ARTÍCULO: JUSTIN DOELLMAN, MADERA DE CURRANTE, ESPÍRITU DE MVP

ARTÍCULO: JUSTIN DOELLMAN, MADERA DE CURRANTE, ESPÍRITU DE MVP

Antonio Rodríguez

Justin Doellman ha sido designado el MVP o Jugador más valioso en la Liga Endesa de la temporada 13/14. Un premio a lo que él reconoce, como la mejor temporada de su carrera a todos los niveles, personal y colectivo. 15 puntos de promedio, 52.4 % en tiros de campo, 43 % en triples y 87 % en tiros libres en 26 minutos por partido, hablan de solidez en todos los partidos. Porque junto a él, ha tenido 3 compañeros más que han superado los 10 puntos de promedio (Sato, Dubljevic y Lishchuk, y un cuarto, Rafa Martínez, quedándose en puertas, con un 9.6). Esto quiere decir que no tenía que ser necesariamente él quien sacara siempre las castañas, el que debiera jugarse los balones decisivos ni que su equipo fuese una sinfonía monocorde cuando tenía que reaccionar a situaciones adversas, sino que ha sido una implicación de todos. Es que si no fuese así, sería casi imposible mantener esos porcentajes de tiro con mucho más protagonismo.

Justin Doellman ha entrado en una dinámica de grupo, porque siempre ha tenido madera de currante. Pero su calidad le ha hecho destacar en un equipo grande. Lejos quedan ya esos tiempos en el estado de Ohio, en los que el protagonismo se lo llevaban otros compañeros. En la universidad de Xavier, curiosamente quien reclamaba los focos era Romain Sato, junto al exbaskonista Lionell Chalmers. Pero su evolución tenía que conducirle a este trofeo, porque en él sobresalía su espíritu de MVP.

Comenzó la temporada como un bólido, con más de 20 puntos de promedio en las primeras 7 jornadas. Ha tenido hasta 6 partidos con un 100 % en sus lanzamientos triples (a una media en tales choques, de 2 triples por sesión) y solamente vio descenso en sus promedios cuando necesitó habituarse a la máscara protectora tras su fractura en el tabique nasal, al que le costó habituarse un par de semanas.

Estos promedios amplían su valía si pensamos el nivel de exigencia del equipo, compaginando la Liga Endesa con la conquista de la Eurocup. La exigencia de jugar y actuar como un grande como equipo en esta campaña, hacen resaltar más su aportación y sus números. Velimir Perasovic ha encontrado en él un soporte, un hombre con facilidad anotadora en aspectos del juego actuales y otros no tan actuales, más old school. Como hombre alto y contando con las capacidades atléticas hoy día de los jugadores, ha sido de los más rápidos y de los que más puntos ha sacado en transiciones o contragolpes entre ellos. Por otra parte, siendo un tipo interior que cuenta con grandes habilidades para jugar de cara al aro, él recupera esa faceta de la finta, bote y suspensión, haciendo peligroso nuevamente esa parcela del campo del tiro a media distancia tan en desuso ya. Con mucha más fe en su tiro en suspensión que en entradas a canasta, es una verdadera tortura para el defensor, pues juega con el efecto sorpresa del cuando se levantará para lanzar.

Alicante, Manresa y ahora Valencia. Evolución de un estadounidense que llegó casi con el cartel en la mano con su nombre escrito y que ahora es el MVP de la Liga Endesa. A la velocidad a la que va el deporte hoy día, donde el ritmo frenético de la competición no da tiempo a detenerse en nada, paremos unos momentos y pensemos lo que enriquece la figura de este jugador.