ARTÍCULO: VUJACIC, AIRE FRESCO Y ESPERANZADOR EN VITORIA

ARTÍCULO: VUJACIC, AIRE FRESCO Y ESPERANZADOR EN VITORIA

Antonio Rodríguez

Alexander Vujacic entró en pista cuando el marcador mostraba un 12-6 y restaban 04:53 para la finalización del primer cuarto. El rival era La Bruixa d’Or manresano, que no parecía llamar mucho la atención del aficionado vitoriano, pues poco más ocupó la mitad del aforo del imponente Fernando Buesa Arena. Pero aplaudieron, todavía con el reflejo fresco de su buena actuación dos días antes, con su victoria (al fin) frente al Galatasaray, su debut en la Liga Endesa podía ser la continuación de una buena racha y la confirmación de un buen estado, o simplemente que aquello fue flor de un día.

Alexander “Sasha” Vujacic, este hijo de entrenador de baloncesto y jugadora de voleibol, ingresa en pista. Se alza un poco más de lo normal los pantalones como para descubrir sus rodillas a diferencia de sus compañeros. Y a partir de ahí, se puso a jugar a baloncesto, porque tenía ganas. De disfrutar y de agradar.

Porque ganas e implicación ya mostró en los primeros minutos, aplaudiendo desde el banquillo y levantándose para animar de forma permanente. Y ganas e implicación mostró cuando formaba parte del quinteto en pista, porque lo que tiene claro a sus 30 años es que, al margen de agradar al público, también lo tienen que hacer con los compañeros. Sube el balón en lo que pudiera ser una transición rápida y, consciente de dónde se encuentra, lo primero que hizo fue buscar al base en pista, Thomas Heurtel, y retrasar el balón dándole un pase para que iniciase la jugada. Nada de acaparar protagonismo e impaciencia por mostrar su calidad. Tiempo tendrá, pues ha firmado hasta final de temporada.

Vujacic las ha conocido de muchos colores. Él, formando parte de la plantilla junto a Pau Gasol de Los Angeles Lakers, que aquel que quedó dos veces campeón de la NBA, como Pau, en los años 2009 y 2010, siendo instrumental en el segundo título, cuando le denominaban con todo el convencimiento “The machine”, se enfadó bastante, tras salir de su asombro inicial, el día que se enteró que los Lakers le enviaban, tras un traspaso a tres bandas, a el deprimente Meadowlands Arena (o como quiera llamarse en ese momento), allá donde deambulaban los New Jersey Nets. Vujacic, que visto aquel panorama, tomó la determinación de aceptar la jugosa oferta de Anadolu Efes cuando el lockout de la NBA parecía alargarse, abandonando Estados Unidos y siendo así, motivo de más tinta en la prensa del corazón, pues aquella insalvable distancia fue un capítulo más en el fin de su relación con la tenista Maria Sharapova. Bien, de este jugador, algo bueno tendrían que ver en la gerencia de Baskonia, cuando se aseguraron que defenderá los colores del Laboral Kutxa hasta el final de temporada, a diferencia de Lamar Odom (¡qué odiosas son las comparaciones! Sobre todo en este caso), que fue firmado por tan sólo un mes.

Alexander Vujacic estuvo muy notable en la tarde del domingo ante los manresanos, destacando con 21 puntos en 25 minutos de juego. Mano dispuesta a anotar de tres, a lanzar suspensiones y a mostrar unas virtudes y unas costumbres adquiridas en Estados Unidos, que forjan una gran adquisición para intentar suplir a Orlando Johnson, que estoy convencido que es un extraordinario jugador, que vaya Vd. a saber por qué, ni se encontraba cómodo ni ha mostrado una mínima parte de la calidad que atesora.

Nuestro protagonista lanza triples cuando está abierto, es capaz de encararse -como compañero- y negar en su discusión a Kim Tillie tras una acción conjunta, mientras ambos se retiran al banquillo. Y es un espectáculo jugando el dos contra dos con el balón en su posesión. Al igual que la fantasía que nos pueda ofrecer cada jornada Sergio Rodríguez, Vujacic aguanta y aguanta con el balón, amenazando pase. Si le entran con descaro, la suelta. Pero ante tímidas fintas, aguanta su posesión, lo protege, se para y sigue entrando a canasta. Sin miedos, sin pánicos ni urgencias. Tablas y usos de la biblia NBA, de un jugador que ha llegado a ser importante en la gran liga. Su triple, tras la gran asistencia de Thomas Heurtel por detrás de la espalda, fue la guinda para una muy interesante actuación. Con ella, Laboral Kutxa logra su tercera victoria consecutiva y remonta el vuelo. Con la enorme efectividad de Davis Bertans (jugador que se merece un artículo en breve), el lento, pero seguro acoplamiento de Colton Iverson y Dorom Perkins, son el nuevo aire fresco y la esperanza en el conjunto de Marco Crespi.

Veremos qué nos depara su futuro próximo. Lo que sí ha adquirido es un tipo con muchas ganas de agradar y decidir. Y eso es una notable probeta de ensayo.