HACE 30 AÑOS… Cap. 13: ¿Qué pasa con Sabonis?

HACE 30 AÑOS… Cap. 13: ¿Qué pasa con Sabonis?

Antonio Rodríguez

Arrancamos con una nueva entrega de la serie 'Hace 30 años...'. Esta vez el protagonista es el mítico Arvydas Sabonis. ¿Te apuntas a viajar en el tiempo con nosotros Basket Lover?

-          Domingo, 7 de febrero. En la matinal del domingo, el Real Madrid venció en el Palau Blaugrana al F.C. Barcelona (80-85) en la segunda fase, en su primera confrontación liguera. Fernando Martín, con 19 puntos, el más destacado en un gran partido de baloncesto.

-          Se disputó el All Star Game en Chicago, con la exaltación de Michael Jordan confirmando ser el rey Midas de la NBA. Campeón de un inolvidable concurso de mates, junto a sus 40 puntos en el partido, le convirtieron en MVP del partido de las estrellas en el que el Este venció al Oeste (138-133). Larry Bird ganó el concurso de triples. En España, el recuerdo de esta edición será imborrable. Por primera vez en nuestro país, en TVE se emitió en directo un partido de NBA. Algún mínimo fallo de señal en el satélite lo atestiguaba como que era real. Un hito en la historia del deporte en nuestra televisión.

-          Lunes, 8 de febrero. John Pinone renovó su contrato con Estudiantes Todagrés por dos temporadas más, por un montante total de unos 210.000 dólares, con lo que se hacía justicia salarial con el pívot de Connecticut.

-          Martes, 9 de febrero. En el partido de ida de semifinales de la Recopa de Europa, el RAM Joventut venció (97-74) al Bayern Leverkusen, con lo que, salvo catástrofe, lo tenía muy bien enfilado para llegar a la final de la competición. Jordi Villacampa y Joe Meriweather, ambos con 24 puntos, fueron los más destacados.

-          Miércoles, 10 de febrero. El Real Madrid también dio un paso de gigante en las semifinales de la Copa Korac, tras lograr el triunfo en Belgrado al Estrella Roja (82-89) en el choque de ida. Los cañoneros Branislav Prelevic y Nebojsa Ilic, no pudieron con José Biriukov (19 puntos) y Wendell Alexis (18 puntos).

-          Jueves, 11 de febrero. F.C. Barcelona jugaba su mejor partido de la temporada y con un parcial inicial de 15-2, acabó vapuleando al Maccabi Tel Aviv (106-80) en el primer choque de la 2º vuelta de la Copa de Europa, en la que tan sólo se podía permitir un pinchazo para acceder a Final Four.

-          Viernes, 12 de febrero. Se disputó en La Rúa (Ourense) la 2ª Edición del All Star de 1ª B (curiosamente, estos sí lo hicieron, a diferencia de la ACB), con la victoria del Grupo Impar sobre el Par (134-125) y el triunfo en el concurso de mates de un jugador de raza blanca: el saltarín Dan Bingenheimer (Metro Santa Coloma), que se presentaba así a nivel nacional. Este concurso fue un trampolín de unas dimensiones que ni imaginaba. Como difícil es imaginar hoy día que aquel All Star Game de la segunda categoría de nuestro baloncesto, lo disputaran tipos de la categoría de Leonard Allen, Ray Smith, Manel Sánchez, Clyde Mayes, Curtis Berry, Essie Hollis, Lance Berwald, Manuel Aller, Jomi Sangodeyi, Greg Stewart, Ricardo Aldrey, Anicet Lavodrama o Mike Schlegel.

-          Martes, 16 de febrero. A pesar de la derrota en tierras germanas (97-80) en un mal encuentro ante Bayern Leverkusen, el RAM Joventut se clasificó para la final de la Recopa de Europa. Su rival, el Limoges, que se deshizo de la Scavolini Pesaro con más facilidad de lo esperado.

-          Miércoles, 17 de febrero. Otro representante español, el Real Madrid, venció al Estrella Roja Belgrado (81-72) y también se clasificó para la final de la Copa Korac. Se enfrentaría ante la Cibona de Drazen Petrovic, a meses vista de su incorporación al club blanco.

-          IFA Espanyol finalmente relevó a su estadounidense Jack Haley por el dominicano Evaristo Pérez, para lo que restaba de liga. A pesar de la discreta aportación de Haley, sus jóvenes compañeros le echarían de menos por su calidad humana.

Epi, en la histórica victoria en Salónica 

-          Jueves, 18 de febrero. El F.C. Barcelona dio el golpe de efecto al vencer en Salónica al Aris (93-107) en un encuentro memorable en el que, a la conclusión del mismo, hubo una lluvia de todo tipo de objetos sobre la pista. Y es que, en el Alexandrio, ya sea en liga o en Europa, llevaban casi tres años sin ver perder a su equipo. Dicen que una semana después, Boris Stankovic, secretario general de la FIBA, les impuso una fuerte multa. Pues vale.

-          Sábado, 20 de febrero. Derrick Gervin, hermano de George Gervin, volvió a anotar la friolera de 51 puntos con el Cajasur Córdoba, como ya lo hizo el pasado día 6 de este mes. Y la coincidencia quiso hacer que también fuese ante unos tinerfeños (entonces fue el Ten Sur, ahora el Salesianos) en pique directo con algún compatriota rival (entonces fue Ken Green, que anotó nada menos de 56 puntos. En esta ocasión fue Tom Gneiting, con 42 puntos).

-          Domingo, 21 de febrero. En un acto sin precedentes, la Federación Española de Baloncesto tomó la decisión de crear un equipo de cara a la siguiente campaña 88/89, compuesto por la Selección Española femenina para competir en Liga. Todo con vistas a la preparación para los Juegos Olímpicos de Barcelona’92. Se aprobó a ampliación de 12 a 16 equipos y en compensación a “robar” de sus clubes a las mejores jugadoras, se adoptó la entrada de una segunda extranjera por equipo. Tal medida duraría este ciclo olímpico, que no pocas controversias creó.

-          Jueves, 25 de febrero. El F.C. Barcelona sigue con su velocidad de crucero, arrasando al Saturn Colonia en Compa de Europa (116-85) en el Palau. Sin duda alguna, el equipo en mejor estado del continente. Aún así, de las cuatro jornadas restantes, solamente se podía ceder en una. Había que tenerlo muy presente.

 

 

¿QUÉ PASA CON ARVYDAS SABONIS?

Sabonis, aclamado por la multitud tras ganar la liga de 1987.

Pasaban los meses y nadie sabía nada. Las escasas noticias que nos llegaban de la hermética Unión Soviética eran desalentadoras. “Arvydas Sabonis se ha vuelto a romper el tendón de Aquiles” se informaba de forma escueta. ¿Queeé? Era lo único que sabíamos. El gigante lituano, absoluto dominador junto a Drazen Petrovic del Viejo Continente, con todo tipo de novias que suspiraban desde la NBA, elegido en 1ª ronda por los Blazers en 1986, absolutos convencidos que competiría con los mejores pívots allí, tuvo que pasar por quirófano para tratarse de una rotura parcial de su tendón de Aquiles, algo realmente delicado en un hombre de sus características. Su ausencia en el Eurobasket del 87, en Atenas, bien que la sintió la selección soviética, siendo derrotada en la final por el empuje de Nikos Gallis y su selección helena. En agosto de 1987, Sabonis, en casa, aún convaleciente, al apresurarse por intentar coger una llamada de teléfono, se cayó por las escaleras y se rompió completamente el tendón operado. Todo se trunca.

Su cirujano, el doctor Kestutis Vitkus, confesaba que “cada una de las dos operaciones, duraron varias horas. Hubo que coser minuciosamente con finísimos hilos sintéticos el tendón roto, para que pueda soportar grandes cargas, como los propios 120 kilos del jugador. No podemos anticipar nada, pues la recuperación debe ser perfecta. De sufrir un nuevo desgarro, se acabaría el deporte para Arvydas”. Eso sabíamos. Nada más.

Todo comenzó cuando sintió molestias en la preparación del Mundobasket español en junio de 1986. Tales molestias le hacen no jugar un torneo en Santa Cruz de Tenerife ante el combinado San Marino All Stars y antes de seguir insistiendo, va a evaluarse a la clínica Pakea de San Sebastián, donde le diagnostican la pequeña rotura parcial del tendón de su pie derecho. Juega el Mundial sin problemas aparentes y en septiembre conquista la Copa Intercontinental con el Zalgiris Kaunas. Su temporada 86/87 la culmina con bastantes problemas, pero fuerza para quedar campeón de liga ante el TsKA Moscú. Desde ahí, al quirófano. De ahí, a la caída por las escaleras.

Una confesión del propio Sabas retumba en la portada de la publicación “Gigantes del basket”: “A veces, tengo ganas de llorar”. La intrahistoria del gigante lituano es más dura de lo que se relata. “Todo el que me conozca, sabe cómo me encuentro en estos momentos. Pero también debería saber que esta es una cuestión de la que no me gusta hablar. Estoy cansado de contestar a las mismas preguntas un día tras otro y cuando alguien insiste mucho, prefiero terminar la conversación con un estoy muy bien, gracias”.

Natación, waterpolo, son los deportes con los que se ejercita Arvydas para intentar bajar los 130 kilos (20 más de los habituales cuando pisaba las pistas) en los que se vio inmerso a un largo período de reposo y desesperanza. “Durante varios meses, he estado utilizando un zapato especial para caminar, que cambiaba la posición del pie. Pero, desafortunadamente, el zapato se ha roto y estuve esperando que me trajesen uno nuevo de Estados Unidos, durante la gira de invierno de la selección. Pero nada de nada. Ahora me han quitado ya los clavos de la segunda operación y utilizo mis botas”.

.- Toda elegancia del baloncesto en 220 centímetros.

En estos días, exactamente hace 30 años, no podía correr ni saltar. Las dudas que volviera a jugar, eran grandes. Y Aleksander Gomelski, seleccionador de la URSS, que se hartó de confesar a los medios españoles durante el Torneo de Navidad del Real Madrid, que Sabonis no estaría para los Juegos Olímpicos de Seúl, le exigió progresos, que le necesitaba para tal cita, puesto que ya no podía contar con Tkachenko. “Esas palabras me afectaron bastante. No sabía si se estaba volviendo loco o qué. Le respondí que esperaba volver a jugar a baloncesto, pero no creía que mi nivel para septiembre -mes de los Juegos- fuese el adecuado. No jugar es una tortura que pocos pueden imaginar. Sin baloncesto no sé qué hacer. No es un período afortunado de mi vida. Sin embargo, he aprendido a valorar otros aspectos y darme cuenta de quiénes son mis amigos de verdad, los que permanecen junto a mí en estas circunstancias. La lesión ha sido un test para muchos, no solamente para mí”.

En este ambiente, saltan todo tipo de rumores. Que el desánimo le ha provocado a Sabonis beber más de la cuenta -algunos se aventuraron a decir que se había vuelto alcohólico-, o que la nueva rotura del tendón de Aquiles vino como consecuencia de pisar una botella vacía que estaba por el suelo. Ya ven que incluso en el Telón de Acero existía prensa amarilla. En Estados Unidos sí que aseguraban -en boca de Dale Brown, entrenador de la universidad de Louisiana State, que lo quiso reclutar en el verano de 1986-, que el KGB había provocado la rotura del tendón a base de órdenes a forzarle a entrenar lo que no debía, para que Sabonis se quedase en su país, ante la multitud de reclamos que tenía del país archienemigo.  “Estoy seguro que la lesión de Sabonis se pudo evitar” declaraba en una entrevista, el gran Sergei Belov, dando forma en parte, a los temores de Dale Brown. “Los culpables son los entrenadores y el médico del club. Los especialistas traumatólogos advirtieron que era necesario someterse a un tratamiento y que la cargas debían ser eliminadas. Pero el club decidió que jugara los partidos decisivos. Además, el jugador quería jugar, me imagino debido a su juventud. Y ya ve el resultado. Tendremos y tendrá suerte si vuelve a jugar”. Arvydas Sabonis tenía 23 años.

 

VIAJE HACIA LA ESPERANZA

A mediados de abril de 1988, las autoridades soviéticas, viendo peligrar el futuro del jugador, dan su brazo a torcer y permiten que viaje a Portland, a que los Blazers trabajen con él, con la sola idea de recuperarle. Pensar a corto plazo: evitar a toda costa una tercera operación, que sería una sentencia. Junto al doctor que le operó, Kestutis Vitkus, previo paso por Atlanta, se hospedan en un hotel en Portland. Allí, Arvydas Sabonis disfruta del “modo de vida capitalista”. Aprovechando que tiene vídeo en el saloncito de la habitación, no hace más que ver la alquilada película “Top Gun”, auténtica devoción de la estrella lituana. “Una mañana les llevé un racimo de plátanos” recuerda Tim Renn, encargado de las relaciones de los Blazers con los jugadores, “Se volvieron locos ambos. Ellos no tienen plátanos habitualmente en Lituania. Así que, desde entonces, les llevo un puñado cada mañana. Mi frutero debe pensar que tengo un gorila en casa”.

 

En su habitación del hotel de Portland. 

El permiso de 10 días de las autoridades se alarga con un visado de 6 meses para permanecer allí. Sabonis aprovecha y va a pescar, se saca licencia para conducir, pone la música a todo trapo en el coche, sacando partido de su equipo estéreo y se va recuperando poco a poco. La progresión es grande. El doctor Vitkus, que no le conocía más que de las operaciones, se sorprende al ver la constitución del jugador. “Le ves caminando a lo lejos, en un parking y te imaginas que es un tipo de 1.90 de estatura, porque anda con elegancia. No son los típicos andares de un tipo de 2.15 para nada”. Arvydas es un enamorado de la cultura USA, sabe bailar breakdance e imita a Michael Jackson, dejando perplejo a su médico por la perfección con la que ejecutaba sus gestos. Ambos cogieron un vuelo hacia Chicago, porque se enteraron que había un festival lituano allí durante le fin de semana. Ni que decir tiene que Sabonis fue la atracción del evento. La sonrisa del gigante es la sonrisa del baloncesto.

A su evolución, comienzan a darle un balón en la pista. El doctor Robert Cook, una eminencia en este tipo de lesiones, cree que tardará de tres a seis meses en su tratamiento hasta ver resultados, porque la ve con optimismo. “Aunque el movimiento del tobillo ha ganado 15 grados, esperamos que consiga 25 grados más”. En Portland, que sueñan con verle vestido de Blazer para la siguiente campaña, no tienen tampoco ninguna prisa: Sam Bowie ya estaba totalmente recuperado y contaban con la gran sorpresa del final de temporada, Kevin Duckworth.

Ven con asombro el tiro en suspensión de Sabonis, su excelsa muñeca y enloquecen cuando se percatan de su tiro de gancho. El gancho, esa herramienta que veían ejecutar tan sólo a un casi retirado Maurice Lucas, él lo bordaba. En ciertos entrenamientos, jugando como un niño a cantar una cuenta atrás, emulando tiros sobre la bocina final, lanzaba ganchos cada vez más lejanos. Y entraban. Y entraban. “Tiene que aprender el juego duro de la NBA. Pero él es fuerte”, reconocía “Bucky” Buckwalter, general manager de los Blazers, que se frotaba las manos. El mayor problema que tenía era el idioma.

¡Aaarg! El bendito idioma. El doctor Vitkus sabía algo de inglés y le servía de intérprete a Sabas. Pero, claro, no sabía nada sobre la jerga baloncestista. Los entrenadores le piden al jugador que bote por detrás de la espalda y haga una entrada a canasta. Arvydas bota, se lo pasa por detrás de la espalda y lanza una suspensión. “No, no! Go to the hole, son!” pidiéndole que vaya hasta la canasta. Eso del “hole” (agujero) no lo tenía muy claro el doctor. Se lo vuelven a explicar y cuando lo tienen claro, es lo que el gigante hace. Pero como se les había quedado marcado lo del “hole”, a Sabonis se le ocurre que lo que querían era que hiciese un mate y que el balón golpease con toda la fuerza en el parquet. Y allá que fue. Y confiesan que el impacto del balón pudo sonar en toda la ciudad de Portland.

El maltrecho talón de esta historia.

Mientras todos observan sus evoluciones, alguien lo hace con miedo, que se añaden a sus miedos internos. El seleccionador estadounidense John Thompson se contraría al ver al gigante en las instalaciones de los Blazers recuperarse. Ya temía que su principal hombre, el pívot David Robinson, llevase un año inactivo, más que jugando pachangas -por tener que cumplir obligaciones con la Marina de su país-. Y aunque le dicen que Sabonis no llegará a los Juegos de Seúl, él no lo tiene nada claro. “El capitalismo le está vendiendo la soga (al comunismo) para que ellos puedan colgarnos” declaró Thompson. “Nosotros tendremos una rivalidad directa. Prepararle para ello, no está bien”. El doctor Robert Cook quiso ignorar esos comentarios: “Yo estuve en infantería en el Vietnam y curé incluso a vietnamitas. No hago distinción a la hora de sanar a un hombre”. Aunque para respuesta genial, la del comisionado de la NBA, David Stern: “Coach Thompson es un gran entrenador. Pero me alegro que no le tengamos de Secretario de Estado”.

Y el trabajo continuó en Portland. Y las autoridades soviéticas, sabedores de los progresos de su estrella, forzaron y forzaron para que estuviese en los Juegos Olímpicos de Seúl.

Y esta cita fue la justificación para que en Endesa Basket Lover creásemos este serial de “HACE 30 AÑOS…”. Porque cambió la historia del baloncesto. Porque allí estuvo Sabonis.

 

 

PRÓXIMO CAPÍTULO 14: El Real Madrid conquista una Copa Korac muy especial

“HACE 30 AÑOS…” (Prólogo)

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 1: “Americanos para una liga en alza”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 2: “Nace el Open McDonald’s”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 3: “Cerca de las estrellas”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 4: “Las ventanas FIBA”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPITULO 5: “La guerra de las revistas”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 6: “Kenny Simpson, un especialista defensivo que se convirtió en máximo anotador”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 7: “El infructuoso regreso del Barça a Copa de Europa (1ª parte).

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 8. “La ACB pasaba de 16…¡a 24 equipos”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 9. “La Copa del Rey de Valladolid…y Solozábal”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 10. “El Torneo de Navidad”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 11. “El viaje de Uliana Semenova (1ªparte)”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 12. “El viaje de Uliana Semenova (2º parte)”.