, le contaban que el chico llevaba todos los días ese billete en su cartera. El mensaje por la red social fue escrito porque el chaval había fallecido y su madre le puso el billete junto a él en el ataúd, como uno de los objetos que más apreciaba.