ARTÍCULO: SE PRESENTÓ LA LIGA ENDESA

ARTÍCULO: SE PRESENTÓ LA LIGA ENDESA

Antonio Rodríguez

“¿Tú amas el baloncesto?”

Este fue el lema de la presentación de esta nueva temporada en la Liga Endesa 2014-15. Y en el edificio central de Endesa, un recinto que parece creado y diseñado para este tipo de presentaciones -y esa sensación siempre se ha tenido en cada una de ellas-, esta fue la justificación en la que se basaron sus dos presentadores, Arsenio Cañada y Lalo Alzueta, para ver sobre la pantalla gigante un fantástico vídeo introductorio. “Endesa es la casa del baloncesto” declaró su presidente, Borja Prado, dando la bienvenida, cuatro años después de su primera aparición, dando apoyo y apellido a la ACB. Y orgulloso mostraba el paso a un nuevo curso.

Pues sí. La Liga Endesa empieza. Dijimos adiós hace unas semanas al concentrado festín que significó la Copa del Mundo y desde entonces, parecía que estábamos huérfanos de baloncesto. Pues repito: la Liga Endesa llega este fin de semana con su primera jornada a nuestra rutina, a nuestros fines de semana, a colmar nuestros deseos por ver buen baloncesto en directo en las canchas o desde nuestro salón.

¿Y qué le pedimos a esta nueva edición 14/15? Pues por encima, por encima de todo, que me divierta. ¿Saben lo que más se vio en el montaje de vídeo de presentación, en el “amas el baloncesto”? Al margen de grandes canastas, lógico y normal, vimos pases. Pases de unos compañeros a otros, pases como código para que Rudy Fernández lo descifrara como “la magia del baloncesto”. Sí, señores. Como amante y aficionado al baloncesto, me gustaría ver circulación de balón, ver pases, que al fin y al cabo, por encima de tapones, mates o triples, son tan esencia de nuestro deporte como el mismo balón.

Borja Prado, presidente de Endesa, hablaba en su discurso de “Valores fundamentales con los que nos hemos comprometido: trabajo en equipo, comportamiento ético y la cercanía a las personas”, intrínsecos del baloncesto. Francisco Roca, presidente ejecutivo de la ACB, exponía el compromiso y “el esfuerzo que haremos para conseguir más complicidad”. Con los aficionados directamente y con los medios de comunicación -para que llegue a los aficionados por esta vía-. ¿Alguien conoce más compromiso de equipo, más solidaridad como concepto ético y más cercanía al aficionado que ver un balón circulando, asistencias por detrás de la espalda, asistencias que retan a superar incluso las leyes de la gravedad en algunos jugadores? Pues eso es, y lo transmito a modo de ruego a los jugadores y entrenadores, lo que quiero ver para esta nueva temporada. Nos divertirán con ello. Palabra.

Venimos muy mal acostumbrados porque tuvimos la ocasión de ver en las últimas tres semanas de competición en el pasado curso, un baloncesto maravilloso, sideral, absolutamente mágico, que decía Rudy Fernández, entre otras personalidades del mundo del deporte, en el vídeo. Las semifinales ligueras entre Valencia Basket y F.C. Barcelona, junto a las de Real Madrid y Unicaja, con la consiguiente final entre azulgranas y madridistas, fue una sublimación con la emoción y el espectáculo, como pocas veces hemos visto. Pues que esa atmósfera continúe que, creo que estamos todos de acuerdo, las plantillas se han reforzado. Que se juegue con el desenfado y la calidad que ellos atesoran. Recibimos muchas caras nuevas, muchos alicientes añadidos a los que ya había. Den un balón a Dwight Buycks para que vean lo que es capaz de hacer con él. Posen su mirada en los ojos de Gustavo Ayón y verán fulgor en su deseo por ganar. Observen la elasticidad en el cuerpo de Deshaun Thomas, felino en la disputa del cualquier balón. Serán nuestros nuevos invitados a la fiesta, junto con un ejército de nuevas caras tras ellos. Una fiesta de la que disfrutaremos todos. Que haya lamentos en las gradas por verse derrotados sobre la bocina final, porque ellos serán acompañados de júbilo en la siguiente semana cuando sus colores salgan victoriosos.

Así es la Liga Endesa y así es como la queremos. ¿Tú amas el baloncesto? Pues frótense las manos, que esto empieza.