ARTÍCULO: IBEROSTAR TENERIFE, FÓRMULA DE ÉXITO YA CONOCIDA

ARTÍCULO: IBEROSTAR TENERIFE, FÓRMULA DE ÉXITO YA CONOCIDA

Antonio Rodríguez

Con el pitido final y la victoria de Iberostar Tenerife (87-96), entre la gran alegría de los canarios, Audie Norris desde el banquillo sevillano, fue a dar un caluroso abrazo a Luke Sikma en forma de felicitación. Sus 23 puntos y 6 rebotes, al margen de todo lo que hizo jugar a sus compañeros, bien merecían el reconocimiento de tan icónico mito. El rubio pívot volvió a mostrar las excelencias de su juego para el equipo, coletilla ésta que es lo más importante en su juego. Volvió a jugar en el tablero para capturar rebotes ofensivos como muy pocos saben hacer, mostró su enorme habilidad para pasar el balón, utilizó su cuerpo en los tiros cortos de protección como los maestros.

Alejandro Martínez fue quizás, quien más satisfecho se retiró del parquet de San Pablo. Su propuesta de baloncesto sigue funcionando. Arriesgada, pero con la agresividad suficiente, funciona. De hecho, no entraron pánicos cuando se vieron por debajo en el marcador en el último cuarto 82-76, tras ir los más minutos por delante en el electrónico. Ellos siguieron a lo suyo, que sobre todo pasa por conocerse de memoria. El retornado Blagota Sekulic, dando un pase doblado hacia fuera, sin mirar prácticamente, fue una fantasía de alguien consciente que en un punto determinado, debía tener un compañero. Y efectivamente, ahí estaba Nicolas Richotti para recogerlo y asestar la puntilla a los sevillanos en forma de triple (84-89).

Iberostar Tenerife debuta y muestran sus apuntes: circulación de balón, cortes desde lado débil, incorporaciones de terceros hombres en el pick&roll para encontrar mejores líneas de pase, y tiros/unos contra uno abiertos de sus hombres altos. Con Sekulic-Sikma como hombres interiores, o en su versión de rotación, Tsairelis-Lampropoulos, es arriesgado (faltan centímetros respecto a los rivales. Por eso, un tipo de la calidad de Willy Hernangómez cuajó un brillante partido. Pero no ganó). Son buenos pasadores, buenos tiradores exteriores y con mucha movilidad. Scott Roth tuvo que volverse loco al no saber cómo controlar la pareja interior titular (38 puntos entre ambos). El bueno de Scott, que cuando jugó en España en las filas de Baskonia -Taugrés en aquella temporada 90/91- dirigido por Herb Brown, hermano de Hubie, fueron los primeros en utilizar la modernidad del “4” abierto en la figura de Joe Arlauckas y sólo un interior claro: Ramón Rivas. Pues ya sufre en sus carnes una vuelta más a tal evolución que algunos han adoptado: Alejandro Martínez le muestra los cinco en pista abiertos.

Richotti, sin estar demasiado acertado, supo decidir al final, Levi Rost y Javi Beirán, a sus bombas de “llegar y tirar” y la nueva incorporación Rodrigo San Miguel, que tiene libertad -y hasta alientos- para entrar más a canasta que lo hiciera en Murcia y por supuesto, en Valencia. Consiguió un tuya-mía-tuya fantástica, digna de cualquier top en mejores jugadas. Ornamentación de lo más artesanal.

Lindezas de un equipo, que si revisan nuestros textos en la pasada campaña, hablaban de lo mismo. Como también se decía que había que jugar con una intensidad de 110% siempre, o tales riesgos no funcionan. De momento, con el guiño de seguir utilizando diseño “retro” en su vestimenta (la misma que el CajaCanarias de hace 25 años), ellos también quieren ser recordados por su estilo propio para dentro de otros 25.