ARTÍCULO: CRÓNICA ESPAÑA 79-70 ANGOLA (10.08.14)

ARTÍCULO: CRÓNICA ESPAÑA 79-70 ANGOLA (10.08.14)

Antonio Rodríguez

Marc Gasol charla brevemente con Víctor Claver de cuando tienen que hacer el cambio defensivo y cuando no. Pau Gasol gira un poco la cabeza en señal de extrañeza, cuando Ricky Rubio entra de forma forzada a canasta y no dobló el balón. Luego, chocan las manos. Juan Antonio Orenga pasa el brazo afectuosamente por los hombros de Jenaro Díaz mientras debaten sobre la radiografía del juego al inicio del último cuarto. Práctica, ensayos y conclusiones. Manual al pie de la letra. En estas estamos a la altura de un segundo partido de preparación. Lo que toca.

En matinal de Domingo, la Selección Española derrotó 79-70 frente a Angola en el Municipal San Pablo de Sevilla, que como A Coruña, se vistió de fiesta para tal gala, con gran afluencia de público. Y Pau Gasol, Serge Ibaka, Rudy Fernández (tras su baja el pasado partido por sus problemas en el tobillo), Sergio Llull y Ricky Rubio fueron los componentes del quinteto titular. Y para empezar, hoy tocaba incrementar ritmo en el tempo de partido respecto al utilizado frente a Canadá. En la primera parte, lo que tocaba, era correr.

 

A correr

Y con esa alegría, el público comenzó a disfrutar y los jugadores a soltarse. Es llamativo ver cómo nuestros representantes hacían circular el balón con velocidad, daban pases, pases…algunos en exceso (que para estar donde estamos y viendo el rival, no me parece nada mal), evidenciando la enorme generosidad y las ganas de agradar del grupo. ¿Que algunos se perdían? El número de riesgos se irá bajando gradualmente. Angola como rival, repito, era para arriesgar.

A la velocidad comentada, guiada por Rubio y culminada por Sergio Llull o Rudy, se les unía la clara figura de Pau Gasol como ‘trailer’, con lo que se completaba la figuración casi perfecta para una transición rápida.

Una cosa queda clara: con Ricky Rubio se va a acelerar el juego más que con ningún otro base. ¿Que los otros dos bases tienen también esa capacidad? ¡Oh! Por supuesto. Pero parece claro que Ricky será el elegido. También tiene una explicación defensiva que luego abordaremos. Y a todo esto, con ese ritmo, España se dispara en el marcador. Si los minutos iniciales fueron igualados (10-11 min. 4, para pasar al final del primer cuarto con 22-14), al descanso se llega con 45-28. Y la diferencia de tal margen, la tiene la defensa.

 

Defensa. Cuatro esquinitas tiene mi cama…

… y cuatro angelitos que me la guardan: presión al balón, actividad y cambios en los bloqueos, intimidación bajo el aro y escasa anotación del rival. Si hay que ganar esta Copa del Mundo, asumiendo el gran talento que tienen nuestros jugadores, no duden que la llave para ello, será la DEFENSA. Frenar a los pívots de Brasil, el movimiento de balón argentino o/y sobre todo, el trío Stephen Curry-Derrick Rose-James Harden, tendrá un textos en clave defensiva. Vamos allá:

- Presión al balón. Es fundamental y con ello nos distanciamos de los angoleños. Ricky Rubio para eso es el jugador más indicado. Siendo la pesadilla de los bases rivales que ya conocemos, ahora añade más potencia en las piernas y más corpachón para aguantar el choque. Es la primera pata y en la se trabajará más, con más jugadores (Llull puede ser otra pesadilla).

- Actividad y cambios en los bloqueos. Es una de las variaciones. Cuando se defiende un bloqueo y continuación, se hacen cambios de hombres en su asignación defensiva las más veces para tener siempre presionado al hombre-balón, sin importar que se de situación de “match-up” (crear un desequilibrio de un alto marcando a un pequeño y viceversa). Eso sí, cuando los bloqueos no son muy agresivos y uno puede seguir al suyo, ni se plantea el cambio. Ese es el lujo de tener jugadores tan inteligentes, que saben leer el juego en esos momentos. Hubo pocos malentendidos (uno claro con Marc Gasol y Víctor Claver, que lo hablaron y se solventó), y se seguirá ajustando en ello.

- Intimidación. ¿Y por qué se arriesga en defensa, presionando así el balón aún con el temor del cambio en los bloqueos y las posibles ventajas rivales? Porque siempre tenemos un gran intimidador detrás, protegiendo la canasta. Eso nos da una seguridad como ninguna otra selección tiene. Es un colchón maravilloso tener a Pau Gasol, a Marc, a Serge Ibaka bajo el aro. 8 tapones en dos enfrentamientos, que no deja de ser la punta de un iceberg de todos los tiros forzados que se provocan. Solamente vi errores con la pareja Reyes-Ibaka en pista, dejando algo más desguarnecida la canasta, pero más propiciado por falta de agresividad en la defensa exterior que por defender el aro (la falta de concentración en varios minutos en la segunda mitad, con 18-21 de parcial del 3º cuarto, para el 63-49, y 16-21 para el definitivo 79-60).

- Todo ello, hace que hayamos dejado en 28 y 29 puntos a nuestros rivales en los primeros 20 minutos y ambos se hayan quedado en unos exiguos 70 puntos. Muy notable como cimientos de futuro.

Eso sí, hay que mantener tal concentración los 40 minutos. En las segundas partes se ha flojeado, sobre todo porque buscamos más el lanzamiento exterior: 5/18 y 6/20 en lanzamientos triples en las dos jornadas de ruta que llevamos, es escaso para un equipo que pretende ser campeón. Y la verdad es que no se tira en malas posiciones, que es lo más preocupante. Eso sí, hasta cierto punto, que aún restan 20 días para el pistoletazo de salida en Granada.

Con un arreón de convicción, mejor defensa y más carreras en los últimos minutos, la Selección se despidió de Sevilla con buenas sensaciones, ante un equipo, el angoleño bastante extraño y “puñetero”, donde los pívots eran tiradores muy exteriores, y los pequeños en búsqueda de entrar a canasta. Es una manera diferente, pero unos trazos que nos encontraremos en más de un rival. Con lo que hay que tomar nota de errores en concreto y seguir trabajando. Lo que depende de nuestros jugadores, su columna de juego independientemente del rival que se tenga delante, poco a poco se va afianzando.

ESTADÍSTICAS DEL PARTIDO.