ARTÍCULO: DIEZ CARAS DE PAU GASOL

ARTÍCULO: DIEZ CARAS DE PAU GASOL

Antonio Rodríguez

Pau Gasol. Lo más cercano al aro que nunca, lo más cercano al éxito de siempre. Tanto, tanto, que tal círculo metálico comenzó a ser socio y confidente. Dicen que le dimos un recadito a cierto tiro de Nocioni… A esa comunión, tan sólo llegan los más grandes. Pau Gasol llega.

Lo mejor, es que Pau Gasol desde siempre fue consciente del valor de su compañía. Lo más grande es que creció como componente de un grupo. Han ido cambiando algunos efectivos -no muchos-, pero el grupo sigue siendo el grupo. Algo superior de lo que se es parte.

Manos cercanas a todos desde su altura. Altura que da su enorme humanidad, que no ninguna atalaya donde el éxito embriague. Su éxito sirve para llegar a las esquinas ocultas a través de sus obras humanitarias.

Expresión de confidencialidad que da la amistad. En esta ocasión trasladada al baloncesto, una forma más de vida. Una forma afortunada, por otra parte.

Talento, ambición y logros. Todo resumido en un instante en el tiempo, en este mate. ¿Ser los mejores? Este verano se aspira nuevamente a ello. En la Copa del Mundo la receta ya la conocen: talento, ambición y logros.

Como héroes de la antigua Grecia que deben ser detenidos por legiones enteras. Algo de divinidad hay en jugadores así.

Jugadores que trasladan a un balón sus poderes y sus dilemas. Por momentos, a solas. El desafío que da España y una Copa del Mundo necesita de reflexiones entre los máximos protagonistas del cuento.

Y como los cuentos, desear que haya un final feliz. Pau Gasol y una historia ya ¿escrita?

Pau Gasol y su dominio. El rey de reyes para esta próxima cita mundialista. Observar, resignarse y agachar la cabeza es tarea de los aspirantes. Rivales abdican.

Porque el rey siempre estará respaldado. Siempre. Incluso cuando no participa, su bandera es el estandarte de nuestro ejército. Eso es lo que tiene un líder.