ARTÍCULO: DISFRUTANDO LA NOVATADA

ARTÍCULO: DISFRUTANDO LA NOVATADA

Antonio Rodríguez

A los primeros sudores de la Selección Española, van las primeras relaciones con este grupo de compañeros/ídolos. Se trata y hablamos de los tres invitados por Juan Antonio Orenga. A los galones y la experiencia de Pau Ribas, jugador que está aquí porque se ha quedado en puertas de no estar en la lista final de 12 (aunque su juventud hace entrever que le tocará seguro en un futuro), llegan dos de los mejores proyectos de nuestro baloncesto: Willy Hernangómez y Dani Díez. El pívot, moldeado por Aíto García Reneses. Eso es mucho. Y lo es (es esa es la gran ventaja de ser jugador con “Don Alejandro”), porque junto a su visión en los entrenamientos, lo refrenda con minutos en cancha. Los que ha disfrutado en el Cajasol esta 13/14 con notable rendimiento. Y Dani Díez que sobre todo, lo que más me ha gustado es el progreso en concentración en pista. Él ha participado en pocos minutos, pero también importantes, nunca los minutos de la basura. Y ahí se tiene que estar desde el segundo uno. Y eso se aprende, se trabaja y se ejerce.

Pues estos tres jugadores disfrutan de los entrenamientos en “El Triángulo de oro” con los 12 que irán convocados a la Copa del Mundo.

“Durante los primeros días, es poco a poco” comenta Pau Ribas. “La concentración de cara al torneo es un poco más larga y hay tiempo para trabajar muchas cosas. Mediáticamente es mucho más potente jugar en casa, aunque al principio hay más presión añadida. Cuando se vayan acercando las fechas de campeonato, todo irá más rodado”.

Habla como un veterano, como si fuese componente del equipo. Su integración es absoluta. La exigencia de ser uno de los referentes en un equipo de élite, dan galones.

Willy Hernangómez se ha incorporado a esta preparación sin descanso (un fin de semana), tras llegar del Eurobasket sub-20, donde siendo uno de los pilares, logró la medalla de plata tras perder la final frente a Turquía. Un futuro de chavales muy conjuntado que ya traían éxitos de atrás y los trasladarán a los próximos años (y donde faltaba Ilimane Diop, el pívot más intimidador de todos).

“Fuimos de menos a más durante ese campeonato. La plata estuvo muy bien y ahora estoy contento con esta concentración. Es la mayor experiencia de mi vida y poder aprender día a día y disfrutar de los mayores, es un lujo. Sobre todo, porque el buen rollo que transmiten, nosotros -los invitados-, también lo vivimos”.

Que se empape de ese buen ambiente, porque él será uno de los estandarte para llevarlo a no mucho tiempo tardar.

Dani Díez es de ese tipo de jugadores que escasean en nuestro país. La búsqueda del “3” alto, corpulento, polivalente, tiene un cobijo especial en nuestro país. Y eso, Dani lo sabe. Y quiere aprovecharlo.

“En los primeros días, los jugadores nos reunieron a los tres, para decirnos qué teníamos que hacer. En el trato nos están ayudando bastante. La verdad es que es un sueño hecho realidad. Ahora mismo, es el mayor éxito que puedo tener. A todos estos jugadores los veía por televisión de pequeño y ahora… Lo que voy a hacer es intentar aprovechar al máximo esta oportunidad”.

Ya lo ven. Tres invitados que en circunstancias diferentes, se integran entre el fulgor que desprenden los componentes de esta nuestra Selección Nacional, que como bien dice el presidente José Luis Sáez, no necesitan presentación, pues sus trayectorias ya explican todo.

Primeros entrenamientos, primeras sonrisas y primeros gritos. Todos integrados. Todos, en el presente o en el futuro, para un bien común.