ARTÍCULO: F.C. BARCELONA Y SU VELOCIDAD DE CRUCERO

ARTÍCULO: F.C. BARCELONA Y SU VELOCIDAD DE CRUCERO

Antonio Rodríguez

Juan Carlos Navarro sale a calentar acompañado por su preparador. Él solo, antes que se incorpore ningún compañero, se va ejercitando lentamente en un inicio. Su ritmo se va acelerando, hasta que simula jugadas de carretón, corriendo por la línea de fondo, de un lado a otro a lo largo del ancho de la pista, recibe el balón y lanza triples. Recibe, finta, paso atrás y lanza. Cada vez con mayor rapidez, con más intensidad, con menos parones, de forma constante. Busca nuevamente el punto de reencuentro con él mismo, volver a ser Navarro sobre una pista de baloncesto. Como alguien muy allegado a la plantilla azulgrana me comenta, “lo que sigue condicionando a las defensas”. Con sus problemas físicos, otros pueden superar su aportación. “Es que ves los vídeos y te das cuenta hasta dónde tiene que ir su defensor. Los demás disfrutan de unos espacios que son él, sin imposibles”. Cuando Navarro está en pista, todos los rivales están pendientes de él.

Pero Navarro su duchó, se cambió de paisano, y acompañó a sus compañeros en el banquillo a presenciar una nueva victoria de los suyos, tranquila, sin muchos apuros, sobre Laboral Kutxa (91-75). Una vez más sin participar. No le incordia mucho ni a él, ni a su entrenador Xavi Pascual por el momento, porque el F.C. Barcelona ha logrado ya la velocidad de crucero. Esto es, todos tienen su rol, todos saben la posición que ocupan en el puzzle, y todos están a sus máximas posibilidades de aportar entre ese dibujo del entrenador.

Sin Juan Carlos, Alex Abrines puede jugar como titular y no es ninguna sorpresa. Juega minutos de calidad, papel de protagonista para desequilibrar y sigue sin ser sorprendente. E independientemente de las bajas o no del escolta internacional, quien está con los galones suficientes como para liderar cuando corresponda, es Brad Oleson. Brad lleva un 50 % en lanzamientos triples en la segunda vuelta de la Liga Endesa, que enmarcan sus algo más de 9 puntos en esta segunda mitad de competición. Es referente y obrero en cancha. Una de las mayores estrellas actuales de la competición, que parece tener el motor al ralentí esperando las grandes veladas que están a punto de llegar en este final de temporada. Es “el otro” gran valedor exterior del conjunto blaugrana.

Eso de los trajes de gala y las grandes ocasiones es lo que debe afrontar ahora Kostas Papanikolaou. Quizás sea una de las mayores satisfacciones para Xavi Pascual el que el griego haya encontrado su sitio en el equipo. Él pareció ser el reflejo de la plantilla, sobre todo en una primera mitad marcada por decepciones en forma de derrotas. No parecía encontrar su atmósfera y a veces, machete en mano en mitad de la selva, forzaba hacerse el sitio. Quizás la clave estaba en encontrarlo más que en hacérselo. Y una vez hallado, Kostas parece más relajado, más oportunista con todo lo que hace, más decisivo. Una vez descubierto su “lugar en el mundo” azulgrana, tiene la oportunidad de ofrecer y aportar. De ir ‘in crescendo’. Lo hará.

Frente al Laboral Kutxa, fue Erazem Lorbek quien más problemas pasó en defensa para marcar a Andrés Nocioni. Sin embargo, en ataque, Lorbek amenazaba y daba, incluso triples contra tablero. Sin ser el de hace dos temporadas, es su mejor momento de toda esta campaña. En pista sigue generando muchas cosas. Y cuando se necesitan de otras vías, ahí está Joey Dorsey, que con su sola presencia, es capaz de cambiar el guión de cualquiera. Condiciona un partido por completo cuando él se encuentra sobre el parquet, sin tener la necesidad de anotar un solo punto. El profesional duro, honesto y respetado que cala entre el aficionado. Su presencia física parece herencia de Mike Davis, intimidador y ogro a la vez. La flexibilidad que aporta en los sistemas de Pascual, por su rapidez, por su movilidad, es otra cara más de este F.C. Barcelona.

Jacob Pullen tiene sus momentos de inspiración ofensivos y otros…que no tanto. Sin embargo, cuenta con el aporte de ser un esforzado e incordiante defensor sobre el director de juego rival. Y el veterano excelso tirador Bostjan Nachbar. Y los mejores partidos de Macje Lampe que da la sensación que están por llegar. Despensa repleta.

Y todos, todos sobre la columna que volvió a destacar, como en tantas otras tardes, el pasado domingo: Marcelinho-Tomic. Los “Zipi y Zape” del “Ibañez” Pascual, que dibuja historias sobre una cancha de baloncesto, sabiendo que tiene el valor seguro de estos dos fenómenos. Sobre sus hombros comienza el bosquejo inicial del partido, sobre ellos se aguanta el guión. 22 y 15 puntos respectivamente el pasado Domingo. Y a sumar en todo lo demás.

Velocidad de crucero del F.C. Barcelona, expectación por saber lo que le deparará el futuro próximo. Su marcha promete. Europa y el éxito final en la Liga Endesa esperan. Los vigentes campeones ligueros y los -ojalá- posibles campeones hoy de la Eurocup, están en guardia. Para expectación, la del aficionado.