ARTÍCULO: TEMPORADA HOMENAJEADA

ARTÍCULO: TEMPORADA HOMENAJEADA

Antonio Rodríguez

3º Valencia Basket 87-84 Cajasol

Nos deshicimos en elogios con Cajasol en el segundo enfrentamiento de este cruce de cuartos de la Liga Endesa. De un equipo que se vino abajo en la segunda mitad en Valencia el primer día, a un acto de fe ante su público y victoria empatando la eliminatoria a uno. ¿Y en el tercero? Pues ante el segundo mejor equipo de la nación si se lo adjudicamos a tenor de los méritos contraídos en esta temporada, al poseedor del MVP de la temporada regular, ese que teniendo hombres en el estado de gracia de Oliver Lafayette, capaz de anotar 5 triples, algunos de ellos en posiciones inverosímiles, los jugadores de Aíto García Reneses volvieron a mostrar espíritu competitivo impropio entre tanta juventud y un juego magistral, que hubiese salido exitosos de no haber sido por toparse -y es redundar- ante el Valencia Basket.

Los valencianos nunca pudieron despegarse en el electrónico, aunque estuviesen acertados de cara al aro (50% en triples, con 13/26), viendo casi con asombro el ritmo frenético de los jóvenes rebeldes que tenían enfrente. Sí, lo del descaro está muy bien, pero hay que demostrarlo en tiempo de playoff. Y hay que ser duro para defender y sostenerse en partido para poder hacer esas acciones de fantasía en ataque. Y los sevillanos hicieron todo eso. Cumpliendo delante con su talento y detrás con su esfuerzo defensivo sabiendo jugar y negar las líneas de pase, anulando las continuaciones hacia el aro de los rivales. Y regalando una sinfonía de triples y contragolpes culminados en “alley-oops” delirantes. Ya sea Tomas Satoransky jugando más al poste, más entrando a canasta, más cerca del aro en definitiva (17 puntos), con Scott Bamforth, que para despedirse se esta campaña, se marcó 4 triples, todos ellos en momentos importantísimos (de esos de llegar, templar y matar), con Marcus Landry a excelente nivel, con Willy Hernangómez determinante a sus 20 años y Kristaps Porzingis corriendo la pista como el que más, poco a poco añadían ingredientes para convertir este partido como el mejor -de largo-, de esta fase de cuartos de final en la Liga Endesa.

Total, que entre la obligación a ganar de unos, jugando un buen baloncesto y los otros, que nada tenían que perder y se echaron a tumba abierta en una carrera frenética por no perder (puesto que iban por detrás en el marcador, aunque por pocas rentas), uno como espectador, no podía más que ver una sucesión de canastas, una tras otra, de manera trepidante hasta llegar a los últimos minutos, donde los hombres de Aíto para recuperar, robaban balones y pensaban que la manera más segura de concretar los puntos era con pases al aire en forma de “alley-oops”. ¡”Alley-oops” para asegurar las canastas! Pues así era, porque nadie llegaba más arriba que Satoransky o Porzingis. Aunque en los últimos minutos su desventaja se fue hasta los 9 puntos, créanme, es esa sensación que estos chavales no les cabía en la cabeza que pudiesen perder.

De Valencia ya hablaremos en semifinales. Aunque decir que en esta ocasión, dos de sus termómetros, Romain Sato y el mencionado Lafayette, estuvieron muy inspirados. Tienen muchas armas para combatir con el F.C. Barcelona que esperaba rival. Pero por otra parte, Cajasol, se recreó en este su último partido de la temporada, dándose un buen homenaje, aún siendo en tierras valencianas en vez de su pista. Han sido muchas, muchas las reseñas que desde Espacio Liga Endesa hemos hecho de los andaluces. Desde la jornada 3 en la que ganaron con claridad al Laboral Kutxa, no pocas han sido las ocasiones en las que hemos pedido al aficionado que girase la cabeza y mirase hacia Sevilla. Que allí se estaba jugando uno de los mejores baloncestos. Que allí los postes juegan, que anotaban y generaban. Que allí el uno contra uno era el “abc” de sus componentes, ya tuviesen ocasión en el segundo 5 de posesión como en el 22. Que allí corrían y defendían a una velocidad como no estamos acostumbrados a ver en nuestras canchas. Que allí se dejaba jugar a chavales con talento infinito y estos respondían.

Enhorabuena al Cajasol, que ahora tendrá la ardua tarea de mantener a este bloque. Si lo consiguen, yo me apresuraría a emitirles por televisión a nivel nacional, un buen puñado de partidos. Si no lo consiguen, les veo capaces de generar lo mismo que han hecho esta campaña, con otros componentes. Necesitarán tiempo, pero lo conseguirán. Eso sí, que eso no desvirtúe el recuerdo que todos debiéramos tener de ellos de esta campaña 13/14. Quien lo haya podido las más noches disfrutarles en directo, bienaventurado sea él.

Crónica Cuartos de final 1º Valencia Basket-Cajasol

Crónica Cuartos de final 2º Cajasol-Valencia Basket