ARTÍCULO: EL MAZO DE JUAN CARLOS NAVARRO

ARTÍCULO: EL MAZO DE JUAN CARLOS NAVARRO

Antonio Rodríguez

2º Laboral Kutxa 71-95 F.C. Barcelona

En nada se pareció el partido de Vitoria al del Palau. En nada…bueno sí, en algo: en Juan Carlos Navarro. Sobre un pabellón frío, frío antes del salto inicial, termómetro de las sensaciones de los aficionados y lo que ha sido la temporada al completo, tras un mal inicio (0-7), Laboral Kutxa se rehízo. Pero llegó Navarro. Y en el segundo cuarto, volvió a exhibirse con 13 puntos. Y aquí se acabó todo. Los baskonistas, en casa, más que ansias por combatir, parecían tener una kriptonita que les dejó marcados. Y se fueron de partido durante toda la segunda mitad.

Entre una gran labor de Macje Lampe ante sus viejos compañeros, con 6/7 en tiros de campo, exhibiéndose en el Fernando Buesa Arena, ponía el epílogo a una triste temporada del equipo vitoriano. Los azulgranas superaron la veintena de diferencia con una facilidad insultante, sin respuesta ni amenazas de ello alguna. Tibor Pleiss, su mayor alegría de la campaña por su excelente aportación a lo largo de todo el año, 7 puntos, discretísimo como el primer día, no ha estado a la altura en este playoff de lo que se le presuponía y de lo que se le exigía. Sus fallos iniciales parecían lastrarle y no ha logrado mantener el tono de este tipo con un juego de pies y una capacidad de equilibrio en todos sus tiros y poder hacerlo con ambas manos, que ha fascinado durante muchas jornadas.

Las palabras de Andrés Nocioni, totalmente decepcionado tras ser el líder visible de un plantel que fue a la deriva en toda la segunda parte, cuestionándose su futuro en el club, incluso su valía para poder llevar a las metas que se merece una entidad como esta, fueron duras. Duras y no tan sorprendentes cuando vienen de boca de un ganador como él.

El escalón que ha bajado Laboral Kutxa esta temporada ha sido grande. Veremos cual es su futuro, porque ha sido de los equipos más azotados con la actual crisis. Cuentan con el “carácter Baskonia” que tan a cuentagotas lo mostraron esta temporada, aunque sí lo suficiente como para considerarles grandes, porque compitieron contra los grandes en diversas ocasiones. Mala suerte, entre elecciones y lesiones, de los dos representantes no europeos, que poco, muy poco han aportado. Si hubiesen mantenido una media habitual, quizás la pintura y el retoque final de la temporada 13/14 hubiese sido otra.

Los azulgranas, con más alegría y nuevamente aporte de más efectivos, sea el caso de Lampe o Pullen, deben encarar una de las semifinales, en teoría, de las más duras en los últimos años. Quizás la más dura dentro de su historia ACB.

Crónica 1º F.C. Barcelona - Laboral Kutxa