HACE 30 AÑOS… Cap.20: 1ª B, el fin de una loca utopía (1ª parte)

HACE 30 AÑOS… Cap.20: 1ª B, el fin de una loca utopía (1ª parte)

Antonio Rodríguez

Seguimos con el repaso del serial 'Hace 30 años' haciendo un viaje en el tiempo a los orígenes de nuestros baloncesto. ¿Qué ocurrió justo por aquel entonces? Aquí lo descubrirás.

Jueves, 26 de mayo: En la final de conferencia de la NBA, Boston Celtics milagrosamente salvó lo que sería casi su eliminación, al empatar a uno la serie ante Detroit Pistons. Tras caer derrotados en su propio Boston Garden en el primer enfrentamiento (96-104), un triple milagroso de Kevin McHale (el primero de su carrera) sobre la bocina, forzó la segunda prórroga y finalmente batir a los “Bad Boys” de Detroit (119-115). La serie se trasladaba al Silverdome de Pontiac, el recinto más grande de toda la NBA, donde en un partido de liga regular se congregaron -ante los Celtics, precisamente- más de 60.000 espectadores.

Viernes, 27 de mayo: El F.C. Barcelona seguía a vueltas con la contratación de uno de los grandes anhelos de Aíto García Reneses aquellos años: la del pívot estadounidense Dan Gay, para suplir a McDowell. Duro, defensivo, comprometido, en Cantú era un absoluto ídolo.

Por otra parte, el Júver Murcia de 1ª B, confirmaba el fichaje del seleccionador brasileño Ary Ventura Vidal. Tras los Juegos Olímpicos de Seúl, derechito a tierras murcianas, que buscaban con ahínco el ascenso a la ACB.

Domingo, 29 de mayo: El RAM Joventut se proclamó campeón de España en la categoría junior, al derrotar al IFA Espanyol en la final (84-76). Dos grandes equipos que se merecieron el honor de ser los mejores, con Juan Antonio Morales, David Solé, Jordi Pardo, Tomás Jofresa o Dani Pérez en la Penya (muchos había jugado ya en ACB), mientras que por los españolistas, Santi Abad, Oscar Cervantes, Molero y Oscar Piñero, entre otros.

Domingo, 29 de mayo: Tras la disputa del Preolímpico americano, junto a Estados Unidos y Canadá, Puerto Rico y Brasil fueron los otros dos combinados que consiguieron plaza para los Juegos Olímpicos de Seúl.

Lunes, 30 de mayo: El estadounidense de Cajabilbao, Joe Kopicki, anuncia su marcha a la Lega italiana, exactamente al San Benedetto de Turín, donde iba a cobrar unas cantidades cercanas a los 200.000 dólares, algo a lo que, ni por aproximación, podían acercarse los vascos.

Martes, 31 de mayo: Con la llegada de Juan Antonio Morales y Ferrán Martínez, tras la disputa del Campeonato de España junior, se completaba el plantel de la Selección Española para afrontar la preparación de cara al difícil Preolímpico holandés.

Eugene McDowell, el americano del F.C. Barcelona, aterrizó en Bilbao, para jugar en las filas del Cajabilbao la próxima temporada. Un fichaje de relumbrón en La Casilla.

El Comité de Competición sancionó con dos partidos a puerta cerrada al F.C. Barcelona, tras los graves incidentes del 5º partido de la final liguera ante el Real Madrid, con la invasión de cancha al final del mismo.

Jueves, 2 de Junio: La gran sorpresa en los Playoffs de la NBA la estaba dando Dallas Mavericks, que con su victoria en el 6º partido en la final de conferencia ante Los Angeles Lakers (105-102), forzaba el 7º y definitivo choque, para dirimir cual de ambos jugaría la gran final. Mark Aguirre (23 puntos y 13 rebotes) y Rolando Blackman (22 puntos), como siempre, los pilares en los que se basaron.

Viernes, 3 de junio. La Selección Española, concentrada en Palma de Mallorca, reiniciaba sus entrenamientos en la vuelta al trabajo tras un día de descanso que sirvió para sesión fotográfica y de prensa por la mañana y descanso por la tarde.

 

La utopía de llevar el baloncesto de élite a todos los rincones del país

 

Tapón de Javier Herranz, del Pamesa Valencia, a Rudy Woods, del Leche Río Breogán.  |  Mike Smith, todo un espectáculo para Mayoral Maristas.

Era el momento y había que aprovecharlo. El baloncesto era popular hasta extremos inimaginables en el verano de 1986, con los ecos del Mundial de España aún resonando. La ACB, en el candelero, cubierta en los diarios a cada jornada, crónicas a media página de cada encuentro, exceptuando el importante, que iba a página completa y otra de las de color sepia, para ilustrar todo aquello con fotos. Pabellones abarrotados e ídolos que forraban carpetas (claro, que teníamos todo tipo de publicaciones especializadas para hacerlo). Los tan comentados carruseles radiofónicos, a semejanza del fútbol, haciendo la ronda en tardes de sábados, donde poco fútbol se jugaba, copando el protagonismo. Los sponsors ven el trampolín a su notoriedad en nuestro deporte y se apuntan a tal carro, viendo la importancia que le otorgaban los medios. No sabíamos cuál sería su techo, pero una cosa era clara: la sociedad estaba encantada por consumir baloncesto. Y se tomaron medidas para seguir en tal proceso.

Tres años antes, la de aquella aburrida liga de 14 equipos con un extranjero, donde el único encuentro que perdieron Real Madrid y Barcelona fue el que disputaban entre ellos, tenía el apego exclusivo del aficionado al baloncesto de toda la vida, que no eran muchos, por cierto. Nos engañaríamos si lo llamásemos entonces deporte de masas. En masa se veían por televisión los partidos del Real Madrid en Copa de Europa y ya. Ese era el panorama de la División de Honor (la actual Liga Endesa). Pues imaginen lo que era la segunda categoría, la 1ª B. Se la llamaba “categoría maldita” y no les faltaba razón a quienes la tacharon de ello. Un erial sin imagen ni presencia.

Mate de Wayne Campbell. El Metro Santa Coloma, muy serio. 

Y alguien pensó, por qué no, de utilizar tal herramienta de 1ª B para llevar el baloncesto de élite a todos los rincones de nuestro país. Con muchos cambios, obviamente. La “categoría maldita” convivió con la ACB dos años con el mismo funcionamiento, mientras que ésta crecía sin parangón. El premio para ellos, las tres plazas de ascenso a la “tierra prometida”. En 1985, a los 16 equipos participantes de 1ª B, se les concedía el poder fichar a cada uno su extranjero. En el verano del 86, la revolución: 24 equipos y 2 extranjeros (a imagen y semejanza de la Liga Endesa), para llevar buen baloncesto, fichar espectaculares americanos y un interesante ramillete de notables nacionales, allá donde apenas -o nunca, en muchos casos- había llegado el baloncesto de tal nivel: a Valencia, a Sevilla, Ourense, Córdoba, Andorra, La Coruña, Vigo, Burgos, Badajoz, Gijón o el sur de Tenerife. Un sueño hecho realidad.

Englobados en dos grupos, aquellos 24 equipos, aún sin televisión, tuvieron una enorme repercusión mediática. Ya sí mostraban su cara en los periódicos y en los medios, sobre todo locales. Ya sí que los centros territoriales de TVE emitían sus resúmenes en el bloque de deportes como un apetecible reclamo. Piensen que el Cajamadrid, recién descendido a 1ª B, pagaba al canadiense Greg Wiltjer lo que ningún extranjero en ACB cobraba, que no fuesen los madridistas Branson y Spriggs o el barcelonista Wallace Bryant. Que en el Caja de Ronda aterrizó un campeón de la NBA, Mark McNamara. Que el gran Essie Hollis fichaba por León, que Josep Cargol desde Santa Coloma parecía un jugador tan prometedor, que el Real Madrid se hizo con sus servicios por Navidad, sin esperar más o se descubrían tipos con apellidos raros, con pinta de contrahechos, pero que las metían de todos los colores, como un tal Dan Palombizio. Y la receta funcionó. Y las casas patrocinadoras aparecieron: Coalsa, Cafés Delta, Caja San Fernando, Pamesa, Colecor, Coronas… No eran como los de ACB, pero ayudaron a impulsar este nuevo invento.

Ejércitos de nuevos aficionados expresaron su amor por los colores de su ciudad, viendo aquello todas las semanas, como un excepcional regalo. Muchos tienen particulares batallas que contar de todo aquello. Muchos vieron nuevos ídolos en americanos que se los encontraban comprando en el supermercado. En esa 1ª B entrenaban ilustres como Moncho Monsalve, Chus Codina, Antoni Serra o promesas emergentes como Eduardo Torres (con 23 años), Isma Cantó, Trifón Poch, Andreu Casadevall o uno de los directores deportivos más brillantes que hemos tenido en la Liga Endesa, sobre todo en León y Fuenlabrada, en la figura de Ramón Fernández dirigiendo al Tradehí ovetense.

Herminio San Epifanio, de los mejores nacionales, en el Valvi Girona.

Quizás fue que el efecto novedoso de esta categoría se fue difuminando. Quizás la ambición y la “huida hacia delante” cuando quien ponía los dineros, los patrocinadores, empezaban a recular en sus agraciados gestos de comprometerse con esta 1ª B. O quizás la locura colectiva de añadir cuatro clubes más a la categoría para un total de 28, sobre las estructuras vigentes, poco profesionalizadas y guiadas por grandes dosis de voluntad más que de cabeza en ciertos casos, se toparon con un nuevo escenario. Para esta temporada 87/88, la de HACE 30 AÑOS, la que nos corresponde, al atractivo de la competición se le unió una galopante crisis monetaria y unas decisiones que no invitaban al optimismo.

“Esta categoría es delirante” llegó a confesar Antoni Serra, el prestigioso ex entrenador, campeón de liga con el Joventut y con el F.C. Barcelona, ahora en las filas de Pamesa Valencia. Veintiocho equipos englobados en dos interminables grupos de 14, donde los 7 primeros de cada, jugarían una segunda fase (sin contar resultados de la primera) y todo para que hubiese solamente dos ascensos … ¡y ocho descensos! Tuvieron muchas voces críticas. El internacional ‘Perico’ Ansa, en las filas del Cajamadrid, admitía que “la situación actual me parece nefasta. Me parece bien que se quiera llevar el baloncesto a toda España, pero no pagándolo nosotros, los jugadores, con largos desplazamientos y un excesivo número de partidos”. Toño Martín, el ilustre pívot del Miñón Valladolid y OAR Ferrol, ahora en el Caja San Fernando, pudo reconocer que “no hay tantos jugadores nacionales para tal cantidad de plantillas”. Y era cierto. Los 10 primeros equipos daban bastante el nivel, con viejos conocidos. El resto, otro cantar. Y como bien puntualizaba el hermano mayor de Epi, Herminio San Epifanio, “donde más noto la diferencia es en los jugadores de banquillo. Aquí en 1ª B, las plantillas son mucho más cortas”. Lo que peor llevaban los grandes, eran las dos únicas plazas de ascenso, que luego, como podremos leer, no fueron tales.

De directivas curiosas, de arbitrajes más curiosos todavía, de locuras de calendario y reuniones en despachos de alcaldes rogando dinero, estuvo esta temporada repleta. Y en próximos capítulos, os iremos contando. Claro, que ver el vaso medio lleno, también era fácil. No había más que escuchar a Ray Smith, el ala-pívot de Mayoral Maristas, que junto a Mike Smith formaban toda una fantasía en esta categoría. Eran sublimes. “Para que Maristas triunfe, es necesario que los Smith sigamos garantizando 60 puntos cada partido como el año pasado e intentar que la pareja americana rival, anote lo menos posible”. Olé. Así se habla. Fuera complejos. Para acabar esta introducción, os dejamos las plantillas de los 28 equipos, de los trescientos y pico héroes, que con los pies fríos y la cabeza caliente, dieron vida a todo esto. De verdad, no se pierdan este serial, porque con ilusiones, voluntades y errores, muchos errores, se escribe nuestra historia. Y en esta loca 1ª B hubo de todo eso y en cantidad. Os lo contaremos.

 

PRÓXIMO CAPÍTULO: El fin de una loca utopía (2ª parte).

“HACE 30 AÑOS…” (Prólogo)

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 1: “Americanos para una liga en alza”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 2: “Nace el Open McDonald’s”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 3: “Cerca de las estrellas”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 4: “Las ventanas FIBA”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPITULO 5: “La guerra de las revistas”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 6: “Kenny Simpson, un especialista defensivo que se convirtió en máximo anotador”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 7: “El infructuoso regreso del Barça a Copa de Europa (1ª parte).

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 8. “La ACB pasaba de 16…¡a 24 equipos”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 9. “La Copa del Rey de Valladolid…y Solozábal”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 10. “El Torneo de Navidad”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 11. “El viaje de Uliana Semenova (1ªparte)”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 12. “El viaje de Uliana Semenova (2º parte)”.

"HACE 30 AÑOS..." CAPÍTULO 13: “¿Qué pasa con Arvydas Sabonis?”

"HACE 30 AÑOS..." CAPÍTULO 14: "La Korac más especial para el Real Madrid"

"HACE 30 AÑOS..." CAPÍTULO 15:  "Baskonia: La élite puede esperar"

"HACE 30 AÑOS..." CAPÍTULO 16: "La Recopa que se le escapó a la Penya entre los dedos"

"HACE 30 AÑOS..." CAPÍTULO 17: "Lo que el Barça se dejó en Holanda"

"HACE 30 AÑOS..." CAPÍTULO 18: "Final Four"

"HACE 30 AÑOS...": CAPÍTULO 19: "Rullán, Cabrera y Corbalán, el adiós a tres mitos"