ARTÍCULO: PISTOLETAZO DE SALIDA BLANCO

ARTÍCULO: PISTOLETAZO DE SALIDA BLANCO

Antonio Rodríguez

1º Real Madrid 78-70 CAI Zaragoza

Ha comenzado el playoff de la Liga Endesa para el equipo vigente campeón, en un encuentro que pareció extraño en varias facetas. Extraño porque sin tener en los blancos mucho acierto, hubo un momento dado en que el CAI Zaragoza se fue del partido en el tercer cuarto, y parecían deambular por la pista (53-39 para el Real Madrid al filo de su final), sin ningún corazón ni ímpetu, y posteriormente, ante no sabemos si definir sesteo, o simplemente falta de fuerzas entre los jugadores de Laso, los de Abós aprovecharon la coyuntura para adentrarse nuevamente en la competitividad del match y poder disputar de forma igualada el último cuarto.

Con buena racha triplista de Sergio Llull (4/9) con mayor protagonismo ante la ausencia de Rudy Fernández, y la labor siempre espléndida de Felipe Reyes (18 puntos, con 6/8 en tiros de campo), parecía suficiente para paliar el desacierto del resto de compañeros, que no andaban nada finos. Ni Sergio Rodríguez parecía tener la alegría habitual, ni Carroll, ni Darden, ni Mirotic. De verdad, algo pastoso el conjunto de Pablo Laso, quizás lógico a estas alturas de competición. Claro, que confesar eso puede resultar peligroso, a las alturas a las que nos encontramos y con lo decisivos que serán los partidos a partir de ahora.

Ya la muestra de…no me atrevo a confesar tristeza, pero sí falta de alegría, del conjunto dirigido por Pablo Laso, era evidente yendo constantemente por debajo en el marcador en el primer cuarto, fueron afinando poco a poco, pero para colocarse por delante, nunca con sensación de cerrar el partido. Apenas había contragolpes, Sergio Rodríguez apenas encontraba huecos para dar sus pases, forzando tiros muy exteriores que tampoco dieron sus frutos (bien en triples, con 2/4, pero 1/5 en lanzamientos de 2 puntos, por regla general, en suspensiones de larga distancia).

CAI Zaragoza planteó el partido para utilizar la polivalencia de Sanikidze y Rudez, que si bien el primero estuvo extraordinario en ataque en los primeros 20 minutos (12 puntos en ellos), luego se contagió de la mala racha de su compañero croata, que no veía aro ni grande ni pequeño (2/7 sin provocar tan siquiera tiros libres). En el momento en que Joseph Jones se enfadó con unas decisiones arbitrales y se despistó del partido, CAI Zaragoza se acabó por momentos. Sin embargo, apareció Tabu y comenzó a contagiar a algunos, lo que valió para que se igualase el marcador con un 58-55 a falta de 6 minutos para la conclusión.

Un Real Madrid que dio sensación de hacer el trabajo justo, con poca chispa y aferrándose a los destacados y ya mencionados Reyes y Llull, consiguió el colchón entre 7-10 puntos en los últimos minutos como para ganar sin muchos agobios, pero dando sensación de frialdad. Veremos cual es el devenir en un futuro próximo del conjunto de Pablo Laso. Pensemos que es el inicio de un camino y que ya irán calentando motores.