ARTÍCULO: EL REGRESO DE DEMOND MALLET

ARTÍCULO: EL REGRESO DE DEMOND MALLET

Antonio Rodríguez

“He venido a Badalona a aportar mi liderazgo sobre la pista” son palabras del recién llegado Demond Mallet. Sin embargo, pertenecen a 2007, en su primera aparición en la ciudad badalonesa. Y efectivamente, no se equivocaba. En dos temporadas mostró, para empezar, liderazgo y bien entendido. Comprendió que aquel Joventut al que aterrizó, los líderes eran Ricky Rubio y Rudy Fernández. Que ellos eran el santo y seña del club, jóvenes emergentes que se convirtieron en estrellas, pero que necesitaban también de la mano de un veterano en momentos comprometidos (mostrados en los 26 puntos en la final de la ULEB Cup frente al Akasvayu Girona, en la que se proclamaron campeones). Y también supo ver que uno de los mayores estandartes de la Liga Endesa, se sentaba en el banquillo. Aíto García Reneses supo lo que pedir a este pequeño base y el ex jugador de la universidad de McNessee State asimiló lo que se le podía exigir.

“Sus estadísticas más destacadas en aquellas dos temporadas en Badalona, fueron estas:

“Después de su primer año, Aíto viajó a Málaga y Rudy Fernández a la NBA. Un joven Sito Alonso tomó la dirección desde el banquillo y la vida no era ya la misma, sino algo más complicada tras haber conseguido una Copa del Rey y la mencionada ULEB Cup, aunque la “Penya” siguió emergente, cayendo en cuartos de final ante el Real Madrid. Demond dijo adiós para mostrar por Europa los credenciales mostrados a la vera “verde” del Mediterráneo.

“Ahora, el FIATC Joventut busca regenerarse y volver a formarse dando pasos seguros, recurriendo a la cantera como toda la vida hizo. Aquella primera etapa verdinegra de Mallet suena tan embriagadora como ya lejana. Pero él aún mantiene esencia de aquellos días. Cuenta con 36 años, muy veterano, sí, pero sus excelsas condiciones físicas le han acompañado siempre, con lo que no será ningun handicap para su nuevo/viejo club.

“Recuerden cómo Demond Mallet decidía con sus suspensiones en el bloqueo y continuación, cómo entraba a canasta y solventaba la papeleta en momentos de atascamiento general. Su prodigiosa muñeca junto con la del joven Alberto Abalde serán dos seguros en la parroquia badalonesa. Con la marcha de Guillem Vives, en la directiva verdinegra piensan que el peso cargue sobre el cerebro y los hombros de nuestro protagonista y que partiendo de él, vaya floreciendo el jardín de la “Penya”, donde el aún tierno Agustí Sans sea quizás el más beneficiado, pues será quien tome su alternativa más adelante. Firmado por dos años, hay tiempo, paciencia y sobre todo apoyo de una afición, para que FIATC Joventut vuelva a asentarse entre los grandes de nuestra competición.