FALLECE JOSÉ LUIS ABÓS

FALLECE JOSÉ LUIS ABÓS

Antonio Rodríguez

(ACB Photo / Ramón Comet)

Cuando alguien de la familia del baloncesto fallece, como en todas las familias, una parte de todos nosotros lo hace también. Ayer, a la edad de 53 años, falleció José Luis Abós, entrenador del CAI Zaragoza. El pasado 4 de Agosto emitió un comunicado en el que anunciaba su temporal retirada del equipo por un problema de salud con el que tenía que batallar, sin saber exactamente cuantificar su periplo de ausencia. Tal problema de salud, insuperable, ha podido con él.

José Luis no ha sido un tipo de declaraciones altisonantes, grandes titulares, ni a nivel regional, ni por supuesto, nacional. Él siempre creyó en su trabajo y dejaría que sus actos hablasen en su lugar. Un ascenso a la ACB del CAI Zaragoza en esta nueva versión siglo XXI, la llegada a la Copa del Rey -dos veces-, el asentamiento como club en la élite, y una semifinal liguera en la que sí, todos ya les considerarían un grande, han formado parte de su legado. A pesar de eso, la discreción en el trabajo de este zaragozano de pro, le ha acompañado siempre. Observaba a su equipo el día de partido, en la rueda de calentamiento, sentado, tranquilo, a un lado. Charlaba con el cuerpo técnico del equipo rival, transmitiendo esa imagen y esa humildad de asistente, de alguien que lo había sido durante muchos años a lo largo de su carrera. Sincero, amable, nunca regalaba el oído, pero nunca decía obviedades. La cercanía de un tipo al que le era cercano el baloncesto.

Las huellas de sus pasos quedarán para siempre entre la tierra en los caminos zaragozanos. Abós fue designado el mejor entrenador en categoría junior cuando el CAI Zaragoza (el antiguo), se proclamó campeón de España. En la foto, le acompañan los chavales que él entrenaba, como Francisco Javier Zapata, Raúl Capablo o el mismo Chuchi Carreras, entrenador posteriormente del equipo senior. De aquellas glorias de cantera del conjunto caísta, él fue directo partícipe y líder. Y si miramos un paso más atrás, cuando fue jugador en categorías inferiores, llegó incluso a coincidir con el verdadero santo y seña de la capital maña: Fernando Arcega.

José Luis Abós soñó y experimentó. Con una de las mejores personas que haya dado el baloncesto estadounidense, Dave Odom, entrenador de Tim Duncan y Ricardo Peral en Wake Forest, llegó a ser su asistente hace 14 años, una de las vivencias que más anhelaba, coincidiendo con otro maño, como Rafa Vidaurreta, en su etapa como jugador en el college afincado en el estado de North Carolina.

Alguien como José Luis Abós, de los que solamente se dejan notar en el silencio de un pabellón con gradas vacías, durante los entrenamientos, dando el protagonismos a sus jugadores en el momento de los partidos, pues nunca lo demandó, dejan huella en muchas personas que tuvieron la suerte de compartir vida y aventuras con él. La afluencia de condolencias en las aguas de las redes sociales, ha sido multitudinaria. Desde Espacio Liga Endesa, nos unimos a ellas. Descanse en paz.

(ACB Photo)

(ACB Photo / Esther Casas)

(ACB Photo)

(ACB Photo / Esther Casas)

(ACB Photo / Esther Casas)