Ismael Corraliza: Talento desde 'La Barraca'

Ismael Corraliza: Talento desde 'La Barraca'
(Foto FEB / Alberto Nevado)

Antonio Rodríguez

Desde “La Barraca”, el chalet de 600 metros cuadrados en Altorreal, donde la Universidad Católica de Murcia hospeda a sus chicos becados, el base cordobés Ismael Corraliza muestra sus talentos para evidenciar que en Murcia, se cuida y se quiere la cantera.

UCAM Murcia no pudo finalmente con la calidad y la profundidad que atesora el equipo junior de Tecnyconta Zaragoza (tiempo tendremos para hablar de ellos). Sin el poderío físico de sus rivales, el rebote ofensivo fue la sentencia para que cayeran derrotados en octavos de final del Campeonato de España junior (86-71). 

Sin embargo, sus aspiraciones duraron bastantes minutos, vivos y habilidosos ante la inferioridad de estatura, liderados por un base de 1,92 llamado Ismael Corraliza. Este cordobés, procedente del Maristas de Córdoba, con gran nombre en Andalucía en categorías inferiores, por ser uno de sus jugadores más destacados de la generación del 2000, mostró en octavos de final talento e inspiración para este juego.

Promediando en la competición (en los cuatro partidos que han jugado) 16,3 puntos, 41,7% en tiros de campo y un más que notable 42,2% en triples, nos gustó la decisión para finalizar en las situaciones en las que lo hacía. 

“Desparpajo” es un término muy ambiguo en las crónicas categorías de formación, utilizado para insistir en poner la vista en virtudes de chavales que, precisamente por esa veteranía que parecen mostrar en sus acciones en contraste con su corta edad, se intenta enfatizar con ello. Pero es verdad que en el caso que nos ocupa, viene perfectamente al caso, sobre todo cuando veíamos sus recursos del base para encestar y sortear los problemas que se iba encontrando por el camino -incluyendo ya el cansancio en la parte final del choque-.

En estos tiempos en que nos toca vivir, en el que los jugadores prefieren lanzar una bomba a 3-4 metros del aro (recurso de superclases si se quiere tener un alto porcentaje en ello), antes que una suspensión corta, la capacidad de Ismael Corraliza para arrancar en un gran primer paso, desarbolar a su rival y fijar a mitad de camino al aro los pies en el suelo, para lanzar una suspensión en una concatenación de gestos perfectos, nos ha cautivado.

El chico sabe cuándo debe entrar a canasta y cuándo su vertical -y alta- suspensión, va a resultar imparable. Sobria, nada de saltos a una pierna, pasos atrás. Sabe cómo tiene que hacerlo para sacar beneficio a ese recurso y cómo puede ser imparable para los defensores.

(Foto FEB / Alberto Nevado)

Marcar los pasos en las entradas perfectamente, soltar las bandejas sin regalar el más mínimo desequilibrio ante las torres rivales, eran un complemento para el cordobés, cuyo guion una y otra vez era llegar, templar y matar.

En UCAM Murcia existe voluntad de sembrar cantera y proyectarla para los éxitos futuros del equipo. Y traer desde Córdoba a una de las perlas de Andalucía, lo ratifica y les otorga un hueco entre los grandes. Ejercitándose ya en la pretemporada con la primera plantilla a las órdenes de Ibon Navarro, tales pasos en la evolución de Ismael Corraliza aventuran las esperanzas en él. 

En estos días, tanto en Badajoz como en Elvas, su clase eran preciadas gotas de un más que competido y atractivo Campeonato de España Junior, estandarte para la región murciana en su avance del “pensando en el futuro”. Y nos gusta. Desde “La Barraca”, curtiendo y labrando lo que se dará en breve, trabajan. A cada entrada a canasta, a cada suspensión, plasmaba su firma buscando la confirmación en la élite del baloncesto español.

 

MÁS HISTORIAS DEL CAMPEONATO DE ESPAÑA JUNIOR 2018

Alexei Pérez Veprintsev: Todo un fenómeno en la zona