ARTÍCULO: Y SERÁS MENOS QUE TÚ

ARTÍCULO: Y SERÁS MENOS QUE TÚ

Antonio Rodríguez

Mindaugas Kuzminskas tuvo dos acciones en la defensa del bloqueo y continuación, sin la contundencia que se le exige. Que un tipo como Joan Plaza le exige. No estaban mal defendidos, pero las jugadas acabaron en canasta. Y eso bastó para hacer saltar a su entrenador de la silla. Jugada que al principio de la temporada sufrieron en ocasiones para defenderla y que poco a poco van ajustando y mejorando, es cuestión de plasmar el silencioso trabajo de la semana en la pista. Claro, que luego el chaval lituano se marcó un enorme partido, con 18 puntos en 26 minutos, haciendo todo tipo de gestos técnicos de los que está brindando a su afición esta temporada. Sin embargo, la eficacia defensiva es un compromiso de los cinco en pista para que funcione. Y en esas están: en empequeñecer la eficiencia del rival. Así, como un imperativo.

Unicaja está clasificado en segunda posición junto al F.C. Barcelona, con tan sólo una derrota en las 8 jornadas disputadas, porque su base parte de la defensa. Esfuerzo, movilidad de sus hombres y sobre todo, sobre todo, mucha concentración. Llevar a los rivales al terreno de la pintura, donde con su actividad, Fran Vázquez causa verdadero pavor, donde la acumulación de jugadores hace forzar tiros, que ya se encargarán ellos de coger el rebote defensivo, o simplemente alejarles de la canasta lo más posible, forman parte de la agonía del contrario en cada posesión.

Unicaja posee una firma para este artículo. Su rúbrica es que TODOS los rivales a los que se ha enfrentado, han bajado sus porcentajes de tiro. Incluso cuando perdieron frente al FIATC Joventut. Absolutamente todos. Antes de su encuentro en la Fonteta ante Valencia Basket, las estadísticas decían esto.

PROMEDIO DE TODOS LOS RIVALES DE UNICAJA: 41,8 % (tras jornada 08)

PROMEDIO DE TODA LA LIGA ENDESA: 44,7 % (todos sus partidos tras jornada 08)

Como pueden apreciar, en la última jornada también lo llevaron a cabo. Hace unas semanas, aquí hablamos de las lindezas del cuadro malagueño para tener esta travesía tan aplastante ante el resto de rivales. Y es que, los números no llevan lugar a engaño. Siguen amparándose en una estrategia propia del S.XXI: polivalencia en sus jugadores. Miren su plantilla. Todos sus jugadores, con la quizás sola excepción de Vladimir Golubovic -por sus dimensiones-, son capaces de defender a hombres, como poco, de dos posiciones en el campo. Algunos, como pudieran ser virtuosos como Kuzminskas, hasta tres posiciones. Y en ataque…En ataque lograron ante Valencia Basket hasta 7 mates. Y la mayoría de ellos, como producto de un jugador como Jayson Granger, que va hacia la canasta como un cohete y necesita de ayudas, segundas ayudas, ayudas a las segundas ayudas… el caso es que el balón cae doblado mansamente a las manos de un tipo con ganas de estamparla. ¿Verdad, Will Thomas?

Pues en esas están. Y en Málaga, tan contentos. Porque además, se tiene la sensación que lo mejor está por llegar. Que cuando estén en órbita de Top-16 en Euroliga, de Copa del Rey en la Liga Endesa, pondrán una marcha más. Y es que, como si fuese un dictámen, un decreto, cualquier rival con el que se topan, lo minimizan. Cual cita bíblica, lo cogen y les dicen “Y serás menos que tú”.