ARTÍCULO: ALTA TENSIÓN

ARTÍCULO: ALTA TENSIÓN

Antonio Rodríguez

1º Unicaja 78-70 Herbalife Gran Canaria

El Martín Carpena llegó a ser electrizante en los últimos minutos. Unicaja tenía que remontar por segunda vez en el partido y volvió a lograr que el ambiente llegase a ser irrespirable, volcado con el equipo, entusiasmado por tan salvaje remontada, encabezada con tres triples consecutivos de Nik Caner-Medley, que acababa de incorporarse a pista.

Y eso que los malagueños lo tuvieron duro, duro. Su inicio de partido fue desolador. 12-22 y una superioridad interior manifiesta de Herbalife Gran Canaria hacía que esta eliminatoria se tiñese de color amarillo. Y cuando hablo de eliminatoria, hablo bien, puesto que la solidez con la que mostraban sus armas, a las que difícilmente tenían réplica de los hombres de Joan Plaza, parecía que había un dominador para toda la serie. Walter Tavares asegurando su tablero en tapones y rebotes, así como Eulis Báez en tareas ofensivas (aún tocado de su rodilla, pero cumpliendo como un campeón), hacían imposibles los esfuerzos de Fran Vázquez -excelente trabajo y voluntad el suyo-, porque no tenían más oposición. Pero había que dar a estos dos pívots un respiro, y ni Akindele (aún muy, muy despistado. Quizás le vino pronto la “hora de la verdad” y un mes no es suficiente), ni Nacho Martín, suplieron ni supieron aportar el desgaste de sus compañeros en la zona rival.

Unicaja ganó el encuentro por convicción y arranques individuales. Ya no hablo de Caner-Medley, que su momento de inspiración sirvió para creer nuevamente en las posibilidades de los suyos (56-63 a falta de 5 minutos), sino que esa convicción, confianza en que este es el momento de la temporada y donde hay que aportar, lo vi claramente en tres jugadores, que si sus estadísticas no dicen mucho, sí lo hicieron sus acciones: Carlos Suárez, Fran Vázquez y Txemi Urtasun. Ryan Toolson tuvo un mal día en tiro (2/11 en tiros de campo. Pero los tiradores tienen días así. No es noticiable), y en la agresividad de Granger y sobre todo de Stimac, tienen un seguro. Sumaron efectivos y eso es importante. Eso les dio la victoria.

Herbalife Gran Canaria, a pesar de la notable baja de Ben Hansbrough, tuvo visos de gran equipo, porque sus buenos minutos -el primer y tercer cuarto- fueron muy buenos. Se olvidaron del juego interior -o apostaron por el lanzamiento triple- en los minutos decisivos y perdieron. Tampoco encontraron las mejores opciones para tales tiros y con ello, fueron enterrados. Entre que unos se vieron remontados tras controlar muchos minutos y los otros que se vieron superados y que el embrujo del Carpena y su empuje, dieron el resultado final y una eliminatoria totalmente abierta.