ARTÍCULO: REAL MADRID, UNA NUEVA ÓPTICA BAJO EL MISMO PATRÓN

ARTÍCULO: REAL MADRID, UNA NUEVA ÓPTICA BAJO EL MISMO PATRÓN

Antonio Rodríguez

El Real Madrid lleva una serie inmaculada de 10 victorias en otros tantos partidos oficiales en esta temporada, desgranados en 2 victorias en la Supercopa, 5 en la Liga Endesa y 3 en Euroliga. Tras la contudente ante el Valencia Basket (90-71) el pasado domingo, se cumple esta primera decena con solvencia. De hecho, en las notas que pude tomar del encuentro, solamente tengo puntos positivos en ellos:

  • Llegaban a todos los balones y rebotes largos. Quedó evidente en la escalofriante estadística de rebotes ofensivos: 17, destacando Maciulis y Rudy Fernández con 3, junto con otro dígito más oscuro, muestra de lo comentado: 4 de esos rebotes fueron “de equipo”. Sin materializarse en ningún jugador en concreto, porque el balón quedó suelto, se perdió por línea de banda o de fondo, rebote al fin y al cabo es y beneficio de labor colectiva.
  • Andrés Nocioni sacó ventaja de todos los marcadores que le pusieron. De hecho, está siendo una constante a lo largo de esta temporada. Con su flamante tiro exterior (8/10 en triples, fallando sus dos últimos, no lo olvidemos), le ha facilitado aún más la tarea de entrar a canasta. Llamativo fue que al primer parón del partido, cuando falló su primer triple en el noveno intento, el público le ovacionó por tal exhibición en cinco jornadas y él devolvió el aplauso. Restaban 04:37 para el descanso. Por supuesto que esto es trabajo. Cojan un vídeo de Nocioni de hace 10 años y verán que ha habido algo de horas en solitario frente a una canasta, entre eso y el actual -por momentos- 8/8.
  • Se nota que hay una pareja que en el dos contra dos se va afianzando, y han encontrado el “clic” que les conecta: Rudy Fernández y Gustavo Ayón.
  • Aunque Buycks y Dubljevic tuvieron momentos brillantes en pick&roll central, da la impresión que ahora cuesta más atacarles desde ahí.
  • Ioannis Bourousis. Hay que destacarle. Todo lo que hace, lo hace bien. Fue el mejor al final de la pasada temporada y creo que sigue siendo el mejor en este arranque. Es un tipo feliz que quiere ganar. 15 puntos y 7/10 en tiros de campo.
  • Entonces, visto esto, ¿qué ha cambiando entre los jugadores y Pablo Laso, para que se tenga la sensación entre los aficionados, entre algunos medios de comunicación, que este año haya menos fuegos de artificio, menos vistosidad y que se de una imagen de “se está reservando al equipo, que el año pasado llegamos muertos” en boca de algunos fans? ¿Están seguros?

    El Real Madrid sigue manteniendo un armazón y sigue ajustándose a un patrón, que para eso les entrena Pablo Laso. ¿Más estáticos? No se engañen, que teniendo a Sergio Rodríguez -que vuelve a brillar como la pasada temporada-, el ritmo no disminuirá en exceso. Sigue siendo el mejor jugador en la Liga Endesa en sacar partido de aquello del “ya no es contragolpe, pero decido algo antes que se coloque la defensa”, o lo que se suele llamar en baloncesto, transiciones rápidas. Los ejemplos de los pases a Mejri y Bourousis es la muestra de la fantasía y el mejor ejemplo de lo que comentamos.

    Algo hay de cierto en que Pablo Laso ha dado vueltas sobre sus jugadores para encontrar una nueva óptica. Y ésta, parece que es de su antojo. Hay más predisposición a que los pívots sean importantes, aún contando con la baja de Nikola Mirotic, teórico “4” titular la pasada temporada. Observen este gráfico de sus hombres altos, comparando sus estadísticas en tiros de campo, en formato “CANASTAS / TIROS INTENTADOS” (estadísticas en temporada 13/14, solamente de liga regular):

    Como pueden observar, los dos primeros han tenido un importante incremento. La bajada de Felipe Reyes es mínima y puede que circunstancial, porque Felipe siempre es y será Felipe. Marcus Slaughter, que no ha debutado aún en esta Liga Endesa (sí en Euroliga), no tenía una incidencia importante en ataque. Y donde mayor incremento se puede dar es si comparamos a Mirotic y sus números -un teórico líder del equipo en ataque-, comparado con el recién llegado Gustavo Ayón. Eso sería más que contrarrestado si unimos, como podemos ver, a Andrés Nocioni, que está oficiando de ala-pívot, como en sus últimas campañas en Baskonia.

    ¿El juego puede ser más ralentizado? Pues quizás sea una sensación más que una realidad. Vean:

    Tiros a canasta en la temporada 13/14: 63.7 de promedio por partido.

    Tiros a canasta en la temporada 14/15: 62,8 por partido. Una diferencia inapreciable de - 0,9.

    Tiros libres en la temporada 13/14: 20,1. Tiros libres en la temporada 14/15: 19,8. (- 0,3).

    Como leen, puede ser una cuestión más de sensaciones. Porque lo que sí es más destacado, lo que más encandilaba y muestra que el Real Madrid corre en uno contra cero, son los contragolpes tras robos de balón. Los más seguros para acabar en el “highlight” del partido. Y es curioso el dato:

    Temporada 13/14: Robos de balón: 10,1 Pérdidas forzadas al rival: 12,3.

    Temporada 14/15: Robos de balón: 9,4 Pérdidas forzadas al rival: 14,6.

    Observen que en la pasada campaña se robaban más balones (tampoco muchos más), pero en esta actual temporada, hay un claro incremento de 2,3 en pérdidas de balón que finalizan, no solamente en robos, sino en agotar los 24 segundos o que un balón se pierda por la línea de banda (que si se recuperara la regla que el árbitro no tuviese que tocar el balón cuando un equipo saca en su propio campo, verán cómo volverían a correr). Parece haber un mayor sacrificio y quizás se pueda explicar por el “cerrojazo” a la canasta, al haber mayor “masa” y contundencia en la zona, mientras la custodian tipos como Ayón, el propio Nocioni o incluso un “3” de las características de “tanque” como Maciulis, a los ya “caseros” habituales de Felipe, Mejri o Bourousis.

    Rudy Fernández ha empezado más al ralentí, pero poco a poco va cogiendo tono y no se pondrá en duda las garantías de la línea exterior. Lo que sí se ha transformado algo es en mayor equilibrio ofensivo entre el juego interior y exterior. ¿Ganado? Eso, de momento, que lo decidan los aficionados. Siempre que haya mayor balance entre una línea y otra, un equipo sale ganando. Por ello, el Real Madrid muestre una imagen algo diferente, de menos carreras, menos show, menos bombardeo…pero que quizás quede en más de imagen que de realidad.