ARTÍCULO: CUESTIÓN DE FE

ARTÍCULO: CUESTIÓN DE FE

Antonio Rodríguez

2º Herbalife Gran Canaria 63-62 Unicaja

Herbalife Gran Canaria forzó el tercer partido y definitivo de esta serie de cuartos de final, con mucha fe en la victoria y sintiendo que sería un pecado despedirse (si tuviera que hacerlo) con una derrota ante sus aficionados. Buscando el brazo ejecutor que les guiara al triunfo final, buscando alternativas, fue Albert Oliver, el base suplente, quien con su muñeca y convicción mostró que efectivamente, en el recién estrenado Gran Canaria Arena, ganar estaba por encima de tácticas y aciertos. Era más una cuestión de fe.

Si en el primer envite los primeros minutos invitaban a pensar que los grancanarios dominarían, viendo su juego interior, en esta ocasión el choque se tiznaba de color verdoso. La exigencia física a la que los hombres de Joan Plaza sometían a Herbalife, era difícilmente soportable. Defensa asfixiante, ayudas certeras y mucha movilidad, una contundente carga sobre el rebote ofensivo como pocas veces hemos visto esta temporada, era como intentar respirar bajo el agua. Por eso el parcial inicial (12-13 al final del primer cuarto) eran tan exiguo y mostraría, de una manera u otra, que esta sería la tónica general.

Pedro Martínez tomó la decisión de hacer correr a los suyos. Correr para evitar una defensa estática tan agobiante. Y a tumba abierta cual ciclistas bajando un puerto, se comportaban los canarios, con Tomás Bellas y Brad Newley como centellas para intentar mantener la igualdad en el electrónico, hasta que nuevamente la contundencia de Stimac y Granger, se fuesen en el marcador 29-36 al descanso.

A partir de ahí, la estrategia parecía que iba encaminada al triple para ganar el partido. En el tercer cuarto, Herbalife Gran Canaria lanzó 5 veces de dos puntos y 9 de tres. En el último cuarto, 6 de 2 y 9 de 3. En el total, fueron 31 intentos de dos y 29 de tres. Clara estrategia. Con Albert Oliver (18 puntos), de sus cuatro canastas triples, un par de ellos fueron en momentos decisivos en el último cuarto como para llegar a un final igualado de cara o cruz. Y la cruz vino en Unicaja, donde Jayson Granger, que con mucha valentía acababa de anotar dos potentes entradas a canasta, la última y uno de las decisivas, se le salió, para dejar finalmente en manos de Fran Vázquez, en un tiro muy forzado, la suerte que le fue esquiva a Unicaja.

Herbalife Gran Canaria, sin brillantez, pero con mucho tesón, logró forzar el tercer partido y tener opciones, sobre todo vista la imagen que dejaron en el Martín Carpena, para reeditar las semifinales. Claro, que este Unicaja sólido en casa tiene otro guión previsto. Lo que sí tenemos claro todos los aficionados es el verdadero guión del tercero: el de la igualdad.

Resumen 1º Unicaja-Herbalife Gran Canaria