El éxito de Zenit St. Petesburg, el equipo "español" en Rusia

El éxito de Zenit St. Petesburg, el equipo "español" en Rusia

Antonio Rodríguez

Mientras Joan Plaza daba instrucciones rodeado por sus jugadores, en el CsKA Sports Hall de Moscú, el público intentaba sacudirse la angustia con un momento de relax. El homenaje a la leyenda del club y de la selección soviética en la década de los 70, Alzhan Zharmukhamedov, servía como escape fugaz. Poco duró. Volver a la realidad para el actual campeón de la Euroliga, significaba ver el marcador con un 62-66 en contra, al inicio del último cuarto este pasado fin de semana, en la VTB, ante el Zenit St. Petersburg. En un extraordinario partido, una suspensión de Evgeny Voronov acabó por decantar la contienda a poco más de un minuto y arrancar una victoria a domicilio, algo que en esta competición, los moscovitas conocieron tan solo una vez en todo el pasado curso.

Zenit St. Petersburg, a pesar de su severa derrota en Berlín en la primera jornada de Euroliga (85-65), encajando un 13 de 29 en triples, está de subidón porque, aun sin Mateusz Ponitka ni Gustavo Ayón (dos semanas de baja tras sufrir su fractura de nariz en el choque ante Alba Berlín), dieron una clase magistral en la capital rusa para sacar un más que brillante victoria. Mérito de un potente plantel, quizás el más fuerte que haya tenido Joan Plaza en sus manos y las ganas por trabajar bien. ¿Cómo es este Zenit cargado de “españoles”?

Andrew Albicy, base titular del nuevo proyecto "español" del Zenit.

Colton Iverson, Andrew Albicy, Will Thomas, Alex Renfroe, Tim Abromaitis, Gustavo Ayón y Mateusz Ponitka. Siete jugadores que, excepto el último, han pasado más de una temporada en la Liga Endesa y nos son tremendamente familiares. Una receta de éxito que se aplicó coach Plaza para jugar sobre seguro en las frías y competitivas tierras rusas cargadas de petrorrublos. El arsenal mencionado, con la colaboración del estadounidense Austin Hollins, enorme clase desde la posición de escolta, procedente de -agárrense- de la Pro B francesa, la liga finlandesa y los dos últimos años, en el baloncesto alemán, el Rasta Vechta más concretamente. Y el bloque nacional, liderado por el veterano “hacelotodo” Anton Ponkrashov, el pívot Sergei Balashov y el tirador Evgeny Voronov.

 ¿Cómo juegan y por qué vencieron en Moscú al CsKA? Cierto es que todavía llevamos muy poca temporada. De hecho, oficiales, Zenit St. Petersburg ha jugado 3 encuentros (añadan a los dos mencionados, el triunfo en cancha del Zielona Gora de Zan Tabak, 67-92). Para la exigencia del entrenador badalonés, aún sigue habiendo despistes en defensa por falta de sincronización, en rodaje para aunar el instinto de los jugadores en pos del mismo sistema de juego.

La ausencia de Gustavo Ayón por dos semanas, de momento no es tan problema.

Sin embargo, en ataque son una auténtica delicia. Para ganar al CsKA, aunque sea en octubre, hay que saber jugar y hacerlo muy bien. La clave fue EL PASE. Pasan muy bien. El equipo protagonista de este reportaje lleva una media en la VTB de 25 asistencias. Y en la derrota holgada ante Alba Berlín con 65 pírricos puntos, supieron a pesar de la adversidad, sacar 19. Porque juegan a permanentes cortes y pases, lo que acrecenta el espectáculo de este deporte una barbaridad, a ojos del aficionado. Desde dos posiciones en pista: una, los creadores exteriores abiertos, sea un maestro como Anton Ponkrashov (que parece erigirse como el líder del grupo) o los bases Alex Renfroe y Andrew Albicy, aunque este es quien de los tres, el jugador que más decide levantarse y tirar en la situaciones de bloqueo y continuación. Y la otra, procendentes de los postes. Tanto Colton Iverson, como Gustavo Ayón o Tim Abromaitis son excelsos pasadores desde el poste bajo, alertando al rival de una enorme peligrosidad en los jugadores del lado contrario.

Circulación, balones rotando a un lado y otro de la pista, hombres en constante movimiento… una sincronía que embauca y de momento, hace ganar. Los aficionados del Zenit están de subidón y esperan continuarlo en la primera jornada de la Turkish Airlines Euroleague que disputan en casa. Nada fácil. El rival al que esperan es el F.C. Barcelona, uno de los máximos candidatos a todo este año. Expectantes estaremos a partir de las 19 horas el próximo viernes en el Sibur Arena. Porque también los aficionados españoles estaremos mirando de reojo las evoluciones de este equipo con un plantel tan “español”, con el que tantas veces hemos disfrutado en nuestra Liga Endesa.