ARTÍCULO: SERBIA vs GRECIA, LA CARA Y LA CRUZ DE UNOS CUARTOS DE FINAL

ARTÍCULO: SERBIA vs GRECIA, LA CARA Y LA CRUZ DE UNOS CUARTOS DE FINAL

Antonio Rodríguez

Era duro ver la cara de Fotis Katsikaris en los últimos minutos. Ver con impotencia cómo sus jugadores estaban poseídos por una ansiedad que no habían conocido en ninguno de los cinco partidos que habían disputado -y ganado- anteriormente. Daban pases más largos que eran interceptados, lanzabas triples totalmente abiertos que no entraban o entradas a canasta que el aro, caprichoso, se encargaba de escupir. Parecía una maldición. Y como una tragedia de hace más de 2000 años estuviera sucediendo si de griegos hablamos, se veía de patitas en la calle en esta Copa del Mundo, tras haber completado en Sevilla una meritoria marcha.

Por su parte, Serbia, equipo que tan sólo había ganado a Irán y Egipto, se presentaban Madrid, en los octavos de final como cuarta de grupo -y gracias- y con el mejor encuentro de largo disputado hasta este momento, han encontrado un hueco entre los ocho primeros de esta Copa del Mundo. Con un excelente acierto anotador que nunca decayó y una muy seria e interesante labor defensiva, Aleksandar Djordjevic pudo fundirse en un abrazo con los jugadores a los que entrena a su finalización.

Serbia se convierte en otro peligroso contendiente para semifinales. Poco a poco sus piezas van encajando. Por un lado, Djordjevic está haciendo acrecentar la aportación de Nenad Krstic. Era curioso ver en Granada cómo tres de sus pívots (el mencionado Krstic, Stimac y Katic) eran de los que menos jugaban en su selección. Y en el caso del ya ex pívot del CsKA (fichado por Anadolu Efes), según iba transcurriendo el torneo, fue ganando protagonismo hasta evidenciar frente a Grecia que debe un hombre importante en cualquier esquema. Y es que Miroslav Radulica está haciendo un notable torneo -en ataque-, y necesitaban algo más de solidez dentro. Milos Teodosic encontró momentos de inspiración -peligroso para el rival-, mientras que uno de los mayores quebraderos de cabeza para los oponentes está siendo Nemanja Bjeljca. Utlizado como ala-pívot, sus 2.09 de estatura con capacidad para jugar hasta de escolta, volvió locos a los griegos con sus desequilibrantes 1 contra 1, su lanzamiento exterior y el enorme rango en el que se maneja. Pararle necesita de ayudas y de mucha rapidez a la par que altura. Nikola Kalinic asombró con dos espeluznantes mates, pero es que Kalinic, forme o no parte de los highlights de la jornada, siempre hace el mismo sacrificado trabajo.

Su excelente defensa en la segunda mitad fue lo que resquebrajó los octavos de final ante los griegos. Supieron desactivar a Bourousis en los segundos 20 minutos. Stefan Markovic, Kalinic o Simonovic están dando buenos servicios. Y para finalizar, destacar el excelente encuentro que se marcó Bogdan Bogdanovic, sobre todo en lanzamiento exterior, con un día tan de cara que triples lejanísimos o con el defensor encima, acababan entrando. Serbia, que no es ni mucho menos, el equipo de hace 12-14 años, que es paradójico que adolezca de tiro exterior (Teodosic o Bjeljca en ocasiones), puede encontrar en los triples de Bogdanovic el interruptor que les lleve a semifinales, algo que tras ver su rendimiento en Granada, se hubiese catalogado de utopía. Sería uno de sus grandes éxitos recientes.