CRÓNICA ESPAÑA 89-56 SENEGAL

CRÓNICA ESPAÑA 89-56 SENEGAL

Antonio Rodríguez

Madrid dio la bienvenida a la Selección Española en el primer cruce directo en busca del título, los octavos de final, y ésta les correspondió con una holgada victoria sobre la Selección de Senegal (89-56). A una atractiva presentación con un espectacular juego de luces, un escenario ideal, el Palacio de los Deportes madrileño que lo han vestido de chaqué para la ocasión. Si en directo toda la atmósfera que se respira es atrayente, para el televidente todo tiene tintes de elegancia. Y así, el Equipo Nacional tenía que corresponder con su juego al llegar su turno. Y un parcial inicial de 6-0 puso el inicio del camino y fue la manera más rotunda para el rival y amable para el aficionado de decir “estamos aquí”.

Ricky Rubio, Navarro, Rudy Fernández, Marc y Pau Gasol en esta ocasión, sí que parecieron tomarse el partido de manera diferente. Quizás por estrategia, quizás porque en el subconsciente es casi imposible pensar que Senegal era el rival más flojo a los que se habían enfrentado desde el pasado lunes, el caso es que rompieron el guión y forzaron correr desde el salto inicial. No fue el marcar territorio con ataques estáticos buscando a nuestros pívots, sino forzar contragolpes y un ritmo muy rápido. El 6-0 inicial vino como producto de la chispa de Ricky Rubio, que activó a Pau Gasol como hombre alto corriendo en el inicio de la exhibición del jugador de Sant Boi en el primer cuarto. Pau logró 6 canastas cuando a falta de 01:43 para finalizar este período, fue sentado en el banquillo. Exceptuando un gancho en suspensión inicial, de las seis canastas logradas -en otros seis intentos-, el resto fueron mates o una bandeja culminando un espectacular contragolpe a enorme velocidad, de aquellos que Andrés Jiménez pareciera que finalizara a velocidad centelleante en otros tiempos. Así está Pau Gasol. 13 puntos en ese instante de los 19 de la Selección.

Cierto es que al 11-4, al 17-10, los senegaleses muestran su notable físico, cierto orden manejados por su base D’Almeida y algunos hombres de calidad como Abdou Badji, hacen que el primer parcial de cuartos, sea un incierto 23-17. Ellos no se ponen nerviosos ni se abruman con la presión española.

El segundo cuarto sí que fue la continuación de ciertos aspectos a mejorar que se acentuaron más si cabe. A saber: pérdidas de balón, por forzar en ocasiones en demasía el contragolpe (7 cuando se retiraron al vestuario en el descanso), mal porcentaje en tiros libres (8/14) y sobre todo una mala racha en lanzamientos de triples -esas que van por barrios. Ahora nos tocó a los nuestros-, con un escaso 1/11. Juan Carlos Navarro, por ejemplo, lanzaba sus tiros como consecuencia de una buena circulación de balón. Se encontraba totalmente sólo…pero 0/4. Rudy, 0/2.

Y sí que sería bueno reconocer que también hubo errores de concentración. Incluso Pau Gasol yendo a la ayuda por uno hombre que estaba perfectamente marcado por su hermano Marc, dejó un pasillo inmenso en la zona, que los senegaleses aprovecharon con un mate y se crecieran. El rebote no se bloqueaba como era exigido ante unos rivales con mucha altura y mucho físico y llegaron a capturar 12 rechaces de ataque. Eso sí, nuestros representantes, una vez perdido ese rebote que veían en manos de los africanos, miedo, daban miedo. Porque en qué poquitos partidos podemos ver la sinfonía de 8 tapones en una primera mitad (Ibaka logró dos consecutivos en un intervalo de 5 segundos). El caso fue 41-28 al final del segundo cuarto. Buen resultado, buen espectáculo para los aficionados, pero con manchones ya expuestos.

Los hombres dirigidos por Juan Antonio Orenga son profesionales y muy conscientes de lo que remediar. Esto es una de las grandes cualidades del grupo que hacen una radiografía perfecta de lo acontecido, todo lo que sea solucionable, se remangan y se ponen a la faena. Y sí que debieron reconocer que debían poner mayor intensidad defensiva, menos “rifas” de los balones en ataque y en definitiva, concentración entre todos, porque ese fue el texto a seguir en el tercer cuarto.

España ya no permitió rebotes ni alegrías entre Senegal, cuyo lanzamiento exterior era cada vez más errático. E incluso los triples comenzaron a entrar (3/6 en el tercer cuarto), situando con uno de Rudy Fernández precisamente, el marcador en un 50-31. A esto, quien se unió a la fiesta fue José Manuel Calderón, en esta metamorfosis clara de anotar ahora todos los que lanza. Si en la primera fase, previo al choque frente a Serbia, llevaba sus últimos 9 intentos fallados en una pírrica serie de 2/15, desde entonces ha llegado a hilar hasta 5 de forma consecutiva, y rompió esta última racha de aciertos porque falló ayer su cuarto intento cuando más caliente estaba. Su comunión con la línea de 6.75, era algo que tenía que llegar.

Senegal poco a poco fue cediendo, entre alguna bronca y técnicas de por medio para ambos equipos, o sus ocasionales rudimentarias defensas que dejaban unos grandes espacios, sobre todo en las esquinas que los nuestros bien que aprovecharon, el caso es que el tercer cuarto acabó con 62-43 y otra sensación en los españoles. Supongo, de un poderoso sentimiento de que los problemas nunca son graves, porque se sabe hacer un diagnóstico claro. Se acababa de ver en la defensa o en los triples. Son el mejor equipo leyendo defensas rivales, a lo que luego sacan partido, como buenos entrenadores en pista, algo que otros equipos no tienen tan agudizado. Son una delicia verles jugar.

Con la entrada de Felipe Reyes para dar más mordiente bajo los aros, con Sergio Rodríguez, uno de los jugadores que estaba con menos minutos en los últimos choques, dirigiendo y anotando y la entrada en los últimos minutos de Alex Abrines, que cerró el partido con un excepcional mate en “alley-oop” de espaldas, finalizó el encuentro con el definitivo 89-56. No fue el mejor partido, pero sí que se volvió a funcionar como una apisonadora, que es lo importante: esta imagen de cara a cuartos de final, donde los franceses esperan para cuartos de final. Cuartos, ya. El objetivo, cada vez más cercano.

ESTADÍSTICAS DEL  PARTIDO