ARTÍCULO: WALTER II, “EL DESTRUCTOR”

ARTÍCULO: WALTER II, “EL DESTRUCTOR”

Antonio Rodríguez

Juanjo Triguero recibió el balón bajo el aro, vio una sombra enorme a su alrededor y en su entrada, dudó, dio un paso más de lo permitido y cometió tal violación. Jesús Chagoyen continuó bloqueo, recibiendo un buen pase, para toparse con posterioridad ante Tavares. Se frenó y mientras buscaba a un compañero, se agotaron los 24 segundos de posesión. Dos jugadas y dos datos en contra de Obradoiro, que en ninguna circunstancia se computarían a favor de Walter Tavares. Injusticia de las estadísticas convencionales, que sí compensada en la cara de absoluto pánico de sus adversarios.

Es Walter Tavares, un monarca de 2.20 de estatura en el Herbalife Gran Canaria. Walter II, puesto que nunca habrá que olvidar la hegemonía casi dictatorial de su Walter antecesor, Walter Szczerbiak en el Real Madrid. El pívot procedente de Cabo Verde se hizo tan dueño de la zona, añicos cualquier intento de anotar en la zona del Río Natura Monbuns y fue tan destructor e intimidador, que decantó el choque en el último cuarto encauzando nuevamente el camino de los suyos y vencer por 72-57.

Moncho Fernández solicitó tiempo muerto viendo la inoperancia de los suyos a la hora de atacar al gigante:

- “¡Tavares!: …” (Y explicó una primera opción).

- “¡Tavares!: …” (Y explicó una segunda opción en su pizarra).

Sus jugadores saltan a la pista y en su primer ataque, Keaton Nankivil se abre tras bloqueo -una de las opciones explicadas en el tiempo muerto por su entrenador-, y de forma precipitada lanzó una suspensión con prisas, por aquello del “¡que viene, que viene!” de Tavares. En la segunda jugada consecutiva, nuevamente Nankivil, intentó jugar de espaldas al aro, quizás para no ver más a su verdugo, en una zona cargada de hombres y perdió el balón. Un tipo procedente del disciplinado juego de la universidad de Wisconsin, totalmente cortocircuitado y sustituido por Moncho Fernández, viendo su ineficacia. Ese fue el legado de Walter Tavares, que a falta de 02:51 para el final del encuentro, Aíto García Reneses lo sentó en el banquillo, con un 70-49 y el trabajo hecho. Reconocimiento en una estruendosa ovación.

Herbalife Gran Canaria jugó una excelente primera mitad con una notable defensa y un muy atractivo ataque, con circulación rápida de balón y pases muy certeros. Río Natura Monbus, que tan buena imagen había dado en la primera jornada, se perdía entre despistes defensivos y malos porcentajes de tiros exteriores, dando todo este combo un resultado al descanso de 40-23, que mostraba muy a las claras lo que estaba sucediendo. Maxi Kleber no respondía a las expectativas previas y ningún compañero ofreció alternativa.

En el tercer cuarto llegaron buenos momentos de Obradoiro, con Alberto Corbacho inspirado (como para decorar en un 5/13 sus lanzamientos triples, tras un arranque de 0/4) y la agresividad de Rafa Luz (11 puntos, 4/4 en tiros de campo). Recortaron la diferencia en 7 puntos y se colocaron a 12 de desventaja, pero no fue suficiente. En el último cuarto, con la aparición nuevamente de “Walter II, el destructor”, (que tuvo una interesante aportación ofensiva en buena combinación con Báez, con 8 puntos, más 10 rebotes y 4 tapones), las ventajas se volvieron a acrecentar.

Fue el estreno de esta nueva temporada en el Gran Canaria Arena, ante casi 6000 espectadores. El atractivo del nuevo y espectacular escenario tras su estreno, venían con la llegada de la selección de Estados Unidos en un amistoso previo a la Copa del Mundo y de ser sede en sí del propio torneo. Ahora, mientras se vislumbra la Copa del Rey para el próximo Febrero, la asignatura pendientes es dar acogida, no solamente a los casi cinco mil fieles que llenaban el Centro Insular de Deportes cada jornada, sino dar la bienvenido a otros nuevos cinco mil, reconvirtiendo a aficionados esporádicos en fieles seguidores del equipo cada semana. Me cuentan que los abonos se están ofreciendo a precios realmente asequibles como para formar parte de la “familia GranCa”. Desde un seguimiento en la distancia, lo que nos atrevemos a asegurar es que a Herbalife Gran Canaria vale la pena verles en directo. Es un equipo que ofrece una atractiva propuesta de baloncesto atrevido, de buenos pases, orden defensivo, categoría en muchos de sus jugadores y con honestidad, espectacular. Además, les aconsejo que no pierdan la oportunidad de ver las evoluciones de un tipo de 2.20 de estatura y comprobar en unos cuantos palmos de distancia, lo que es la intimidación en directo, el pavor en sus rivales y el concierto de tapones colocados desde tan arriba. Es el influjo de Walter Tavares, “Walter II, el destructor”.