HACE 30 AÑOS…Cap.11: El viaje de Uliana Semenova (1ª parte).

HACE 30 AÑOS…Cap.11: El viaje de Uliana Semenova (1ª parte).

Antonio Rodríguez

 

 

 

- Domingo, 3 de enero. Comenzábamos los primeros pasos de 1988. Tras ‘sobreponernos’ de la actuación de Sabrina del programa “Viva 88” que nos daba la bienvenida al año nuevo en TVE, todo, incluso el baloncesto, volvía a su habitual normalidad. En 1ª B, la cara y la cruz en Galicia. Por un lado, Clesa Ferrol, uno de los favoritos a recuperar la ACB perdida, venció a domicilio al Caixa Ourense (85-99), con 38 puntos del estadounidense de nuevo cuño que llegó esa temporada, Mike Schlegel. Por otro lado, el Bosco de La Coruña caía 74-112 ante el Coronas Las Palmas, ya sin sus americanos. Ni Peter Verhoeven ni Kenny Perry -que ‘huyó’ para La Laguna- siguieron en tierras gallegas, debido a la enorme crisis económica en el seno del club, en lo que se intuían los últimos días del histórico equipo gallego. Llegó el momento incluso que tras la ‘espantá’ yanqui (solamente cobraron el primer mes), los nacionales se negaron a jugar.

Jack Haley, ante el temor de su marcha, tomó más protagonismo.

En el Cacaolat Granollers, debutaba el estadounidense Tom Sheehey, con una buena aportación, 22 puntos. Un alero muy polivalente, procedente de la universidad de Virginia, que podía jugar incluso de “4” y que parecía traer otro carácter muy distinto a sus predecesores Charles Bradley y Joe Ward, para tranquilidad de Manel Comas.

No fue el único debutante. En el Palacio de los Deportes madrileño, en un aburrido partido en el que venció Estudiantes Todagrés a Cajacanarias (80-78), se presentaron por los insulares, Kenny Perry y Rickie Winslow, con actuación más bien discreta. Tocaba acoplarles en una nueva liga y un nuevo país. No tardarían mucho y esto les gustó, porque entre ambos permanecieron más de 10 años en nuestra geografía. Siendo sinceros, les gustó desde el primer día, pues poco después salió a la luz una multa que el club les impuso por llegar a las dos y media de la madrugada al hotel en Madrid el sábado noche, víspera del partido. Ellos, con un concepto muy NBA, asumían libertad de horarios, teniendo al presidente que se subía por las paredes.

Los 47 puntos de Michael Young, la anotación más alta de la temporada hasta el momento, no sirvieron para que el Fórum Filatélico se impusiera al Real Madrid (87-95), que jugó con mucha más solidez ante el acierto casi celestial de un solo hombre (18/30 en tiros de campo y 7/8 en tiros libres).

Venga, que va de americanos. Lluis Cortés, entrenador de IFA Espanyol, hizo un viaje relámpago a Estados Unidos a buscar yanqui. Tampoco vio mucho, la verdad, pero el dúo Jack Haley-Mario Butler estaba algo ‘mosca’ por saber del viaje y quién sería el sustituido finalmente. El caso es que Haley, oliéndose algo, en esta jornada lanzó como nunca, 20 tiros exactamente, para un total de 19 puntos. Y ayudó a la victoria ante el TDK Manresa (85-74).

- Martes, 5 de enero. Una de las noticias más tristes se daba en los primeros días del año: “Pistol” Pete Maravich fallecía tras sufrir una insuficiencia cardíaca a la temprana edad de 40 años, mientras disputaba una pachanga con amigos. Nadie se pudo explicar jamás cómo Pete fue capaz de jugar al baloncesto con tan sólo una arteria coronaria. En España no tuvimos una dimensión real de tan trágica pérdida, hasta que apareció youtube en nuestras vidas y vimos a tal genio de las pistas.

- Miércoles, 6 de enero. Tras un malísimo partido liguero el domingo anterior ante el RAM Joventut, el CAI Zaragoza realizó una de sus mejores actuaciones en Copa Korac, venciendo a la Jugoplastika (88-77). “Piculín” Ortiz, castigado por diferencias en las últimas fechas con su entrenador, Ranko Zeravica, no jugó como titular. Pero viendo el cariz que tomaba el encuentro, saltó en el minuto 7 a cancha y logró ser el máximo anotador (24 puntos). La plantilla yugoslava, poco a poco, cociéndose a fuego lento. Extremadamente jóvenes, Zoran Sretenovic, Dino Radja, Toni Kukoc, Goran Sobin y Velimir Perasovic ya hilaban fino, bajo el cobijo de Zeljko Poljak, único superviviente de la vieja guardia y con algo más veteranía que la chiquillada, la reciente adquisición de Dusko Ivanovic.

- Jueves, 7 de enero. El F.C. Barcelona por fin consigue la primera victoria en Copa de Europa ante el Nashua Den Bosch (115-90), en la quinta jornada de competición. Con una gran segunda parte y 31 puntos de Chicho Sibilio, los holandeses no pusieron ninguna oposición, contando también que no tenían a su máxima estrella, Paul Thompson, de baja tras romperse el tendón de Aquiles un mes antes. Las absurdas normas FIBA no aceptaban cambios de jugadores durante el transcurso del torneo.

- Sábado, 9 de enero. Estudiantes Todagrés venció al Real Madrid en liga (71-77) en el Palacio de los Deportes que, por cierto, ya era el recinto de ambos Estudiantes abandonó recientemente el Ramiro-. Los 34 puntos de David Russell fueron el dolor de cabeza de Lolo Sainz ante una zona que pecó de falta de agresividad.

- Miércoles, 13 de enero. Con su sorprendente derrota en casa ante el Hapoel Tel Aviv (79-80), el CAI Zaragoza decía adiós a cualquier esperanza de continuar en la Copa Korac. El ex madridista Linton Townes (22 puntos) les crucificó en los momentos decisivos. Por su parte y hablando de ex madridistas, Steve Malovic -americano que jugó la Intercontinental con el club blanco en el verano de 1981, aunque no acabó contratado finalmente- venció al Real Madrid a domicilio, jugando para el Elitzur israelita (86-100) Este choque fue un trámite, pues los blancos ganaron el pase a semifinales de la Copa Korac, tras derrotar una semana antes al ‘coco’ del grupo, Dietor Bolonia (80-81). Eso sí, tarde negra la del Elitzur, porque Antonio Martín, con un fortísimo esguince de tobillo, causó baja y se temía gravedad en el asunto.

Epi, magistral en la victoria del F.C. Barcelona en Milán. 

- Jueves, 14 de enero. El F.C. Barcelona consiguió un triunfo en Copa de Europa acorde a su nivel. Nada menos que en la pista del campeón de Europa, la Tracer Milán (94-100) en un enorme partido de Epi (28 puntos). Con Audie Norris tocado -tan sólo pudo jugar 21 minutos-, los azulgranas dieron la imagen que se les presuponía antes de arrancar esta competición. Dos victorias consecutivas y no verse aún eliminados, daban cierto salvoconducto para seguir soñando.

Triste día para Antonio Martín, que tuvo que ser operado de los ligamentos de su tobillo tras su lesión ante el Elitzur el día anterior, con lo que estaría de baja dos meses.

El Caja de Ronda y sus americanos, enésimo capítulo. Tras dar la baja a Phil Zevenbergen (que pasó a engrosar la plantilla de San Antonio Spurs), ahora llegaba el alero Adrian Branch, jugador de extremada elegancia, zurdo, de 2.02 de estatura, que el junio anterior había sido campeón de la NBA con los Lakers. Glamour en la Costa del Sol. A la espera de ganar algo, claro, porque seguían perdiendo cada choque.

A todo esto, se oían rumores que a Jesús Gil le interesaba el baloncesto y poseer un equipo en ACB. ¡Sic!

 

 

LA GRANDIOSIDAD DE ULIANA SEMENOVA

 

Su estampa, un icono mundial (ACB Photo).

Su estampa era impactante, casi icónica. Su palmarés, más aún. Con toda probabilidad, nadie en la historia del baloncesto, tanto masculino como femenino, haya logrado un palmarés así. Con su club, el TTT Riga letón (Daugawa como nombre original), 17 ligas, 14 Copas de Europa y un trofeo Lilliana Ronchetti (equivalente a la Copa Korac masculina) en sus 19 años de militancia en tal club. Con la selección soviética, 10 Eurobaskets, 3 Mundiales y 2 Juegos Olímpicos (y porque no pudo participar en Los Angeles’84). Por encima de todo eso, Uliana Semenova será recordada como la jugadora más determinante de la historia del baloncesto. Sus 2.12 de estatura y 135 kilos de peso le hacían destacar por encima de…cualquiera. Desde siempre. 

“A los 13 años, ya medía 1.92. Curioso cuando tengo cinco hermanos y el más alto mide 1.78” reconocía entonces, hablando de su vida. Desde una pequeña aldea llamada Zarasay, hasta esos 13 años, recuerda con especial cariño el entorno. “Teníamos que atravesar un bosque para recorrer todos los días los 4 kilómetros hasta llegar al colegio, que hacíamos paseando. Nos lo pasábamos bien y muchas veces mis hermanos y yo nos parábamos para recoger setas” entre la felicidad por vivir en mitad de ninguna parte.

Tal estatura no pasó desapercibida para el profesor de educación física, que en 1965 llamó a las autoridades soviéticas en el férreo y entramado sistema interno, para que pusieran la vista en ella. “Aquel otoño cambió todo para mí. Me llevaron a una residencia de estudiantes en Riga, ingresando en el Daugawa. Yo no sabía nada de baloncesto, no entendía nada. La primera vez que vi un partido, me tuvieron que explicar todo, incluso qué hacían dos hombres corriendo por ahí, libremente. Eran los árbitros”. Dos años después, a la edad de 15, ganó su primera liga y en verano, su primer Europeo junior. Con 16, ya pertenecía a la selección soviética absoluta. “No creo que la altura sea lo único válido ni lo principal. Hay que tener fuerza de voluntad, amor al deporte y una mente despejada y rápida”.

Su llegada a Getafe, todo un acontecimiento (Foto Fernando Albert).

Y a partir de ahí, el dominio más absoluto. Camino de los 37 años, pensó que sería buen momento para retirarse, hasta que recibe la noticia que un pequeño club de las afueras de Madrid. El Tintoretto getafense pregunta por ella. “Yo estaba retirada, llevaba cuatro meses inactiva. Pero me interesó el reto de jugar en España. Iba a ser la primera deportista de la URSS que saldría de sus fronteras”. Y se puso en funcionamiento una dificilísima y complicada tarea, negociando con las autoridades soviéticas. Por ambos lados. Lidiar con algo que llegó al nivel del desespero y querer dejarlo en más de una ocasión. A propósito, con su marcha esta temporada, el TTT Riga ganó tan sólo un encuentro en liga.

Hasta que aterrizó en Barajas, toda una odisea

Gigante imparable (Foto Fernando Albert).

Hay que ponerse en situación de un mundo de hace 30 años con el Telón de Acero vigente. Las primeras negociaciones con aquel país tan hermético, realizar algo inédito hasta el momento, fue como combatir frente a molinos, con el mismo raciocinio y flexibilidad que la dura madera de sus aspas. Estamos hablando de sacar de su ‘propiedad’ a un deportista de élite en la URSS. Si con la llegada de Mikhail Gorbachov al poder y su perestroika en marcha, se aceptó que aquellos jugadores que ya no interesasen en la selección, se les pudiera dar tal libertad, digamos que al ‘polit bureau’ deportivo le costó aceptarlo. Clasismo enraizado. Se solicitó incluso la ayuda al Secretario de Estado para el Deporte, Javier Gómez Navarro, de cara a tal misión. El Quijote se llamaba Antonio Jareño, presidente del Tintoretto, que quería dar un volantazo a su equipo y al baloncesto femenino en general, pensando a lo grande. Y lo más grande, lógicamente, era Uliana Semenova. Sus primeros desesperos datan del mes de septiembre de 1987, donde le dicen que la jugadora tiene problemas con su visado. A cada semana que transcurría sin noticia alguna, el desánimo y la irritación aumentaban. Al otro lado, una agencia de deportes gubernamental llamada Soviet Intersport, con su representante Zhukov, permanentemente prometían sin cumplir. Cuando se les reclama, ni se ponen al teléfono. Y así se ven abocados al mes de noviembre, metidos en competición y con un sinfín de partidos perdidos por las getafenses.

La penúltima promesa del tal Zhukov era que la jugadora en la primera semana de noviembre, se presentaría en Madrid. Nada. Antonio Jareño, llegó un momento en que tiró la toalla. Y como seguía pensando a lo grande, decide mover hilos para fichar a una estrella estadounidense, que en ese momento jugaba entre hombres, concretamente en los Harlem Globetrotters. Su nombre, Lynette Woodward. “Nosotros estábamos en relaciones con su representante. Y de repente, un día me entero que ha debutado con el equipo de Sicilia. Me quedé helado”. Así que decide hacerlo a la tremenda y viaja a la URSS un 21 de noviembre, “porque en ningún momento hemos sabido nada de ella. Nos dijeron hace más de un mes que la jugadora estaba en proceso de recuperación de una lesión. Pues la recuperación puede hacerla en Madrid”. Una vez allí, no descartaba traer otra jugadora internacional soviética si la misión de Uliana era imposible. Una con muchas internacionalidades, decía. Claro, que ninguna otra era Semenova.

No se sabe ni el modo ni la forma, pero tras ocho días entre despachos moscovitas, un 29 de noviembre, a las once de la noche y sin anunciar, Antonio Jareño y Uliana Semenova aterrizaron en el aeropuerto de Barajas. Tan de incógnito, que Jareño tan sólo avisó de su llegada a su entrenador, Alfonso García, un par de horas antes. Nadie les esperaba. Eso sí, su recibimiento una vez llegada a Getafe fue multitudinario y calurosísimo. Una rueda de prensa junto a componentes del club y a la vera de la estrella del equipo, la internacional Rocío Jiménez, fue como el aterrizaje de un futbolista de élite. Todos los informativos a nivel nacional giraron la vista al baloncesto femenino y lo cubrieron como un acontecimiento. Jareño, a pesar de los pesares, había conseguido su propósito inicial: ‘Ula’ estaba con él y se hablaba de su equipo.

Uliana Semenova debutó un 5 de diciembre de 1987, en el pabellón Juan De La Cierva ante el Canoe, totalmente abarrotado. Cuatro mil espectadores con todo tipo de pancartas de bienvenida a la letona. Por aquel entonces, el Tintoretto estaba desahuciado en liga, con tan sólo una victoria en las ocho jornadas disputadas, condenadas a jugar la fase A-2 del “furgón de cola”. Vencieron por 92-47, con 35 minutos en pista, anotando 22 puntos, capturando 18 rebotes, repartiendo 6 asistencias y taponando hasta en 3 ocasiones. Los telediarios tuvieron cobertura de su puesta escena (los de información general, ¿eh?). En España, había otro poderoso atractivo cestista.

En el vestuario junto a sus jóvenes compañeras (ACB Photo).

 

Un fenómeno social

El siguiente enfrentamiento fue ante las grandes favoritas de nuestro baloncesto, el Raventós de Tortosa, con las que perdieron 91-79. Un club que había logrado solamente 2 victorias en las 10 jornadas disputadas, plantó cara a las legendarias Rosa Castillo, Roser Llop, Ana Junyer o Conchi Zapata, favoritas al título liguero. Y todo, gracias a la letona, autora de 33 puntos. Dos mil aficionados apiñados en el pequeño recinto, con deseos de ver a la letona, vieron hasta dónde podían llegar las getafenses con su nueva incorporación.

Así finalizaba el Tintoretto la primera fase liguera, enviadas al grupo de seis clubs con peor récord, tratando de evitar el descenso. Nada más lejos de la realidad. Las madrileñas tenían en sus filas a jugadoras jovencísimas, con proyección pero inexpertas, como Emma Bezos o la integrante más pequeña de los hermanos Ruiz Paz, Cristina, más el añadido de la veterana internacional Rocío Jiménez, encantada con su nueva compañera letona: “Semenova es formidable como persona. En cuestión deportiva, es muy fácil jugar con ella, no sólo yo, sino todo el equipo, porque es muy inteligente. No tiene obsesión por meter puntos, te ve sola y te pasa, le da igual que seas el cuatro, el ocho o el cuarenta. Ve las jugadas antes que nadie. A nivel personal, me es más fácil jugar con ella que con cualquier pívot americana. Te busca, gira una mirada y asistencia perfecta”. Fue habitual que entre Semenova y Jiménez, anotasen más del 60% de los puntos del equipo.

Todo cambió en Getafe. Un récord de 9 victorias y 2 derrotas con ella, líderes de esta A-2 (lo que otorgaba la opción de jugar en el playoff por el título) y el pabellón Juan De La Cierva abarrotado siempre, los 4.000 asientos. Si la recaudación habitual antes de su llegada era de 20.000 pesetas y unos 500 espectadores en los días de mayor afluencia, con Semenova se recaudaban en torno a las 160.000 pesetas. Y más expectación acarreó allá donde iba. En las posteriores semifinales ante las canarias de Kerrygold, el club insular tuvo que poner gradas supletorias para ampliar su aforo de 1.500 aficionados en un número mucho mayor. En el primer encuentro semifinal, recaudaron 300.000 pesetas. El Canoe, ante la visita del Tintoretto en su pista de Pez Volador, puso las entradas a mil pesetas. Y cuando no jugaba, como en la última jornada de esta segunda fase ante Caixa Valencia -por estar ya clasificadas-, se creó una gran polémica, pues los aficionados habían agotado las entradas una semana antes, pagando precios mucho más caros de lo habitual. Fue una verdadera fiebre. Tras un par de meses de estancia, firmó con la marca de zapatillas J’Hayber.

En este cuadro, os dejamos las increíbles estadísticas de Semenova desde su debut hasta la finalización de la liga regular. Excepto ante el Valvi, por lesión, sus números son escalofriantes.

** Únicos 2 partidos jugados de la 1ª fase.

*** No jugó.

 

 

PRÓXIMO CAPÍTULO: “El viaje de Uliana Semenova (2ª parte).

“HACE 30 AÑOS…” (Prólogo)

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 1: “Americanos para una liga en alza”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 2: “Nace el Open McDonald’s”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 3: “Cerca de las estrellas”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 4: “Las ventanas FIBA”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPITULO 5: “La guerra de las revistas”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 6: “Kenny Simpson, un especialista defensivo que se convirtió en máximo anotador”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 7: “El infructuoso regreso del Barça a Copa de Europa (1ª parte).

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 8. “La ACB pasaba de 16…¡a 24 equipos”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 9. “La Copa del Rey de Valladolid…y Solozábal”.

“HACE 30 AÑOS…” CAPÍTULO 10. “El Torneo de Navidad”.