HACE 30 AÑOS… Cap.23: “1ª B, el fin de una loca utopía” (4ª parte)

HACE 30 AÑOS… Cap.23: “1ª B, el fin de una loca utopía” (4ª parte)

Antonio Rodríguez

No te pierdas un nuevo capítulo de la saga 'Hace 30 años'. La mejor manera de regresar a los orígenes de nuestro baloncesto.

Lunes, 20 de junio. Isiah Thomas apenas tiene tiempo de recuperación tras el fortísimo esguince de tobillo sufrido en el tercer cuarto del sexto encuentro de la final NBA, con lo que pone su participación en entredicho en el 7º y definitivo de la serie. Chuck Daly confiesa que el cansancio no les dejó pensar con claridad en los últimos minutos del anterior partido, sobre todo cuando lo tenían en la mano. No solamente Thomas tiene problemas. A nada que acabe la serie final, Rick Mahorn, con graves problemas de hernias de disco, pasará por el quirófano. Es ya clásica su imagen tumbado boca abajo sobre el parquet en la banda, puesto que ni tan siquiera puede sentarse en el banquillo. Los Lakers, aunque -deben estar- más agotados que sus rivales (sus tres últimas eliminatorias han sido llevadas al séptimo partido), ven al fin, la posibilidad de poder ser campeones.  La clave ha sido clara en estas finales: a gran partido de James Worthy, ganan los Lakers. A gran partido de Adrian Dantley, ganan los Pistons. Todo en el aire.

Al fin y con la mediación del CSD, se firmó el convenio colectivo entre la ACB y la Asociación de Jugadores. Finalmente, el derecho de retención de los jugadores se establecerá hasta los 23 años por sus clubes de origen, habrá derecho de tanteo desde los 24 a los 26 y a partir de los 27, la libertad para negociar será absoluta.

James Worthy, decisivo para el título de los Lakers. 

Alfonso Del Corral cuelga las botas. El escolta del Real Madrid en las cuatro últimas temporadas, dejará su actividad como jugador, para dedicarse profesionalmente a la medicina. Por otra parte, Juan Manuel López Iturriaga abandonará el Real Madrid, en gran medida porque el Real Madrid no requiere de sus servicios para el próximo curso, pues busca cierta renovación de la plantilla.

Martes, 21 de junio. Los Angeles Lakers se proclamaron campeones de la NBA, al vencer a Detroit Pistons en el 7º y definitivo encuentro (que pudimos ver en España en directo, a través de TVE). Isiah Thomas entró en el Forum de Inglewood en muletas. Sin embargo, salió como titular y jugó 28 minutos. Eso sí, apenas podía plantar su pie derecho y quedó en 4/12 en tiros. Los Lakers volvieron a mantener la sangre fría del sexto match en los segundos finales. James Worthy, que confesó no haber podido dormir en toda la noche previa fue, nuevamente, el héroe para los angelinos: 36 puntos (15/22 en tiros de campo), 16 rebotes y 10 asistencias. Un triple-doble con sabor a título. Adrian Dantley se quedó en 16 puntos, con 5/11 en tiros de campo. En la celebración del vestuario, Abdul Jabbar tapó la boca de su entrenador Pat Riley con una toalla, en tan célebre imagen, cuando le preguntaron si vuelve a garantizar el título del próximo año. Tras una de las mejores finales de la historia, finalizaba así una gloriosa temporada.

La Selección Española viaja a Barcelona para continuar su preparación de cara al decisivo Preolímpico, del que tan sólo restan 7 días para su inicio. Según se confiesa, queda aún mucho trabajo por hacer para la semana que tienen para ello.

Miércoles, 22 de junio. Los 8 equipos clasificados para cuartos de final en 1ª B (a saber: Mayoral Maristas, Pamesa Valencia, Clesa Ferrol, Tenerife Nº 1, Toshiba Las Palmas, Leche Río Breogán, Askatuak y Valvi Girona) han sido aceptados por la ACB como proyectos deportivos y económicos viables de cara a la ampliación de la liga para la próxima campaña.

Jueves, 23 de junio. Se produce uno de los intercambios más curiosos entre dos de las más importantes promesas de nuestro baloncesto español en calidad de cedidos: el azulgrana Ferrán Martínez podrá disfrutar de minutos en el nuevo Grupo IFA (ya no será Espanyol), mientras que los blanquiazules envían también por un año de cesión a su jugador junior Santi Abad al F.C. Barcelona.

La Selección Española viaja a Bilbao para encarar uno de los enfrentamientos más atractivos del verano: frente a la selección de Estados Unidos. En el partido en beneficio a la Asociación de Jugadores, tendremos oportunidad de calibrar las posibilidades de nuestra Selección ante los favoritos a la medalla de oro en Seúl, eso sí, aún en proceso de preselección.

Kareem Abdul Jabbar, el mítico pívot de los Lakers, ganador de su sexto anillo como campeón, anunció que permanecerá una temporada más en el conjunto angelino, para completar 20 temporadas en la NBA. Seguirá destrozando récords de longevidad.

Viernes, 24 de junio. Clyde Mayes, el pívot estadounidense que disputó con el Pamesa Valencia la temporada recién finalizada, amplía su contrato un año más con los levantinos. Con 36 años a sus espaldas, este enorme profesional haría pareja de extranjeros con el tan cacareado Brad Branson. Cobrará en torno a los 100.000 dólares, un incremento muy apreciable respecto a sus últimos contratos.

Sábado, 25 de junio.

Xavi Crespo ficha por el F.C. Barcelona desde el Joventut, con lo que el alero vuelve al club de sus orígenes.

 

 

REESTRUCTURACIÓN DE LA LIGA EN ACB. LA 1ª B MANDARÁN A LOS MEJORES EQUIPOS… Y PUNTO.

Nadie lo podía asegurar al 100% y restaban unos meses para el final de la competición, pero la ACB tenía casi atada su ampliación a 24 equipos y entre los clubs de 1ª B, con ocho aspirantes a llegar a ella, comenzó a haber todo tipo de posicionamientos. Se rumoreaba que en la selección no pretendían tan sólo méritos deportivos, sino la valoración de tal idoneidad, evaluación de estructuras, expectación y el marco de las ciudades, pabellones acordes con el nuevo marco... variopintos aspectos. Pudiera sonar selección a dedo, de hecho. A tal carro, algunos alzaron la voz. El presidente del Tradehí Oviedo, José Manuel López Merino, no tardó en postularse como un más que idóneo candidato, porque ”tenemos un pabellón digno para ello” (el municipal de deportes de la ciudad era de los mejores de la categoría). Lo que provocó el enfado de sus vecinos de Gijón, con un “si es por pabellón, nosotros tenemos la intención de poner en marcha en 1990 nuestro nuevo recinto”. Total, que en esas, Juan Fernández, presidente del Clesa Ferrol, siempre certero, dejó claro que “Federación y ACB deben dejar de hacer el paripé, toda vez que más que probablemente los ocho primeros clasificados de la categoría, seguro que cumplen las condiciones impuestas”. Corto y al pie, dejaba claro la negativa a cualquier otra visión que no fuese la deportiva.

 

 

EL COLOR ESPECIAL DEL BALONCESTO EN SEVILLA

Eran recientes, los más jóvenes de la competición y su pretensión, ser uno más de la élite en el baloncesto nacional. Sevilla llevaba tentando unos años ya este sueño. El Bellavista, adinerado club en 2ª División, apoyados en la empresa de cerámicas afincado en el pabellón de Chapina (como amablemente nos informaron varios Basket Lover en redes sociales), se quedó en puertas de la gloria y su frescor se iba marchitando poco a poco. Faltaba un empujón.

Quique Azcón, conocido líder del Caja San Fernando.

El presidente de la Diputación Provincial, Miguel Ángel Pino, impresionado por el ambiente del Real Madrid-Zalgiris Kaunas en el Palacio de los Deportes, al que asistió en enero de 1987, a sabiendas que al flamante municipal San Pablo -albergaría a 7.000 espectadores- le quedaba poco más de uno año en construcción, decide encargar un estudio a empleados de la Fundación Luis Cernuda, hombres ligados al mundo del baloncesto. Busca la repercusión de un equipo de élite en la ciudad y cómo adecuarlo en un presupuesto acorde con ello. En marzo se une Guillermo Sierra, presidente de Clubasa, catedrático en la Facultad de Económicas y amigo personal de Pino. Preguntan a Antonio Baró, presidente del R.C.D. Espanyol, sobre la opción de comprar los derechos del equipo ACB, puesto que está pasando por bastantes apuros económicos. Baró rechaza tal oferta, porque considera que darían muy mala imagen si vendiesen los derechos de un equipo histórico, afincado en Barcelona, en los años previos a los Juegos Olímpicos de 1992. Finalmente, un peldaño más abajo, los derechos comprados para competir en 1ª B, son los del Dribling madrileño, llamado entonces Seguros Caudal.

En año preelectoral, el trampolín del baloncesto es un reclamo perfecto para algunos candidatos, con lo que tiene la buenaventura de todos. El primer gerente deportivo es José Luis Sáez, aún siendo presidente de la Federación territorial sevillana. Se comienza a fichar, tirando por lo conocido. El base Quique Azcón tiene familiaridad con la ciudad, pues haciendo el servicio militar, recaló en el mencionado Bellavista. El jugador badalonés, tras su año en Mataró, estaba encantado. “Para muchos, fichar un base como yo, suponía un riesgo excesivo y difícil de tomar – Quique medía 1,67 de estatura-. Creo que jugadores como Tyrone Bogues han hecho que muchos técnicos nos concedieran una oportunidad. La gente empezó a vernos de forma distinta, simplemente, pasando más desapercibidos”. El pívot Toño Martín, por amistad con el primer entrenador designado, Arturo Montequi, decide fichar por el club y terminar económicas en la ciudad. El ex madridista Paco Velasco, decepcionado tras su paso por Ferrol, se deja convencer por los encantos de este nuevo proyecto. Con el respaldo del entorno político, aparece un fuerte sponsor que les guiaría durante más de 20 años. Así nació el Caja San Fernando.

Se trabaja a la carrera. Un gran aval fue acertar con la pareja de americanos, que lo componen el especialista en triples, Mark Crow (acabó la 1ª fase liguera con un 51,5% de aciertos, anotando nada menos que 2,6 por encuentro) y el posterior ídolo de la afición: Terry White, o como corresponde al arte de tal ciudad, llamado el “Terry Guay”. Lo que fueron todo críticas en torno a su figura al principio, al final fueron alabanzas hacia él. Su adaptación inicial fue costosa e incluso se pensó en su recambio. Larry Boston (ex Caja de Ronda) y Andre Goode (años después jugó en Granada) llegaron a la capital hispalense a la espera de acontecimientos. “Fue como un mal sueño. Era la primera vez que me iban a echar de un equipo por causas deportivas y solamente me preguntaba, encerrado en mi casa, qué había hecho mal”. Sin embargo, sus números e importancia en el equipo, empezaron a crecer. Acabó la liga con 24,5 puntos de promedio, entre los 25 máximos anotadores. Pero lo que encandiló a la gente, fue su fiereza reboteadora, siendo el mejor en tal faceta de la categoría (13,1). Tipo simpaticón, acabó congeniando con sus gentes, aunque con cierta advertencia: “Muchos de los que ahora dicen ser amigos míos, antes me despreciaban y no querían comprender que tenía que adaptarme. Hay que tener cuidado con esta ciudad”.

Caja San Fernando empezó mal su trayectoria, con un 0-3 inicial, principal argumento para la destitución de su entrenador Montequi, fichando al seleccionador uruguayo, el irascible Ramón Etchamendi. Con él la ciudad sonríe, pues se consigue una más que meritoria racha a continuación, encadenando 9 victorias en 10 partidos, convirtiéndoles en el equipo de moda de la liga. Etchamendi, posteriormente, dejó el club por “razones personales”, donde su relación, no con todos fue buena, haciéndose cargo del equipo Leo Chaves, reputado entrenador en la ciudad en baloncesto femenino, así como en el Bellavista.  Pueden ver la clasificación final en el cuadro, en su año de debut. Caja San Fernando quedó en puertas del ascenso, siendo eliminados en octavos de final por Pamesa Valencia. Su hora aún no había llegado, aunque no tardaría en hacerlo.

             

LA FIESTA NO PUEDE PARAR. SE CELEBRA EL ALL STAR

Leonard Allen, lanzando a canasta en el All Star.

Algo que los dirigentes de esta categoría tenían claro es que, a pesar de los problemas económicos de todos, había que organizar nuevamente la fiesta del All Star, que tan buen sabor de boca dejó en Málaga un año antes. Llevarlo a una plaza que no tuviese equipo y crear una jornada de exhibición y promoción, máxime cuando entre las disputas entre la Asociación de Jugadores y directivos de clubes, no se había celebrado este año en la ACB. Por ello, era una meta que estaba entre ceja y ceja. Esa idea de brillar donde la propia ACB no podía. Esos arrebatos dieron color a esta competición. Partido All Star acompañado de concurso de mates, por supuesto.

La fiesta fue celebrada en el pabellón de A Rúa, en la comarca del Barco de Valdeorras, en la provincia de Ourense. Todo el repertorio comenzó con la coronación del jugador del Metro Santa Coloma Dan Bingenheimer como el mejor matador del concurso, seguido por Carl Davis y Leonard Allen. “Bingo”, que fue el gran reclamo de la jornada, se llevó 60.000 pesetas de premio. La curiosidad es que no participara el vigente campeón hasta ese momento, Mike Smith, del Mayoral Maristas. Resultó que no se le convocó para el partido de las estrellas y para actuar tan sólo en el concurso, Mike se negó a ir. Definitivamente, entre los dirigentes de tales eventos, había mucho que trabajar aún.

En el partido, el combinado del Grupo Impar se impuso al del Grupo Par, por 134-125. GRUPO IMPAR. Anotadores: Ray Smith (23), Manel Sánchez (7), Clyde Mayes (6), Quique Azcón (11), Rudy Woods (8) -cinco inicial- Leonard Allen (15), Curtis Berry (19), Antonio Campoamor (2), Essie Hollis (21), José Ramón González (5) y Lance Berwald (17). GRUPO PAR. Anotadores: Jeff Allen (10), Dan Bingenheimer (22), Greg Stewart (4), Ricardo Aldrey (8), Jimmy Wright (23) – cinco inicial – Manuel Aller (6), Manuel Álvarez (6) Yommi Sangodeyi (8), Carl Davis (13), Anicet Lavodrama (6) y Mike Schlegel (19).

Curiosamente, los entrenadores iban a ser Tim Shea y Javier Casero. Sin embargo, el primero, por estar apartado del club (como comentaremos a continuación) lo dirigió Juan Corral. El MVP fue Jimmy Wright.

 

UN HISTÓRICO DICE ADIÓS: LA DESAPARICIÓN DEL BOSCO LA CORUÑA

El 3 de septiembre de 1961 nació el equipo coruñés del Bosco. El 18 de febrero de 1988, desaparecía. 27 años de historia que, de forma abrupta, terminaron sin acabar la temporada. Tan abrupta e implacable como la economía, quebradero de cabeza en este último curso. Equipo que en la temporada 68/69 militó en 1ª División, sin sponsors y con muchos números en el aire, comenzó muy mal esta ejercicio 87/88. Javier Lorente, el jugador madrileño que fichó por ellos, tremendamente decepcionado, lo explicaba así de duro, así de real: “El principal y fundamental problema ha sido que han intentado solucionar los problemas sobre la marcha. Tenían un presupuesto inicial muy alto, de 60 millones y sólo tenían cubiertos y pactados 6 ó 7. ¿Qué ocurría? Que se confiaba en obtener buenos resultados para atraer a los patrocinadores. Como éstos no llegaban, no había ningún sponsor que se interesase por invertir su dinero en el Bosco. Aparte, los aficionados no respondieron. Todo ello motivó que la pelota fuese ya muy gorda y terminase como terminó, con su desaparición”. 

Javier Lorente fue muy crítico con la trayectoria del Bosco

Se empezó tarde a hacer la plantilla y a la carrera se ficharon dos americanos que, dicho suavemente, no eran lo que necesitaba el equipo: Deora Marsh y Carl Mitchell. Ya en octubre hubo una reunión tras dos amenazas de los jugadores de plante, por impagos. Se intenta realizar una inyección de 7 millones de pesetas para cubrir impagos, mientras que se solicita una audiencia con el alcalde de la ciudad, Francisco Vázquez. Se produjo el 30 de octubre.

Mientras, unos jugadores nacionales que poco aportaban, lo dejan todo en manos de los americanos. Marsh y Mitchell son relevados y llega todo un ex profesional NBA, el pívot Peter Verhoeven, de corte defensivo, sólido bajo tableros, pero no muy anotador y Kenny Perry (el posterior jugador de Cajacanarias, junto a Rickie Winslow). Perry fue ofrecido previamente a Lliria, pero al no verlo claro su agente, le llevó a A Coruña (poca fortuna hubo ahí). 

Allí, el bueno de Ken se dedica a sumar estadísticas. Nada menos que 34,8 puntos promedió en los cuatro partidos disputados (muy por encima de los 21,2 que hizo en el Cajacanarias a continuación), hasta que le dejaron de pagar. Por impagos, él y Verhoeven deciden no viajar en su desplazamiento a Tenerife. 

Eduardo Ayuso, entrenador del Bosco que se hizo cargo del equipo en las primeras jornadas, tras destituir el club a Alfonso Rivera, asumiendo cómo estaba la situación extradeportiva, fue tajante con la actitud de los dos foráneos: “Aunque los jugadores americanos digan que son auténticamente profesionales, eso no es así. Pienso que son más bien mercenarios, ya que si fueran profesionales, nunca hubieran dejado de entrenar, a lo sumo no acudirían a los partidos”. Los nacionales dieron el callo momento, porque en las últimas jornadas disputadas, solamente jugaban ellos, aunque llevasen sin cobrar meses. Eso sí, por sus propios y justos intereses, Chema Fernández se queda trabajando en Madrid, en la clínica de la Concepción durante su período de prácticas y Oscar Alocén permanece en el cuartel, haciendo el servicio militar.

Homenaje fotográfico al Bosco, temporada 86/87, con Jimmy Wright lanzando, en un recinto coruñés abarrotado

A principios de año, se intenta con el ayuntamiento un plan de viabilidad con el club, pero se tiran los cacharros a la cabeza unos a otros, sin mucha solución. El club se queja del poco cuidado e interés del ayuntamiento. Éste, de la caótica situación de las cuentas del club, por lo que se niegan a dar una subvención de 10 millones de pesetas mientras que no vean números claros. Si no hay otro camino, se denuncian los contratos a la FEB. Finalmente, el 9 de enero, incluso con los intentos de la TVG de juntar en un plató al alcalde Francisco Vázquez y al presidente del Bosco, Miguel Entrerríos, parece que se llega a un entendimiento, pero nada claro. Eduardo Ayuso daba su opinión a través de su experiencia, de los hechos: “Este club ha estado regido de forma presidencialista durante muchos años. El presidente dejaba poca iniciativa a la directiva. Faltaba estructura. A los gestores no se les puede acusar de tener mala fe, pero sí de carecer de una organización y no planificar como se debiera la actual temporada. Por lo tanto, ellos tienen parte de culpa”.

La gota que colma el vaso es la no comparecencia arbitral en el Bosco-Salesianos, porque los coruñeses llevaban dos encuentros anteriores sin pagar a los árbitros (partido que verán en los resultados que les adjuntamos, como “suspendido”). Había que entregar algo más de medio millón a la Federación Española en concepto de tales pagos, (105.000 pesetas por partido, más un 20% de penalización). El colmo, es que se abonó tal deuda (504.000 pesetas exactamente) con un talón sin fondos. Así que, sin el acuerdo con la firma Tecam ni con el ayuntamiento, un jueves 18 de febrero, el Bosco hizo entrega de toda la documentación a la Federación coruñesa, certificando así su defunción. Gracias a los avales de Dorna, los 850.000 pesetas que debían a Marsh, los 2.100.000 pesetas a Verhoeven y 2.200.000 a Mitchell, se hacen cargo desde tal empresa. Viajes Orzan es adeudado por cuatro millones de pesetas. Autocares Vidal, con 3.900.000 y al entrenador Edu Ayuso, 1.750.000 pesetas de cinco mensualidades (fichado posteriormente por el Lagisa Gijón). A Coruña lloró sin su baloncesto, con el que tanto había disfrutado. Fin a una historia por una deficiente regularización y gestión económica.

MODESTOS, PERO MUY HONESTOS

Observen la clasificación. ¿A que les llama la atención el camino recorrido por el Salesianos grancanario? En la primera fase, fueron vapuleados por todos. Todos. Su registro en las 26 jornadas, fue de 0-26. Veintiséis derrotas de otros tantos partidos. En la segunda fase, 2 victorias en las 12 jornadas. Por supuesto que descendieron automáticamente, sin opción al playoff.

Posiblemente fuera el único equipo amateur de toda la categoría, excepto sus dos americanos. Todos los demás, tenían un trabajo. Recién ascendidos, sabían de las complicaciones para mantenerse y no jugaron al salvarse a cualquier precio. Los clubs con problemas económicos, como el caso del Bosco, tomaron un camino de “huída hacia delante”. Otros, aun modestos, siempre mantuvieron los pies en el suelo, aunque en bastantes ocasiones, sus decisiones fuesen erróneas. O si no, miren: inicialmente, empezaron con Paco Hernández como entrenador. Tras las cinco primeras derrotas, es relevado por Pedro Mora, que aguantó otras cinco jornadas. A partir de la jornada once, fue Antonio Torres.

Salesianos contaba con el reclamo de un americano muy anotador, Troy Bowers, que se tiraba hasta las zapatillas (convirtiéndose en el cuarto máximo anotador tras la primera fase, con 34,1 puntos de media), aunque el que tenía más profesionalidad y compromiso, era el otro, Tom Gneiting -y por ello hizo posterior carrera en España, jugando en ACB en el Tenerife Nº 1, Júver Murcia e incluso en el F.C. Barcelona-. Pero no era suficiente atractivo para que, en el pabellón de Las Palmas, el Tamaraceite, fuesen algo más de 500 personas. Así que deciden mudarse a 60 kilómetros al sur de la isla, al pequeño recinto de San Fernando, cuyo pabellón era nuevo, buscando la atención del turismo de la isla. La medida hizo que se pasase de 500 a 100 aficionados aproximadamente.

Para la segunda fase, con algo más de dinero, el presidente Héctor Campillo, decide hacer tres refuerzos, siendo Luis Martín Sa y Carlos Cabezas (padre del internacional salido de Unicaja) los más destacados. “Los fichajes han llegado un poco tarde, porque económicamente no se han podido hacer antes. Y se ha hecho gracias a aportaciones anónimas”. Sensatez y no perder la cabeza por parte de su máximo responsable. Ellos sabían su meta, la asumían y actuaron en consecuencia. “Gracias a la política de cantera y no de presupuestos grandes, donde la mayoría estaban por encima de sus posibilidades, vamos a poder terminar la temporada”, su finalidad, que debía ser la meta de todos.

 

LECHE RÍO BREOGÁN, OTRO QUE ASCENDIÓ, NO SIN PROBLEMAS

Era otro club que mantuvo la estructura ACB tras su desacertada campaña. El base Manel Bosch, el internacional e ídolo local Manel Sánchez, Antonio Sacedo, el malogrado Juanfran Garrido, la adquisición del roqueño pívot Román Carbajo, procedente de Cajabilbao, más la continuidad del pívot estadounidense Rudy Woods, una torre inalcanzable en esta categoría, acabando con la guinda del ex profesional Curtis Berry, un alero de una tremenda elegancia y categoría, eran garantía más que suficiente para ascender a la ACB. Tal fue así el hecho que en el seno del equipo, tras el pase a los cuartos de final, ni se celebró, porque según su base Manel Bosch “era para lo que vinimos. Y lo hemos cumplido”. Excelsa trayectoria liderando el Grupo Par en la 1ª fase y segundos, tras Clesa Ferrol, en la 2ª fase, con un récord final de 25 victorias y 11 derrotas, antes de afrontar los playoffs. Además, fueron campeones de la Copa Galicia que, con la cantidad de equipos que había en esta 1ª B, tenía su mérito.

Sin embargo, sus quebraderos de cabeza aparecieron con los problemas entre la directiva y su entrenador, el estadounidense Tim Shea, que tras su notable paso en el OAR Ferrol, repetía experiencia gallega con los lucenses. En tal ‘affaire’ se mezcló una fría relación entre el entrenador y la estrella, Manel Sánchez, una directiva que no actuó con las mejores intenciones y medios de comunicación locales con actitud caciquil, serviles a la directiva frente a un entrenador que por momentos, pensó ser el Quijote.

Curtis Berry, todo elegancia para Leche Río Breogán.

Tim Shea tuvo diferentes multas por roces con la directiva. “No entiendo que algún directivo me diga que queremos más espectáculo, cuando llevamos ganados la mayoría de los partidos y vamos en cabeza de la clasificación -durante la primera fase-. En mi vida me habían pedido algo así”. Eran momentos en que el divorcio ya parecía claro.  “Tengo claro que podría hacer un buen papel con muchos clubes españoles”. Resultó que en la victoria ante Valvi Girona (95-81), la imagen final fue de cierta decepción, pues se iba ganando hasta por 29 puntos de diferencia. Con esas fue un locutor radiofónico nada más acabar el partido a pie de pista, a preguntar a Shea. Y este contestó “Mi respuesta fue que hacía falta más disciplina”. Desde el propio pabellón, el vicepresidente Ramón Estevez bajó por las gradas hasta el entrenador. “Y volví hacia él. Me agarró por la solapa y el brazo. ‘¡Cuidado, Ramón!’ le contesté’ …y la trifulca se montó. 

Desde entonces, situaciones muy desagradables, incluidas voces, increpándose unos a otros desde la calle y la terraza del domicilio del entrenador a altas horas de la madrugada, provocaron que Tim Shea quedase apartado del equipo y que lo denunciase a magistratura, con la idea que su asistente, Juan Corral, le hizo la cama. “Otros grandes entrenadores, como José Antonio Figueroa y Pablo Casado han salido también del club, rodeados en polémicas, sin saber bien por qué”. La imagen de llevar al propio Corral como entrenador al All Star, siendo Shea el candidato, por haber llevado a su equipo al liderato, fue penosa. Y es que además, Ramón Estevez fue nombrado presidente del club en el transcurso de esta liga, para más inri. La denuncia, acusando al club de no poner los papeles en regla del entrenador, ni su permiso de trabajo ni de residencia, fue desestimada por la Magistratura de Trabajo número uno de Lugo. El juez Manuel Pando Manjón consideró que el contrato, de un año de duración, tenía una opción de prórroga por otro año más, lo que no obligaba al club a regularizar tal documentación y si obligar al demandante a hacerlo (si hubiese sido tan sólo de un año, era el club el obligado a tales quehaceres). Por otro lado, el Breogán fue multado también con 800.000 pesetas en la sentencia.

Ya ven, un ascenso en medio de una tormenta que esperaban que no volviese a repetirse. Al menos, no merecedora de una afición como la lucense ni de un club como el Breogán.

 

SMITH & SMITH, TAMBORILEROS EN UN MARISTAS CAMINO AL ÉXITO

Javier Imbroda y Jacinto Castillo lideran el resto del Maristas, la alegría de la liga

Estas historias sí que nos gusta contarlas mucho más. La travesía del Mayoral Maristas este curso en 1ª B fue de cuento de hadas. Cómo predominando la alegría, la unión, el grupo, la ilusión por jugar, una directiva torera -que se resumía en su presidente-, pero realista y una pizca de suerte, se cumplió un sueño para el equipo del colegio Maristas malagueño. 

La historia previa de este colegio Maristas a este HACE 30 AÑOS… de verdad, es digna de leerse. Podréis entender la idiosincrasia del club y de su presidente, Jacinto Castillo. El caso es que para este curso 87/88, días antes del inicio de la competición, la potente empresa textil para ropa de niño “Confecciones Mayoral”, se convirtió en el sponsor del equipo.

              “¿Cuánto dinero cuesta el equipo?”

              “Cuarenta millones de pesetas”.

              “Hecho”.

Tal cual. El presidente Jacinto Castillo fue al empresario Rafael Domínguez de Gor, con la idea de buscar un sponsor. El hecho de que Domínguez de Gor fuera padre de alumnos del colegio Maristas, tuvo contestación con su primera pregunta “¿cuánto vale el equipo?” Así, haciéndose Mayoral cargo del presupuesto al completo del equipo, se olvidaban las complicaciones económicas.  Tan sólo tenían que jugar. Y tan bién lo hacían, que tal señor cogía su avión particular para desplazarse a otras ciudades y ver al equipo en directo. Su idea era clara: “La empresa Mayoral es líder. Y todo lo que apoya, debe aspirar a ello”. Así que ahora, hablemos de baloncesto.

Mayoral Maristas y Askatuak disputaron unas preciosas semifinales. 

El equipo tenía un sello de juego muy marcado en la figura de su entrenador, Javier Imbroda, un tipo de 30 años, que 4 años antes había venido desde Melilla para poder entrenar en el Maristas malagueño, a cambio de un puesto como profesor de EGB en el colegio. “El planteamiento que me hacía inicialmente, era asentar el equipo en la categoría. El año pasado tuvimos la suerte de integrar a los dos americanos y ahora hacen lo que les digo, un baloncesto moderno y espectacular, al margen de cara a la galería. Mi idea es provocar al rival una mala posición para que falle. Concreté una línea de trabajo a seguir, tanto en el aspecto deportivo como de relación con los jugadores y a partir de ahí, he planificado lo que he creído”. Absolutamente convencido en sus credenciales Javier Imbroda.

Los americanos, pues ya lo saben todos: Mike Smith y Ray Smith (y si aún no has leído el enlace de su procedencia, te recomendamos que pares 5 minutos y leas en el enlace, la peculiaridad de sus destinos). Eran maravillosos, volvían locos a todos los rivales: atléticos, espectaculares, saltarines, impredecibles… eran los tamborileros que marcaban el ritmo al equipo, al pabellón, a la ciudad. ”Efectivamente, nos compenetramos y sabemos cada uno nuestra posición. De todas formas, tenemos el apoyo constante de los nacionales” confesaba Ray Smith. Y era cierto, porque junto a un equipo que se movía por la inconsciencia propia de la juventud, cargaban mucha parte del sacrificio defensivo en el bloque. “Es importante que los americanos sean amigos fuera de la pista. Y eso no sucede en todos los equipos”.

 

Ellos, a partir de la segunda fase de la competición, en la que fueron el único equipo invicto, tenían entre ceja y ceja el ascenso a la ACB, al que lograron tras batir al Caja San Fernando en octavos.  Ya desmelenados, se deshicieron en cuartos del Leche Río Breogán, con el factor cancha en contra. Aunque fuese por un asunto de puro egoísmo en ellos, tenían que ascender. El egoísmo más generoso y hermoso que puedes contemplar en deporte. “Queremos subir, porque así nos quedaríamos los dos”, comenta Ray sin vacilaciones. El marco era el siguiente: con la ampliación de la ACB, sus 24 equipos, el ascenso de 8 de ellos desde 1ª B, esta categoría había acordado quedarse en 16 clubes y un solo extranjero por plantel. El afán de ambos en seguir juntos, les impulsó a realizar la segunda fase y posteriores playoffs que hicieron. “Además, ya te dicho que mi madre viene en agosto y qué iba a hacer ella aquí sin estar yo”. Geniales. “Si el equipo responde sin jugadores de muchos centímetros, seguiré contando con ellos”. Sabiduría de Javier Imbroda.

 

 

 

PRÓXIMO CAPÍTULO: 1ª B, EL FIN DE UNA LOCA UTOPÍA (5ª y última parte).

“HACE 30 AÑOS…” (Prólogo)

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 1: “Americanos para una liga en alza”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 2: “Nace el Open McDonald’s”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 3: “Cerca de las estrellas”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 4: “Las ventanas FIBA”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPITULO 5: “La guerra de las revistas”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 6: “Kenny Simpson, un especialista defensivo que se convirtió en máximo anotador”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 7: “El infructuoso regreso del Barça a Copa de Europa (1ª parte).

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 8. “La ACB pasaba de 16…¡a 24 equipos”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 9. “La Copa del Rey de Valladolid…y Solozábal”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 10. “El Torneo de Navidad”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 11. “El viaje de Uliana Semenova (1ªparte)”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 12. “El viaje de Uliana Semenova (2º parte)”.

"HACE 30 AÑOS..." CAPÍTULO 13: “¿Qué pasa con Arvydas Sabonis?”

"HACE 30 AÑOS..." CAPÍTULO 14: "La Korac más especial para el Real Madrid"

"HACE 30 AÑOS..." CAPÍTULO 15:  "Baskonia: La élite puede esperar"

"HACE 30 AÑOS..." CAPÍTULO 16: "La Recopa que se le escapó a la Penya entre los dedos"

"HACE 30 AÑOS..." CAPÍTULO 17: "Lo que el Barça se dejó en Holanda"

"HACE 30 AÑOS..." CAPÍTULO 18: "Final Four"

"HACE 30 AÑOS...": CAPÍTULO 19: "Rullán, Cabrera y Corbalán, el adiós a tres mitos"

"HACE 30 AÑOS...": CAPÍTULO 20: "1ª B, el fin de una loca utopía (1ª parte)"

"HACE 30 AÑOS...": CAPÍTULO 21: "1ª B, el fin de una loca utopía (2ª parte)"

"HACE 30 AÑOS...": CAPÍTULO 22: "1ª B, el fin de una loca utopía (3ª parte)"