ARTÍCULO: LA LOCURA COMO HISTORIA

ARTÍCULO: LA LOCURA COMO HISTORIA

Antonio Rodríguez

4º F.C. Barcelona - Valencia Basket

Y llegamos al momento en el que nadie entiende nada, en el que en cuatro partidos, la mayor de las ilógicas se impone, con el resultado de cuatro victorias forasteras en los cuatro partidos disputados en estas semifinales. La mayor locura, la locura como parte de nuestra historia reciente: la de esta eliminatoria entre Valencia Basket y F.C. Barcelona. Porque si en la Ciudad Condal querían reponerse de un traspiés eventual como fue el tercer partido, donde ganaron los valencianos en una situación muy precaria de hombres disponibles, el repaso al que se vieron sometidos en este cuarto round, ha dejado atónitos a cualquiera, menos a los cuatro autobuses de aficionados de Valencia que viajaron a Barcelona, que parecía que algo intuían ¿o simplemente era una despedida a modo de homenaje a sus jugadores, como ellos se merecían?

Xavi Pascual alineó por primera vez a Macje Lampe desde el inicio, para poner mayor contundencia y énfasis en la zona. Y en las primeras posesiones, buscando al polaco, sí que el juego de los azulgranas parecía tener toda la coherencia. Rebotes y puntos iniciales para marcar una pauta, que luego olvidaron, volviendo a los intentos de lanzamiento exterior que seguían errando. Los jugadores de Velimir Perasovic, con la incorporación fundamental para ellos de Romain Sato, tienen un pequeño colchón más donde apoyarse en la lucha bajo los aros. Ante el naufragio reboteador en los partidos 1 y 2, algo más apañado en el tercero, Perasovic siempre pone a Sato para reforzar la eventual figura del ala-pívot en lo que han tenido que convertir a Vladimir Lucic. Ya no están tan desasistidos. Y eso se va notando, aunque sea tan sólo por asegurar el rebote en su canasta. Valencia olvida lesionados y recupera las sensaciones de tres meses atrás, en los que devastaron.

Tras un primer cuarto en el que los valencianos dominan (16-20), el F.C. Barcelona se desmorona en el 2º cuarto. 2/10 en tiros de campo, Ante Tomic comienza a cuajar su particular odisea desde la línea de tiros libres (2/8), así como la tortura del lanzamiento triple colectivo (1/9 al descanso). Los equipos se retiran a vestuarios con un sorprendente 25-37.

Los aficionados que abarrotaban el Palau Blau Grana (a propósito, de chapeau su actitud animando, incluso cuando barruntaban que venían mal dadas, animando de forma incansable), veían que aquello no funcionaba. Marcelinho Huertas muestra gesto más de desesperación que de frustración cuando en la primera jugada tras la reanudación, pierde el pase. Joey Dorsey se niega a subir a hacer un bloque a Jacob Pullen minutos después, cuando los gestos del base estadounidense pidiéndole la acción, eran notorios. Existía algo raro que Valencia, muy concentrado, viendo que el acierto exterior por fin era el acorde a su valía, tras un playoff aciago (al margen del 4/15 en triples, muchas suspensiones de 2 puntos acertadas). La desventaja azulgrana, más que menguar, sigue subiendo irremediablemente…hasta que llegaron a los 20 puntos inalcanzables.

Sam “Mazinger” Van Rossom, que sigue incansable, empieza a gustarse (17 puntos), corriendo, entrando a canasta (7/8 en sus tiros de 2 puntos), con la complicidad de Justin Doellman, que de manera silenciosa sigue sumando (14 puntos). Así llegan al final del tercer cuarto con un sonrojante para los locales 41-61, que en absoluto tuvieron opciones de recortar en el último cuarto. Donde algunos aficionados del Palau abandonaban sus asientos, donde los jugadores de Perasovic tuvieron toda la templanza, mientras que éste jugó en un perfecto rompecabezas con la disposición que tenía, poniendo a cancha los necesarios a cada momento, parando el juego y cortando de raíz cualquier mínima reacción rival. Ellos anotaron 28/58 (48,3 %), mientras que forzaron al F.C. Barcelona a lograr un pírrico 28.6 % (16 canastas de 56 intentos).

Al sorprendente resultado final (63-81), una imagen crecidísima de los jugadores que recuperaban el factor cancha y muy, pero muy confusa entre los azulgranas, que tienen una papeleta de aúpa a su impensable regreso a Valencia, en unas condiciones mentales puestas en duda.

Crónica Semifinales 1º Valencia Basket - F.C. Barcelona

Crónica Semifinales 2º Valencia Basket - F.C. Barcelona

Crónica Semifinales 3º F.C. Barcelona - Valencia Basket