ARTÍCULO: RYAN GOMES, LA PRUEBA DE UN LABORAL KUTXA A PRUEBA

ARTÍCULO: RYAN GOMES, LA PRUEBA DE UN LABORAL KUTXA A PRUEBA

Antonio Rodríguez

Llegar con la vitola de jugador importante de NBA a Vitoria en estos últimos meses, le habrán explicado ya a Ryan Gomes que no le asegura absolutamente nada, sino más bien que le miren con escepticismo. Y seguro que le habrán hablado de un tal Lamar Odom que pasó por allí…

El caso es que Ryan Gomes, firmado hasta Diciembre, es una de las apuestas más importantes de Laboral Kutxa para este inicio de temporada y por lo mostrado, parece ser que es un jugador que podrá estar en forma, que podrá ser un jugador importante y que lo que se tiene muy claro, es que estará integrado en el equipo y las maneras baskonistas.

Gomes era ese jugador todoterreno de una universidad de la importante Big East Conference, pero de las menos descollantes, Providence, que verle jugar era ver que el tipo era capaz de hacer absolutamente de todo, como los verdaderos superclases. Físico y capacidades de alero, a su corpulento cuerpo le acompañaba una finura a la hora de botar, de lanzar desde exterior, de postear, digno de la élite nacional. Hasta el punto que estuvo en el primer quinteto “All American” en 2004, siendo el jugador más desconocido de los cinco. Un fenómeno de los que siempre pensamos que ‘en Europa, rompería’.

En Europa ya ha estado, en los Artland Dragons de la liga alemana, en la temporada 12-13, disputando 8 partidos en un par de meses, en los que cobrada la nada desdeñable cantidad de cuarenta mil euros mensuales. Y lo más importante es que se hablaban buenas cosas de Ryan en su estancia allí. Compartió equipo con Marquez Haynes y supo estar a la altura del compromiso que se le exigía, con 12.8 puntos de promedio y estar implicado dentro de la dinámica del equipo. Jugadores de tal talante, a nada que ven una oportunidad en la NBA, aunque no dispongan de muchos minutos, acaban volviendo a su país bajo sus lemas de “I’m a NBA guy, man”.

Pues nuevamente regresa a Europa, concretamente a Vitoria. Con la gira sudamericana del Laboral Kutxa ha ofrecido un buen rendimiento, mostrando que puede sumar en múltiples facetas de juego, como ha hecho siempre. No existen divismos ni egoísmos acompañándole, sino vuelta a formar parte de un grupo, que puede resultar excitante, en un plantel con dibujo nuevo por su nuevo entrenador, Marco Crespi.

Me cuentan desde Vitoria, que a la finalización de uno de sus primeros entrenamientos, cogió a Ilimane Diop, que había sufrido cierta reprimenda de su entrenador por no aguantar la posición en poste bajo, y estuvo trabajando con él cuando todos estaban en vestuarios, explicándole dónde fallaba, cual debía ser la colocación correcta del cuerpo y dónde podía hacer daño desde ahí. Pequeña anécdota que muestra implicación.

La inminente Supercopa está al caer. Veremos cual es su aportación, porque queda claro que es uno de los focos de la competición.