ARTÍCULO: DESDE ENDESA, PISTOLETAZO DE SALIDA A NUESTRA SELECCIÓN

ARTÍCULO: DESDE ENDESA, PISTOLETAZO DE SALIDA A NUESTRA SELECCIÓN

Antonio Rodríguez

Cientos de niños esperaban ante un sol de justicia, algo que no les aquejaba en absoluto. Formando un pasillo, con sus caritas de ilusión, nos transportaban a todos los presentes con ellas que aquello era efectivamente eso: la cita de la ilusión. En los aledaños del edificio Endesa, en ese pasillo humano con alfombra roja, fueron circulando y pasando los jugadores de la Selección Española, como prefacio a escribir otra de sus historias: la Copa del Mundo 2014.

Esta mañana se dio el pistoletazo de salida a la ruta de ilusiones en casa: la Copa del Mundo en España representa el máximo de nuestras ambiciones (nuestras, sí. también como aficionados), en un evento a disputar en nuestro país, representados por la mejor generación dada jamás. Mucho de ilusiones saben los doce (más los tres invitados), que circularon hasta el recinto de Endesa, perfecto para este tipo de eventos, donde hay que estrenar y vestir de largo a unos jugadores que desde ya, están comenzando a trabajar.

Borja Prado, presidente de Endesa, les daba la bienvenida. “Empieza otra apasionante andadura” a modo de presentación, acompañado por Juan Ignacio Wert o Ana Botella. Doce seleccionados, un entrenador y un cuerpo técnico unidos sobre una misma idea: “Disputar la Copa del Mundo en casa es un sueño para un grupo que tiene mucha ilusión por poder disputar en casa un campeonato muy especial”. Pau Gasol es la representación con estas palabras del sentir de todos. La cobertura será récord. El seguimiento, multitudinario. Y todo porque estos jugadores con sus trayectorias, no solamente se lo han ganado, sino porque asumen que tienen una parada importante aquí, primero en Granada y finalmente en Madrid.

“Presentamos una Selección que no necesita presentación” apostillaba José Luis Sáez, presidente de la Federación Española de Baloncesto. “Que nos ilusiona y que sabemos que no nos va a defraudar” . Y quizás eso sea lo más importante. Sobre estos jugadores cargan con orgullo multitud de medallas, todas y cada una de ellas valoradas. Es un aval para aspirar a lo más alto, sin subirse al carro de triunfalismos, es cierto, pero que nunca han tenido un resbalón de cara a quienes les apoyan.

“Paso a paso” confesaba Rudy Fernández. “Hay que dar muchos pasos hasta la final” presentaba Marc Gasol así el camino. Todo, con la consciencia que pueden ganar a todos. A todos. “El objetivo es estar lo más alto en el podium el próximo día 14 de Septiembre” , a modo de promesa José Luis Sáez antepone, leyendo todos nuestros deseos.

Con Manu Sánchez y Berta Collado como los conductores de la ceremonia, presentaron a los doce jugadores que vestirán la elástica española, en parejas, intercalando vídeos con los mejores deseos de sus familiares, especialmente sus hijos, como los de José Manuel Calderón o las hijas de Juan Carlos Navarro entre chapuzones en una piscina, que enseñaban a todos la devoción paternal por lo que hacen su papás. Una devoción que compartimos todos. Porque se lo han ganado durante 15 años. Porque esa fue la fecha en la que asombraron al mundo proclamándose ya campeones del mundo en la categoría junior, en la ya lejana cita de Lisboa. Y desde entonces, la senda llevó implícita pétalos y ro.

Se necesitará suerte a partir del 30 de Agosto (hasta el 14 de Septiembre), mucho trabajo hasta ese día y que este grupo, más que conocido, vuelvan a conectar unos con otros. “Ambición por venir” como lo define Juan Carlos Navarro. Esa será la clave de éxito. Para el azar, su parte correspondiente (que los demás también juegan). Y entre ese azar, pequeños accidentes, que a veces parecen marcar el camino del éxito. Cuando en el podium lisboeta, en 1999, los seleccionados españoles esperaban el trofeo que les proclamaba campeones y así alzarlo, se cometió el accidente que la chica operaria de acercárselo al máximo mandatario de la FIBA para que este hiciese entrega, entre nervios o declaración de momento de gloria, fue ella directamente quien culminó ese momento, entre la sorna y algunas risotadas disimuladas por el “resbalón” de la criatura, y la cara de sorpresa de un presidente atónito junto a su séquito.. Hoy, en el epílogo del acto, en un número de magia impulsando una pompa de jabón, tapada supuestamente por una tela, hizo que al final, tirara al suelo una pequeña réplica del trofeo de campeones del mundo, estropeando así parte del número. Si esta generación que comenzó con una entrega “accidentada”, tiene que culminar esta Copa del Mundo con otro pequeño “accidente”, que suelen llevar implícito una medalla de oro de la mano, bienvenido sea.